folletos_informativos

 

 

 

Necesidad de un nuevo acuerdo mundial sobre el cambio climático

"Confío en que se inicien las negociaciones de un régimen sobre el cambio climático después de 2012 en Indonesia en diciembre de 2007"

Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon

Notirrápidas

  • Como un modesto primer paso en la dirección adecuada, el Protocolo de Kyoto de 1997 ya ha ayudado a estabilizar y, en algunos casos, a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en varios países industrializados del mundo. Sin embargo, las metas para la reducción de los gases establecidas en el Protocolo de Kyoto sólo se aplican a un grupo de 36 países industrializados y abarcan únicamente una parte de las emisiones de los gases de efecto invernadero a nivel mundial. El primer período de compromiso del Protocolo expira después de 2012.
  • El rápido aumento de las emisiones tanto de los países desarrollados como de los países en desarrollo ha de contrarrestar las reducciones logradas por el grupo de países industrializados que han ratificado el Protocolo de Kyoto. Sin un acuerdo nuevo y ambicioso, será difícil contener tanto las emisiones de los países altamente industrializados como las de las economías emergentes que están prosperando. Es pues urgente iniciar negociaciones para un acuerdo mundial sobre el cambio climático posterior a 2012.

 

  • Las metas de reducción de las emisiones establecidas en el Protocolo de Kyoto para los países industrializados expiran después de 2012. Pero las reducciones de las emisiones fijadas en el Protocolo de Kyoto abarcan solamente una parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. Las emisiones de los países altamente industrializados se encuentran en un nivel insostenible y las emisiones de las economías en transición (entre ellas, especialmente de la ex Unión Soviética) han empezado a aumentar otra vez después de años de disminución. Y si bien las emisiones per cápita de los países en desarrollo son reducidas en comparación con los países industrializados, es menester abordar en un nuevo acuerdo mundial el rápido incremento en las emisiones de las grandes economías que están surgiendo, junto con las de los países desarrollados.
  • La acumulación de pruebas científicas acerca del cambio climático y sus efectos aumenta el sentido de urgencia de adoptar medidas internacionales más firmes. Aunque el primer período de compromiso del Protocolo de Kyoto no comienza hasta 2008, se debe establecer con toda rapidez un nuevo acuerdo sobre el cambio climático.

Complejidades

  • Vulnerabilidad de los países en desarrollo: — Dado que los ingresos de los países en desarrollo son inferiores a los de los países industrializados, los países en desarrollo son más vulnerables a los impactos del cambio climático y tienen menos capacidad para adaptarse a estos impactos que los países desarrollados. Además, pese a que en conjunto las emisiones de los países en desarrollo van en aumento, los niveles per cápita de las emisiones son muy inferiores a los de los países industrializados. Además, el nivel absoluto de las emisiones para la mayoría de los países en desarrollo es sumamente bajo. El futuro acuerdo mundial debe abordar las necesidades de los países en desarrollo y, al mismo tiempo, salvaguardar los intereses económicos de los países industrializados.
  • Necesidad de lograr importantes reducciones de las emisiones: — Los gases de efecto invernadero aumentarán entre 25 y 90% en 2030 respecto de los niveles de 1990. Es posible lograr grandes reducciones en las emisiones sin debilitar la economía mundial mediante un adelanto y un despliegue rápidos e importantes de energía renovable y nuevas tecnologías, como la de captura y almacenamiento del carbono. Esas tecnologías ampliarán las opciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y, por consiguiente, para la cooperación internacional.

Elementos centrales para las negociaciones

  • Posibles temas de las negociaciones — A pesar de que es muy pronto para predecir qué forma concreta tendrá el futuro acuerdo sobre el clima, es posible señalar los principios rectores y los temas que se incluirían en un régimen ampliado. La concertación de un acuerdo multilateral con posibilidades, que trace las pautas para los decenios por venir, en 2009 constituye un reto formidable, aunque es posible fijar un calendario razonable. La Conferencia sobre el Cambio Climático que se ha de celebrar en Bali en diciembre de 2007 será la ocasión para lanzar un programa amplio para la política sobre el cambio climático después de 2012. Los principios básicos se deberían establecer durante 2008, y en 2009 la comunidad mundial debería concluir un acuerdo que se ratificaría en 2012.
    El régimen climático posterior a 2012 tiene que ampliarse de manera que se puedan abordar todos los aspectos de una solución mundial del problema, como son:
    • Una respuesta mundial a largo plazo acorde con los últimos descubrimientos científicos y compatible con las necesidades de los círculos empresariales de planificar las inversiones a largo plazo;
    • Reducciones a fondo de las emisiones por parte de los países industrializados, que deben seguir estando a la cabeza en consonancia con su responsabilidad histórica y sus posibilidades económicas.
    • Más compromiso de los países en desarrollo, en particular de aquellos cuyas emisiones contribuyen ya o contribuirán en el futuro inmediato significativamente a las concentraciones en la atmósfera.
    • Incentivos para los países en desarrollo para que limiten sus emisiones y asistencia para que se adapten a los impactos del cambio climático, al tiempo que se salvaguarda el crecimiento económico y la erradicación de la pobreza, y para ello;
    • Flexibilidad mediante la ampliación del mercado del carbono para asegurar la aplicación más eficaz en función de los costos y movilizar los recursos necesarios para proporcionar incentivos a los países en desarrollo.
  • Preliminares — Los países industrializados que integran el G8, conjuntamente con los cinco países en desarrollo más avanzados, el Brasil, China, la India, México y Sudáfrica, exhortaron a todas las Partes a que participaran activa y constructivamente en las negociaciones sobre un acuerdo amplio en Bali. Este año ofrece al mundo la oportunidad de dedicarse constructivamente al proceso multilateral relacionado con el cambio climático bajo los auspicios de las Naciones Unidas y elaborar colectivamente un acuerdo eficaz y justo que incluya todos los intereses e inquietudes válidos.
  • Una reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre el cambio climático — El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, convocará una reunión oficiosa de alto nivel en Nueva York el 24 de septiembre de 2007, un día antes del debate general en la Asamblea General, para facilitar un intercambio de opiniones y impulsar la voluntad política para la Conferencia de Bali. Esta actividad, pese a no tener carácter oficial, procurará reafirmar la importancia de abordar el cambio climático en un foro mundial y dará la oportunidad de hacer participar a todos los países en el proceso multilateral.