Asistencia electoral
Asuntos humanitarios

Cuestión de Palestina

Darfur
Derecho Internacional
Derechos humanos
Desarme
Desarrollo
Envejecimiento
Familia
Medio ambiente
Minas terrestres
Mujeres
Paz y seguridad
Pueblos indígenas
Refugiados
Terrorismo
VIH/SIDA
Voluntarios
Más temas de interés

< Inicio

 

 

Cambio climático

Hay pruebas claras de que las actividades humanas contribuyen a que los "gases de efecto inveernadero" se acumulen en la atmósfera, lo cual provoca un aumento radual de la temperatura de la Tierra. En particular se produce dióxido de carbono (CO2) cuando se queman combustibles fósiles para generar energía o cuando se talan y queman los bosques. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio climático, cabe predecir que la temperatura del plantea habrá aumentado entre 1.4 y 5.8 grados centígrados en 2100. Este aumento previsto es más importante que cualquiera de los experimentados por el clima en los últimos 10 000 años y sus efectos para el medio ambiente mundial pueden ser muy significativos.

Para frenar el calentamiento de la Tierra se elaboró y firmó en Río de Janeiro la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (1992). Al suscribir la Convención, los países desarrollados acordaron reducir sus emisiones de dióxido de carbono y otros "gases de efecto invernadero" a los niveles de 1990 antes del fin del año 2000. Esos países, que son responsables del 60% de las emisiones anuales de dióxiddo de carbono, convinieron también en tranferir a los países en desarrollo tecnología e información que los ayudaran a hacer frente a los problemas derivados del cambio climático. En mayo de 2004, 189 países habían ratificado la Convención.

Las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático se basan en la labor del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), establecido conjuntamente por el PNUMA y la OMM en 1988. El Grupo es una red mundial de 2 500 científicos y expertos eminentes que pasan revista a las investigaciones científicas sobre la materia. En 1989 el Grupo llegó a la conclusión de que las actividades humanas podían originar cambios en el sistema climático mundial, lo cual hizo que se iniciaran las negociaciones de la Conveción sobre el Cambio Climático. En 2001m racias a la disponibilidad de nuevos modelos de computadora más potentes, el Grupo determinó que existían "pruebas nuevas y definitivas" de que la mayor parte del calentamiento observado en los últimos 50 años era atribuible a las actividades del hombre.

Las pruebas presentadas en 1995 por los científicos del IPCC dejaron claro que auqneu se cumpliera puntualmente con la meta de 1992 no se evitaría el calentamiento de la Tierra ni los problemas derivados de él; harían falta, pues, nuevas reducciones. En 1997, los países que habían ratificado la convención se reunieron en Kyoto, Japón, y acordaron un protocolo jurídicamente vinculante en virtud del cual los países desarrollados debían reducir sus emisiones colectivas de seis gases de efecto invernadero en un 5.2% entre 2008 y 2012, tomando como referencia los niveles de 1990. El Protocolo también establece varios "mecanismos" innovadores para hacer menos costosa la reducción de las emisiones. Este documento es conocido también como Protocolo de Kyoto.

Agotamiento de la capa de ozono

La capa de ozono es una fina capa de gas situada en la parte superior de la atmósfera (a una altura de 12 a 45 kilómetros) que protege la superficie de la tierra de la nociva radiación ultravioleta procedente del Sol. Se sabe que el aumento de la radiación ultravioleta causa cáncer de piel y daños imprevisibles en las plantas, las algas, la cadena de alimentación y el ecosistema mundial.

El PNUMA ayudó a negociar el histórico Convenio de Viena para la protección de la capa de ozono (1985) y el Protocolo de Montreal (1987) y sus Enmiendas, y en la actualidad gestiona su aplicación. Conforme a estos instrumentos, los países desarrollados han prohibido la producción y venta de clorofluorocarbonos, sustancias químicas que agotan la capa de ozono y cuya producción por los países en desarrollo debe cesar a más tardar en el año 2010. Se han acordado también plazos para eliminar gradualmente otras sustancias que agotan la capa de ozono.

La eficacia del Protocolo de Montrreal quedó confirmada en 2002 con una evaluación del PNUMa y la OMM sobre el agotamiento de la capa de ozono preparada por más de 205 científicos de todo el mundo, según la cual la cantidad total combinada de compuestos que agotanb el ozono en la capa inferior de la atmósfera alcanzó su punto máximo en 1994 y desde entonces está disminuyendo lentamente. Si no se hubiesen tomado medidas con arreglo al Protocolo, el agotamiento del ozono habría sido mucho mayor y habría continuado durante muchos más decenios. Pero a pesar de que el Protocolo está logrando que se reduzcan el uso y la emisión de sustancias que agotan la capa de ozono, el agotamiento continuará durantes años, mientras sigan activas las sustancias químicas ya presentes en la atmósfera.

Los científicos prevén que el "escudo" de ozono que protege la superficie de la Tierra comenzará a recuperarse en un futuro próximmo y estará penamente restaurado en 2050, siempre y cuando el Protocolo siga aplicándose con firmeza.

Sitio oficial de la Convención Marco sobre el Cambio climático y el Protocolo de Kioto

Meteorología, clima y agua
inicio

 
 

© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
8/11/10