banner

 

 

 

Haz clic sobre las imágenes para más información

 


Introducción

Por Peter Piot*

El Informe sobre la epidemia mundial de sida 2008 confirma que el mundo está, finalmente, realizando cierto progreso real en su respuesta al sida.

Los gobiernos actúan conforme a las promesas que han hecho en la Reunión de Alto Nivel sobre VIH y Sida de las Naciones Unidas, para ampliar hacia el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH para el año 2010. En 2008, un pequeño número de países ya proporcionan acceso universal al tratamiento antirretrovírico y a los servicios de prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH. Otros ya se encuentran en camino de lograrlo. Y cada vez en más países, los niveles de infección por el VIH están en descenso.

Pero esto es apenas el comienzo. Veinticinco años después de la aparición de la epidemia, el sida continúa desafiando todos nuestros esfuerzos. Actualmente, por cada dos personas que comienzan a tomar medicamentos antirretrovíricos, otras cinco contraen la infección. A menos que tomemos medidas urgentes para intensificar la prevención del VIH, no podremos sostener los avances de los úlimos años, y el acceso universal se convertirá simplemente en una aspiración noble.

Este informe mundial 2008 es el más exhaustivo de los ya emitidos y se basa en datos facilitados por los países con un alcance y detalles sin precedentes. Contiene información valiosa acerca de qué funciona y por qué: además hace hincapié en los desafíos clave que enfrentamos en nuestra búsqueda de una respuesta eficaz al sida, ahora y en las próximas décadas.

El sida es una cuestión sumamente compleja que demanda una respuesta sin parangón de todos los sectores de la sociedad, en todo el mundo. Pero tal como lo demuestra el informe, cada vez es más obvio que, si tenemos la voluntad y los recursos, podemos hacerlo.

 

*Peter Piot es director Ejecutivo del ONUSIDA y Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas.