Onusida


 

 

Organización Internacional del Trabajo
(OIT)

En todo el mundo hay por lo menos 23 millones de trabajadores que se encuentran en el momento de mayor rendimiento de su vida productiva que están infectados por el VIH. La epidemia es un problema que afecta al mundo laboral porque amenaza los medios de subsistencia, la productividad, los derechos en el trabajo y el crecimiento económico. Asimismo, exacerba problemas existentes tales como la protección social insuficiente, las desigualdades por razón de sexo y el trabajo infantil. El VIH/SIDA es una crisis del desarrollo que solamente puede abordarse con una respuesta multisectorial.

La contribución particular de la OIT al ONUSIDA incluye los siguientes elementos:

  • Su composición tripartita en 175 Estados Miembros, lo que permite estimular la movilización de los gobiernos, empleadores y trabajadores contra el VIH/SIDA
  • El acceso directo al mundo laboral, donde se presentan muchas posibilidades para la prevención del VIH/SIDA, así como para la atención de las personas afectadas y para su apoyo
  • Su experiencia en el establecimiento de los criterios de las normas internacionales para proteger los derechos de los trabajadores
  • Su red mundial de oficinas locales y un historial reconocido de asistencia técnica
  • La experiencia en los campos de la investigación y la divulgación de información, así como recursos sustanciales para fomentar esas áreas

Recientemente ha preparado un Repertorio de recomendaciones prácticas de la OIT sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo que establece principios para las políticas sobre el VIH/SIDA relacionadas con el trabajo a nivel empresarial, sectorial y nacional, así como directrices prácticas para los programas de prevención, atención y apoyo en el lugar de trabajo.

El VIH/SIDA y los factores laborales y económicos

El VIH/SIDA está relacionado con distintos factores económicos. Principalmente el VIH/SIDA es una epidemia que aunque puede afectar a las personas de cualquier estrato económico, sus implicaciones monetarias pueden redundar hasta en las economías de los países o regiones donde estas personas habiten. Las personas que sufren esta enfermedad generalmente no tienen la misma capacidad laboral o son rechazadas de sus trabajos aunque puedan seguir desempeñándolos.

  • Alrededor de 23 millones de personas de los 36.1 millones que están infectadas con el VIH tienen entre 15 y 49 años de edad, la cual es la época más productiva del ser humano.
  • En los países más afectados la propagación de la epidemia provoca una drástica reducción de la mano de obra y el desequilibrio entre los recursos humanos disponibles y las necesidades de mano de obra
  • La disminución de la mano de obra debida a la epidemia del VIH/SIDA da lugar a menor recaudación fiscal mientras que aumenta la necesidad de servicios públicos, especialmente de salud para tratamientos de personas que sufren esta epidemia
  • Por otro lado, el costo de las medicinas y tratamientos para las personas con VIH/SIDA es muy alto por lo que muchas veces no se tiene acceso a estas, especialmente cuando son individuos con poca capacidad económica. A esto hay que agregar que los países con mayor incidencia de esta enfermedad son aquellos menos desarrollados y por lo tanto con mayor número de pobres
  • La discriminación laboral se recrudece especialmente cuando se utiliza la cuestión del VIH/SIDA para impedir acceso a los trabajos o el ascenso en ellos
  • El trabajo infantil en las sociedades con mayor propagación del VIH/SIDA aumenta debido a que los adultos infectados con esta enfermedad no pueden trabajar o conseguir trabajo. Esto puede dar lugar también a explotación laboral o sexual infantil
  • Las mujeres son especialmente afectadas por la epidemia del VIH/SIDA ya que por las desigualdades de género son objeto de discriminación y esta aumenta cuando están infectadas con el VIH/SIDA
  • La dependencia económica de la mujer la vuelve más vulnerable a contraer el VIH/SIDA
  • Las migraciones por motivos laborales dan lugar a la propagación de la epidemia a través de las fronteras ya que muchos trabajadores migratorios son más propensos a tener relaciones sexuales sin protección y después pueden contagiar a sus parejas cuando regresan a sus países de origen

Debido a esto la Organización Internacional del Trabajo adoptó en junio de 2001 un repertorio de recomendaciones prácticas sobre el VIH/SIDA con relación al mundo laboral con el objetivo de salvaguardar las condiciones de trabajo decentes y proteger los derechos y dignidad de los trabajadores y las personas que viven con VIH/SIDA, por medio de la educación, la información y los programas de sensibilización a la perspectiva de género, así como aspectos relativos al suministro de cuidados médicos y apoyos.

 

Sitio oficial de la OIT dedicado al VIH/SIDA

inicio

Copatrocinadores del ONUSIDA
Banco Mundial
OIT
OMS
ONUDD
PMA
PNUD
UNESCO
UNFPA
UNICEF
FIDA
Derechos humanos