folletos_informativos

 

 

 

Las consecuencias para el futuro

Las pruebas que se desprenden de la observación de todos los continentes y la mayor parte de los océanos demuestran que los cambios climáticos regionales, en particular los aumentos de temperatura, están afectando a muchos sistemas naturales.

"Cambio climático 2007"
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

Notirrápidas

  • Las comunidades más pobres son las más vulnerables a los efectos del cambio climático.
  • Se prevé que el nivel medio del mar a nivel mundial aumente entre 28 y 58 cm debido a la expansión de los océanos y al derretimiento de los glaciares hacia finales del siglo XXI ( en comparación con los niveles de 1989-1999).
  • Probablemente aumente entre 20 y 30% el peligro de extinción para algunas de las especies.
  • Habrá mayores oleadas de calor, nuevos regímenes de vientos, un empeoramiento de la sequía en algunas regiones y precipitaciones más abundantes en otras.

 

Temperaturas más altas, mayor riesgo

  • En todas las regiones del mundo, mientras más rápido aumenten las temperaturas, mayor será el riesgo de daños. El clima no responde de inmediato a emisiones que pueden permanecer años o decenios en la atmósfera. Y debido al efecto retardador de los océanos, que absorben y finalmente liberan el calor con más lentitud que la atmósfera, las temperaturas de superficie no responden de inmediato a las emisiones de gases de efecto invernadero. Como resultado de ello, el cambio climático se mantendrá varios cientos de años después que se hayan estabilizado las concentraciones en la atmósfera.

Cambios adversos en el ciclo hidrológico

  • El aumento de las temperaturas ya está acelerando el ciclo hidrológico. Una atmósfera más cálida retiene más humedad, llega a ser menos estable y produce más precipitaciones, en particular en la forma de chaparrones. El aumento del calor también acelera la evaporación. El efecto neto de estos cambios en el ciclo hidrológico será una disminución de la cantidad y la calidad del abastecimiento de agua dulce en todas las grandes regiones. Por otra parte, el régimen de vientos y la trayectoria de las tormentas probablemente cambien. Previsiblemente aumentará la intensidad (pero no la frecuencia) de los ciclones tropicales, el viento alcanzará velocidades máximas más altas y las precipitaciones serán más abundantes.

Aumento de los riesgos para la salud

  • El cambió climático alterará cada vez más la distribución de los mosquitos que causan el paludismo y otros vectores de enfermedades infecciosas influirán en la distribución de algunos tipos de polen que causan alergias, además aumentarán los riesgos de que se produzcan oleadas de calor. Por otra parte, se producirán menos defunciones debidas al frío.

Peligros para la diversidad biológica

  • La fauna y flora silvestres y la diversidad biológica, ya amenazadas por la destrucción del hábitat y otras presiones antropógenas, enfrentarán nuevos retos debido al cambio climático. Muchos ecosistemas ya están respondiendo a la elevación de las temperaturas avanzando hacia los polos y escalando laderas de montañas. Algunas especies no sobrevivirán a la transición y entre 20 y 30% de las especies probablemente se enfrenten a un aumento del peligro de extinción. Los ecosistemas más vulnerables son los arrecifes de coral, los bosques boreales (subárcticos), los hábitats de montaña y los que dependen del clima mediterráneo.

Aumento del nivel del mar

  • El mejor cálculo de cuánto más aumentará el nivel del mar debido a la expansión de los océanos y al derretimiento de los glaciares hacia finales del siglo XXI (en comparación con los niveles de 1989-1999) es de 28 a 58 cm. Esto empeorará el anegamiento y la erosión de las costas.
  • No se puede descartar un mayor aumento del nivel del mar de hasta 1 m para 2100, si las capas de hielo siguen derritiéndose a medida que aumentan las temperaturas. Hay pruebas ya de que el hielo de la Antártida y Groenlandia está de hecho perdiendo masa lentamente y contribuyendo a un aumento del nivel del mar. Hace unos 125.000 años, cuando las regiones polares fueron muchísimo más cálidas que en el presente durante un prolongado período, el derretimiento del hielo polar causó un aumento del nivel del mar de entre 4 a 6 m. El aumento del nivel del mar tiene una considerable inercia y se mantendrá por muchos siglos.
  • Los océanos experimentarán también temperaturas más altas, que tendrán repercusiones para la vida marina. Durante los últimos cuatro decenios, por ejemplo, el plancton del Atlántico norte ha emigrado hacia los polos en 10 grados de latitud. De igual modo, la acidificación de los océanos a medida que absorban más dióxido de carbono causará daños a la capacidad de formación de las conchas o esqueletos de los corales, los caracoles marinos y otras especies.

Los más afectados: los grupos vulnerables

  • Las comunidades más pobres serán las más vulnerables a los efectos del cambio climático, ya que cuentan con menos recursos para invertir en la prevención y mitigación de sus efectos. Algunas de las poblaciones presentan mayores riesgos como los agricultores de subsistencia, los pueblos indígenas y las poblaciones costeras.

Efectos regionales

  • A nivel regional es más difícil prever la manera en que el cambio climático evolucionará que a nivel mundial. Sin embargo, en los últimos años se han logrado enormes adelantos que han permitido a los científicos llegar a la conclusión de que:
    • África — Muy vulnerable al cambio climático y a la variabilidad del clima debido a la pobreza endémica, a la debilidad de las instituciones y a desastres y conflictos complejos. La sequía se ha propagado e intensificado desde el decenio de 1970, mientras que el Sahel y el África meridional se desertificaron aún más durante el siglo XX. Las fuentes de agua potable y la producción agrícola probablemente se encuentren en una grave situación. El rendimiento de las cosechas en algunos países podría disminuir hasta un 50% para 2020, y algunas grandes regiones de agricultura marginal probablemente se verán obligadas a dejar de producir. Los bosques, los pastizales y otros ecosistemas naturales ya están cambiando, en particular en África meridional. Para el decenio de 2080, probablemente haya aumentado en 5 a 8% la cantidad de tierras áridas y semiáridas en África.
    • Antártida — Este continente ha resultado más difícil de conocer y predecir. Con la excepción de la Península Antártica que se calienta rápidamente, tanto las temperaturas como las nevadas han permanecido relativamente constantes en el continente en su con junto durante los últimos 50 años. Debido a que este continente congelado contiene casi el 90% de los recursos de agua dulce del planeta, los investigadores están observando con suma atención todo indicio de que sus glaciares y capas de hielo puedan estar derritiéndose.
    • El Ártico — Las temperaturas medias en el Ártico han aumentado prácticamente el doble de rápido que la media mundial en los últimos 100 años. La extensión media del hielo del Océano Ártico se ha estado contrayendo en 2,7 % por decenio y grandes zonas del Océano Ártico podrían perder su capa de hielo todo el año hacia finales del siglo XXI, si las emisiones antropógenas alcanzaran la cifra máxima de las estimaciones actuales. El Ártico es también especialmente importante debido a que los cambios que allí ocurran tienen importantes repercusiones mundiales. Por ejemplo, a medida que se derritan el hielo y la nieve, disminuirá el albedo (la reflectividad) de la Tierra, el calor, que de otro modo se reflejaría, quedaría atrapado y la superficie terrestre se calentaría aún más.
    • Asia — Hacia 2050, más de mil millones de personas podrían verse afectadas por una disminución de la disponibilidad de agua dulce, en particular en las grandes cuencas fluviales. El derretimiento de los glaciares en los Himalayas, que previsiblemente se aumente las inundaciones y las avalanchas de roca, afectará los recursos hídricos en los próximos dos a tres decenios. A medida que se replieguen los glaciares, las corrientes fluviales disminuirán. Las zonas costeras, sobre todo las regiones del delta densamente pobladas, correrán el mayor riesgo debido al aumento de las inundaciones por entradas de mar y, en algunos casos, desbordamiento de los ríos.
    • Australia y Nueva Zelandia — Aumento de la presión sobre las fuentes de agua dulce y la agricultura, cambios en los ecosistemas naturales, reducción de la capa de nieve por temporadas y contracción de los glaciares. Durante los últimos decenios se han producido más oleadas de calor, menos heladas y más lluvias en la parte noroccidental de Australia y sudoccidental de Nueva Zelandia; menos lluvias en la parte meridional y oriental de Australia y nororiental de Nueva Zelandia y un aumento de la intensidad de las sequías en Australia. El clima del siglo XXI prácticamente será más cálido con oleadas de calor más frecuentes e intensas, incendios, inundaciones, deslizamientos de tierra, sequías y oleajes de tormenta.
    • Europa — Los glaciares y el permafrost se están descongelando, se prolongan las estaciones cada vez más y aumenta la frecuencia de temperaturas extremas, como la desastrosa ola de calor de 2003. los investigadores consideran que las regiones septentrionales de Europa experimentarán inviernos más cálidos, precipitaciones más abundantes, expansión de la superficie boscosa y mayor productividad agrícola. Las regiones meridionales cercanas al Mediterráneo experimentarán veranos más cálidos, menos precipitaciones, más sequías, una reducción de la superficie boscosa y menos productividad agrícola. Europa poseer una gran cantidad de zonas costeras de tierras bajas vulnerables a los aumentos del nivel del mar, y muchas plantas, reptiles, anfibios y otras especies probablemente se verán amenazadas a finales del siglo.
    • América Latina — Los bosques tropicales y la Amazonia oriental y de la zona meridional y central de México probablemente sean sustituidos gradualmente por sabanas. Partes del nordeste del Brasil y la mayor parte de la región central y septentrional de México serán más áridas debido a una combinación de cambio climático y explotación de las tierras por el hombre. Para el decenio de 2050, el 50% de las tierras agrícolas muy probablemente estén experimentando la desertificación y la salinización.
    • América del Norte — El cambio climático seguirá limitando los recursos hídricos, ya sobreexplotados por la creciente demanda de la agricultura, la industria y las ciudades. El aumento de las temperaturas seguirá disminuyendo la capa de nieve de las montañas y aumentando la evaporación, lo que alterará la disponibilidad de agua por temporadas. La reducción del caudal de los Grandes Lagos y de los principales sistemas fluviales afectará la calidad del agua, la navegación, la recreación y la energía hidroeléctrica. Los fuegos arrasadores y las plagas de insectos seguirán intensificándose en un mundo más cálido con suelos más secos. Durante el siglo XXI, se reordenarán en lo fundamental los ecosistemas de América del Norte también debido a que las especies, obligadas por las presiones, emigrarán al norte y a alturas más elevadas.
    • Pequeños Estados insulares — Especialmente vulnerables al cambio climático, su limitado tamaño los hace más propensos a los desastres naturales y a las perturbaciones externas, en particular a los aumentos del nivel del mar y a las amenazas que se ciernen sobre sus recursos de agua dulce.