Día Internacional de Conmemoración anual en

Memoria de las Víctimas del Holocausto

27 de enero

Antecedentes

discursos

Centro de Información de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana

 

Discurso del Coordinador Residente
Dia Internacional de Conmemoracion en Memoria de las Victimas del Holocausto
27 de enero de 2008

  • Excmos. Sres. Embajadores de Israel y de la OEA
  • Excmo. Sr. Consejero Juárez, representante de la Cancillería Mexicana
  • Excmas. Autoridades de B´Nai B´Rith, Presidente Schmidt, Director Dr. Ocón
  • Autoridades del centro Cultural México – Israel
  • Estimada Sra. Wolfowitz, Estimados Supervivientes del Holocausto
  • Amiga y Directora del CINU, Sra. Jadranka Mihalic
  • Distinguidos Representantes de la Comunidad Judía, Invitados Especiales, Señoras y Señores:

 

  • El principio fundador de la Carta de las Naciones Unidas nos ordena “salvar a las futuras generaciones del azote de la guerra”, lo que nos habla del indestructible vínculo entre nuestra Organización y la tragedia de la Segunda Guerra Mundial. Esta es una de las grandes misiones que se ha impuesto el mundo hace más de 64 años y que aún sigue vigente al día de hoy.
  • La Declaración Universal de Derechos Humanos subraya que en la historia de la humanidad, “el hecho de que los Estados hayan ignorado y despreciado los derechos humanos ha resultado en actos barbáricos que han indignado a la humanidad”.
  • La Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada por la Asamblea General en 1948 y puesta en vigor en 1951, fue creada para evitar la repetición de genocidios en el mundo, como el cometido por la  barbarie nazi-fascista.
  • En 2005 Naciones Unidas estableció el 27 de enero, como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.
  • A través de este día queremos recordar. Queremos que todos y todas hagan un alto en su vida diaria, para condenar sin reservas cualquier manifestación de intolerancia religiosa, de acoso o violencia, contra personas o comunidades basada en su origen étnico o en sus creencias religiosas. De manera más precisa, queremos denunciar a quienes trivializan o peor aún, niegan. Queremos recordar al pueblo judío y a otros grupos que con él, de los sindicalistas y gentes de izquierda al pueblo Gitano y a los homosexuales, pasando por las personas con alguna discapacidad, fueron masacrados sin piedad, sin más motivo que el odio.  
  • En este cuarto año de conmemoración nos encontramos en un momento histórico difícil, rodeados de violencia, agresiones y desprecio a los derechos humanos. En Gaza, acabamos de vivir un mes de tragedia que ha afectado al pueblo de Israel pero sobre todo a sus vecinos Palestinos.
  • Las Naciones Unidas están trabajando de forma muy cercana con autoridades de Israel para superar las consecuencias de la crisis lo más pronto posible. Israel es uno de los estados miembros con la vital responsabilidad de asegurar la implementación de la Resolución 1860 del Consejo de Seguridad, con el apoyo de la comunidad y los demás estados miembros de Naciones Unidas. Todos tenemos responsabilidad en acabar con el terror y con el terrorismo. Todos tenemos responsabilidad en evitar la guerra.  
  • Hoy hemos venido a recordar pasados sufrimientos, de hace varias décadas, pero no podemos olvidar el sufrimiento de hace unos días. Afirmaremos siempre el legítimo derecho del pueblo Israelí a vivir sin miedo. De olvidar finalmente el miedo. De vivir dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas. Lo mismo afirmamos para sus vecinos.  
  • El día de hoy es el momento para reflexionar sobre el por qué el mundo no pudo prevenir el trágico acontecimiento del Holocausto. Debemos denunciar y detener todas las formas de violencia y promover futuras acciones que brinden paz y bienestar a los pueblos. Debemos movilizar a gobiernos y sociedad civil para que juntos eduquemos al respecto.
  • Fue la quiebra de los valores democráticos bajo la presión de los fascistas de Italia y de mi país y de los Nazis alemanes y de el Norte de Europa lo que llevó a la extendida discriminación y eliminación de los derechos humanos más básicos de millones de hombres, mujeres, niños y niñas víctimas del Holocausto—cerca de un tercio de la población judía y miembros de otras incontables minorías— que sufrieron horrendos actos de crueldad y muerte.
  • Nuestra acción consiste en recordar esos crímenes no para quedar paralizados por el recuerdo ni para hacer bandera del dolor, sino para actuar y continuar impulsando la creación de un mundo de tolerancia y solidaridad, de libertad y de de respeto a la diferencia. Como decía Sartre, uno siempre es el judío de alguien.  

 

 

    • Sabemos que el Holocausto sucedió y que no debe suceder nunca más. Para eso es entonces necesario reafirmar nuestra fe en la dignidad y la igualdad de derechos de todos los seres humanos.
    • Es nuestro compromiso convertir lo que es hoy una esperanza de igualdad, lo que en muchas sociedades es ya una realidad de libertades y democracia, en una forma de vida que no conozca retrocesos, que no tenga enemigos, que profundicemos y mejoremos cada día, como el mejor tributo a esa generación que en una terrible década fue privada de su derecho a vivir. Ya hemos conquistado un presente mejor, y hoy recordamos cuanto nos ha costado y con cuánta fuerza lo queremos defender.

    Firma