folletos_informativos

 

 

 

Contemporizar con el cambio climático

La adaptación es un ajuste en los sistemas naturales humanos en respuesta a estímulos climáticos reales o previstos o a sus efectos, que modera el peligro o explota las oportunidades beneficiosas.

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

Notirrápidas

  • Las medidas que se tomen a tiempo para mejorar las predicciones del clima según las estaciones, la seguridad alimentaria, los suministros de agua dulce, la respuesta en casos de emergencia y de desastres, los sistemas de alerta temprana de la hambruna y la cobertura de los seguros pueden minimizar los daños causados por el cambio climático.
  • WSin esfuerzos de adaptación, probablemente un aumento de temperatura de 2,5°C provoque una disminución de entre 0,5 y 2% del producto interno bruto, con pérdidas mayores en la mayoría de los países en desarrollo.

 

  • Los seres humanos han estado adaptándose al cambio en las condiciones climáticas durante siglos. — Sin embargo, el cambio climático que el mundo está experimentando tiene lugar con mucha más rapidez que en ningún otro momento en la Tierra en los últimos 10.000 años.
  • Países, comunidades y ecosistemas vulnerables ya están sintiendo los efectos del cambio climático. — Los riesgos relacionados con los cambios climáticos son reales y están ocurriendo en muchos sistemas y sectores esenciales para los medios de subsistencia humana, entre ellos los recursos hídricos, la seguridad alimentaria y la salud. Los países en desarrollo son los más vulnerables a estos riesgos. En las comunidades más vulnerables, los efectos del cambio climático plantean una amenaza directa para la supervivencia misma de las personas. Los efectos devastadores de los fenómenos extremos, los aumentos de la temperatura y del nivel del mar empeorarán y tendrán consecuencias para todos, en particular los pobres.
  • Cómo hacer frente a un futuro incierto — La adaptación es un proceso mediante el cual las sociedades crean mejores condiciones para hacer frente a un futuro incierto. Las opciones de adaptación son muchas y van desde opciones tecnológicas como el aumento de la protección contra la las marejadas o la construcción de viviendas sobre pilotes contra las inundaciones hasta un cambio en el comportamiento a nivel individual, como el ahorro de agua en tiempos de sequía. Otras estrategias de adaptación son los sistemas de alerta temprana en relación con fenómenos extremos, el perfeccionamiento de la gestión de los riesgos, las opciones de seguros y la conservación de la diversidad biológica para reducir los impactos del cambio climático en las personas.
  • Los países afectados deben elaborar estrategias para adaptarse con eficacia a los efectos del cambio climático, ahora y en los años futuros. Por esta razón, muchos países en desarrollo están asignando a las medidas de adaptación una prioridad máxima, e incluso urgente. La comunidad internacional está decidiendo cuáles son los recursos, los instrumentos y los métodos para apoyar este esfuerzo.
  • El desarrollo sostenible es vital — Según el IPCC, la vulnerabilidad futura depende no sólo del cambio climático sino también del tipo de desarrollo que se busque. El desarrollo sostenible puede reducir la vulnerabilidad y, para que tenga éxito, la adaptación debe enmarcarse en el contexto de los planes de desarrollo sostenible nacionales e internacionales.

Necesidad de adoptar medidas inmediatas

  • La adopción de medidas inmediatas puede mejorar las predicciones del clima por temporadas, la seguridad alimentaria, el abastecimiento de agua dulce, la respuesta en casos de desastre y emergencia, mientras que los sistemas de alerta temprana sobre la hambruna y la cobertura de los seguros pueden minimizar los daños causados por el cambio climático en el futuro al tiempo que se obtienen muchos beneficios prácticos inmediatos.
  • Capacidad de adaptación — Si bien es importante la adaptación al cambio climático para todos los países, es especialmente importante para los países en desarrollo, cuyas economías dependen muchísimo de sectores vulnerables al clima, como la agricultura, y que tienen menos capacidad para adaptarse que los países industrializados.
  • Prevención de las pérdidas económicas — Si no se llevan a cabo esfuerzos de adaptación, probablemente un aumento de la temperatura de 2,5°C dé por resultado una disminución de entre 0,5 y 2% del producto interno bruto y se produzcan las mayores pérdidas en la mayoría de los países en desarrollo. A modo de ejemplo, Sierra Leona calculó que la protección total de todas sus costas vulnerables obligaría a utilizar unos 1.100 millones de dólares de los EE.UU., lo que representa cerca del 17% de su PIB. Previsiblemente, para que los proyectos de desarrollo puedan resistir más los efectos del clima, habrá que aumentar los costos de los proyectos entre 5 y 20%.
  • Es limitada la asistencia que se ha estado prestando a la planificación — Las estimaciones demuestran que sólo una pequeña parte de los proyectos financiados con cargo a la asistencia oficial para el desarrollo actualmente incorporan los riesgos climáticos en la planificación.
  • Las demoras equivalen a mayores riesgos — Las demoras en la aplicación de las medidas de adaptación, incluso en la financiación y el apoyo a la adaptación de los países en desarrollo, a la larga equivalen a un aumento de los costos y a más peligros para más personas en el futuro. Fenómenos importantes, como las sequías, la insuficiencia de monzones o la pérdida del agua derretida de los glaciares, podrían desencadenar movimientos de población en gran escala y conflictos de envergadura debido a la competencia por los recursos cada vez más escasos como el agua, el alimento y la energía.
  • Las estrategias de adaptación son vitales — La adaptación a nivel nacional supone iniciar una estrategia de aplicación eficaz para la adaptación, que incluye el reforzamiento de la base científica para la adopción de decisiones; métodos e instrumentos para la evaluación de la adaptación; educación, capacitación y sensibilización del público sobre la adaptación, incluidos los jóvenes; creación de capacidad individual e institucional; desarrollo y transferencia de tecnología; y promoción de estrategias locales de respuesta. Además de eso, podrían ser actividades iniciales de adaptación la elaboración de una legislación y de marcos normativos apropiados que promuevan actividades que faciliten la adaptación. El uso del cambio climático como un motor impulsor para emprender actividades con múltiples beneficios puede en realidad encauzar el progreso en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible del país y contribuir al mismo tiempo a los objetivos de la adaptación.

Recursos para la adaptación

  • Financiación sostenida de la adaptación — Sin una financiación orientada a fines específicos, la adaptación corre el riesgo no contar con una orientación eficaz y la financiación puede verse limitada en gran medida a una financiación "reactiva", como el socorro de emergencia a corto plazo, que no apoyaría el desarrollo sostenible y sería sumamente costoso.
    Los gobiernos que son miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático han establecido algunas oportunidades de financiación para proyectos de adaptación, entre ellos mediante el Fondo Fiduciario del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y los tres fondos especiales: el Fondo para los Países Menos Adelantados, el Fondo Especial sobre el Cambio Climático y el Fondo de Adaptación, establecidos en virtud del protocolo Kyoto.

Ejemplos de adaptación

  • La adaptación comprende el drenaje parcial del lago glacial Tsho Rolpa en Nepal, cambios en las estrategias de medios de subsistencia de los inuit en respuesta al derretimiento del permafrost en Nunavut (Canadá), y el aumento del uso de la creación de nieve artificial por la industria del esquí en Europa, Australia y América del Norte.
  • En previsión del futuro cambio climático, los planificadores han considerado un aumento del nivel del mar en el diseño de infraestructuras como el Puente de la Confederación en el Canadá y en la ordenación de las zonas costeras de los Estados Unidos y los Países Bajos.
  • El repliegue de los glaciares y las inundaciones de los lagos glaciales son problemas importantes vinculados al cambio climático. En Bhután, un proyecto del FMAM ejecutado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) aumenta la capacidad de adaptación en los valles Punakha-Wangdi y Chamkar mediante el fortalecimiento de la capacidad de gestión en casos de desastres, la disminución artificial del nivel de las aguas del Lago Thortormi y la instalación de un sistema de alerta temprana.
  • En Colombia, el proyecto de adaptación nacional integrada promueve medidas de adaptación en el macizo Las Hermosas en la cordillera central de los Andes, que incluyen la regulación del agua para la generación de energía hidroeléctrica y el mantenimiento de los servicios del medio ambiente en este importante ecosistema montañoso
  • Kiribati es uno de los países más vulnerables del mundo, que ocupa 33 atolones de tierras bajas en la región del Pacífico central y occidental. Un programa de adaptación proporciona a las comunidades vulnerables la información sobre los medios para aumentar su capacidad de adaptación, que incluyen mejora de la gestión, conservación, restauración y uso sostenible de la diversidad biológica, mayor protección y mejor ordenación de los manglares y los arrecifes de coral y fortalecimiento de la capacidad estatal para integrar plenamente la adaptación en la planificación económica.
  • En Mozambique, un proyecto del FMAM está integrando el clima en las prácticas sostenibles de ordenación de las tierras para reducir los efectos de cambios meteorológicos extremos en las poblaciones y los ecosistemas.
  • El PNUD y el Banco Mundial están emprendiendo un conjunto de proyectos del FMAM para prestar asistencia a comunidades africanas en la evaluación de riesgos y opciones para adaptarse a la sequía, la inundación de las costas y los riesgos para la salud.