Estatuto de Jerusalén

En 1947, de acuerdo a la resolución 181 (III) de la Asamblea General, que preveía la creación de los Estados de Israel y Palestina, Jerusalén se preveía como una zona desmilitarizada, como una entidad separada bajo la responsabilidad del Consejo de Administración Fiduciaria de la ONU, el cual prepararía un Estatuto para la ciudad con vigencia para diez años y nombraría un gobernador.

Sin embargo, la resolución no pudo ser aplicada debido a las constantes hostilidades, ya que Israel ocupó el sector occidental de Jerusalén y Jordania el oriental. En 1950, Israel proclamó Jerusalén como su capital y Jordania formalizó el control sobre la ciudad antigua, aunque a reserva de una solución definitiva de la cuestión de Palestina.

Tras la guerra de 1967, Israel logró ocupar Jerusalén Oriental y la Ribera Occidental, efectuando desde entonces modificaciones demográficas y físicas que la Asamblea General y el Consejo de Seguridad han declarado reiteradamente inválidas. En 1980, Israel adoptó medidas para establecer su capital en una Jerusalén unificada y la Asamblea General consideró que la actuación de Israel constituía una violación al derecho internacional incluyendo el "Cuarto Convenio de Ginebra" relativo la protección de personas civiles en tiempo de guerra. Esta posición ha sido constantemente reafirmada por la Organización de las Naciones Unidas.

inicio