Inicio Antecedentes Acción ONU Cronología Mapa Vinculos
   
 

 

Antecedentes

El conflicto

Desde el siglo XIII hasta 1916, cuando se incorporó a Sudán, Darfur fue un sultanado independiente. La crisis en Darfur tiene complejas raíces políticas y sociales. Más que un problema étnico, el conflicto que hoy enfrenta esta región del norte de África es una disputa territorial vinculada al aumento de la población y a la consecuente escasez de tierras.

Aunado a esto, las sequías persistentes agravaron las discordias, enfrentando a ganaderos y pastores.El conflicto se agravó en marzo del 2003, cuando un movimiento de rebeldes (SLA) lanzó ataques contra el gobierno sudanés. Más de cien soldados fueron asesinados. En respuesta, el ejército regular del gobierno llevó a cabo operaciones a gran escala y patrocinó acciones paralelas de una milicia irregular conocida como Janjaweed en contra de los rebeldes.

Los famosos Janjaweed son comúnmente señalados por los medios como los perpetradores de violaciones a los derechos humanos en el conflicto de Darfur. Sin embargo, Janweed es un término que también puede ser utilizado para describir pandillas criminales no necesariamente controladas por el gobierno; o grupos Árabes que son contratados de manera privada por algunas aldeas para brindarles protección.

Muchos de estos ataques del ejército y de los Janjaweed fueron dirigidos contra los tres grupos étnicos de quienes más apoyo recibían los rebeldes: los Fur, los Masaalit y los Zaghawa. El Movimiento de Justicia e Igualdad y el Movimiento de Liberación de Sudan son quienes combaten al gobierno Sudanés. El MLS fue quien organizó la rebelión oficial contra el gobierno a partir de la que se generó el conflicto del 2003.

Darfur en cifras

El saldo de civiles muertos ha sido enorme. De acuerdo con datos calculados por la ONU y otros organismos, alrededor de 200,000 o incluso más personas han sido asesinadas desde el inicio del conflicto, ya sea como resultado directo del combate o de manera indirecta, a causa de la interrupción de la agricultura y de los servicios de salud, lo que ha empeorado las condiciones de hambre y enfermedad.

Dentro de Darfur, cerca de 3 millones de personas dependen de ayuda humanitaria para sobrevivir; de estos 3 millones, 1.9 han sido forzados a dejar sus hogares y ahora viven en campamentos maltrechos, superpoblados y peligrosos. Otros 220,000 refugiados han cruzado la frontera para huir a Chad, el país vecino.

 

El mayor foco de actividad internacional han sido estos 200 campamentos que se encuentran en Darfur y alrededor de Chad. Algunas familias de los campamentos tienen acceso a reducidos ingresos, ya sea trabajando, mendigando o vendiendo raciones de los escasos cultivos que crecen en las tierras que comparten con los granjeros locales.

Darfur: Retos y Esperazas

Llevar ayuda a toda esa gente ha sido un gran reto financiero, logístico y de seguridad. A pesar de las amenazas, ataques y otros obstáculos, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, el Comité Internacional de la Cruz Roja, así como otros tantos grupos humanitarios, proporcionan en estos campamentos alimento, asistencia médica y refugio, salvando así numerosas vidas y permitiendo la supervivencia de muchas familias.

Sin embargo, el reciente incremento de las hostilidades está poniendo en riesgo estos esfuerzos, especialmente en el norte de Darfur, aunque también el sur y el oeste de esta región se ven afectados. Durante los dos meses previos a septiembre, 12 voluntarios murieron (más que en los dos años anteriores). Muchos vehículos de ayuda humanitaria han sido robados. Los ataques han forzado a muchas organizaciones no gubernamentales que proporcionan ayuda humanitaria a salir de las zonas más inseguras de Darfur.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), 40% de la población del norte de Darfur no está recibiendo asistencia médica; el número de vacunas ha disminuido de 90% en 2005 a un simple 20% en 2006. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) informó a principios de octubre que alrededor de 224,000 personas del norte de Darfur permanecían aisladas de la ayuda alimentaria, muchas de ellas por el cuarto mes consecutivo.

Como consecuencia de la inseguridad, muchos agricultores no pudieron cultivar sus campos; los ganaderos no han podido migrar en busca de mejores pastos. La escasez de alimentos podría volverse particularmente severa, ya que muchos de los recientes desplazamientos poblacionales han ocurrido “de las zonas más fértiles a zonas más áridas”. Así lo señaló el Sr. Niels Scott, quien dirige la oficina regional de la Misión de Naciones Unidas en Sudán (UNMIS), institución que financia la misión africana de mantenimiento de la paz en Darfur y que tiene como objetivo principal monitorear un acuerdo separado entre el gobierno y los ex rebeldes de Sudán.

 

 
   
  Menú
El conflicto
Darfur en cifras
Restos y esperanzas

 

 

 

 

* Fotografías de Ron Haviv, Shezhad Noorani y Christina Nesbitt de la exposición de Naciones Unidas en Octubre 2005, www.unicef.org/childalert/darfur/