Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 

El hambre y el SIDA golpean el Sur de África:
se necesita acción para evitar un colapso


Por John Nyamu


El sur de África es golpeado por una de las mayores tasas de infección de VIH/SIDA en el mundo, y ahora se ve afectado por el impacto de una sequía generalizada que se ha que amenaza con ocasionar devastadora hambruna en países enteros.

Al regresar a Nueva York, después de un viaje de dos semanas por el sur de África, el Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para el VIH/SIDA en África, Stephen Lewis, pronunció un mensaje aterrador: El lazo que une a la crisis del VIH/SIDA y a la hambruna está afectando no sólo a la agricultura, sino a todos los sectores. “Algunos funcionarios de gobierno han comentado que la situación da la impresión de un total colapso social y que están luchando por sobrevivir”, comentó el Sr. Lewis a los reporteros, después del viaje que hizo acompañado de James Morris, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Los dos funcionarios advirtieron que, a pesar de la rápida distribución de alimentos que ha ayudado a aliviar las crisis humanitarias en la región, un nuevo desastre se avecina debido a que el VIH/SIDA amenaza “la existencia de países enteros”. El Sr. Lewis y el Sr. Morris declararon que la pandemia está cambiando la naturaleza de la hambruna en África al reducir la productividad agrícola, debilitar a la población y socavar la habilidad de las personas de sobreponerse a los desastres naturales y humanos. “Sabemos que en este momento la atención del mundo se centra en otro lugar, pero es de gran importancia que la ONU y la comunidad internacional continúen canalizando sus esfuerzos para nuevamente prestar atención y responder a las crisis del sur de África y de todo el continente.”

En diciembre del 2002, el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, hizo hincapié en esta misma idea y subrayó el vínculo que existe entre la hambruna y el SIDA, y cómo estas dos problemáticas se agravan entre sí. Mientras que el hambre amenaza a 16 millones de personas en Angola, Lesotho, Malawi, Mozambique, Swazilandia, Zambia y Zimbabwe, el SIDA es responsable de la pérdida de técnicas agrícolas, de la reducción de los esfuerzos en pro del desarrollo agrícola, de la desintegración de los sustentos rurales, de la disminución de la capacidad productiva para trabajar la tierra y de la reducción de los ingresos familiares, así como de un alza exponencial en el costo del cuidado de los enfermos.

El Secretario General agregó que, al mismo tiempo, la enfermedad se está propagando dramática y desproporcionadamente entre las mujeres. De acuerdo con estimaciones correspondientes al año 2002, por primera vez a nivel mundial, las mujeres representan la mitad de las personas infectadas con el VIH, mientras que en el África al sur del Sahara conforman el 58 por ciento de este grupo.

El mundo está acostumbrado a ver imágenes de hambruna en la región del Cuerno de África, pues esta zona es propensa a ser árida. Pero ahora, se experimenta un nuevo tipo de crisis en el Sur de África, en una región que normalmente es fértil, bien irrigada y autosuficiente en el ámbito alimentario. Sin embargo, tales ventajas significan poco cuando existe una enfermedad que está acabando con la vida de las personas más productivas de la región. El Sr. Lewis, quien visitó Lesotho, Malawi, Zambia y Zimbabwe, asocia el SIDA con “un desgaste de la sociedad”, y señala que la decadencia del sector agrícola africano podría ser una señal de algo mucho peor en el futuro.

La educación también se encuentra en un grave riesgo. Los menores, especialmente las niñas, están abandonando la escuela para cuidar a sus padres enfermos y moribundos, mientras que los huérfanos no pueden costearse el ir a la escuela. La enfermedad también afecta gravemente a los maestros. En Zambia, cerca de 2000 maestros mueren anualmente a causa del SIDA, desde hace dos años.

El reino montañoso de Lesotho, tiene una de las tasas de infección de VIH más altas de todo el continente. El Sr. Lewis recuerda su conversación con el Primer Ministro Pakalitha B. Mosisili: “Los donadores nos dicen repetidamente que no tenemos capacidad. Ya sé que no tenemos capacidad. Bríndennos un poco de ayuda y nosotros construiremos la capacidad.” A pesar de que su población es mayor que la de Namibia y Botswana, Lesotho carece de la riqueza encontrada en cualquiera de esos dos países productores de diamantes.

El Enviado Especial para el VIH/SIDA en África mencionó que el ex presidente de Lesotho, el Sr. Frederick Chiluba, se negaba a aceptar la realidad del SIDA y obstaculizaba a quienes estaban dispuestos a luchar contra dicha enfermedad. El Sr. Lewis agregó que, desde la elección en el 2002 del Presidente Levy Mwanawasa, todos concuerdan en que se ha dado un cambio dramático en el liderazgo político sobre el tema del SIDA.

Si bien se manifestó animado por la nueva voluntad que tienen los líderes africanos para discutir el tema del SIDA, el Sr. Lewis señaló que a pesar de la naciente voluntad política, hace falta un elemento crítico que es el dinero. Lewis calificó a la falta de recursos para combatir la epidemia como “un asesinato en masa por negligencia”, advirtió que quienes ven la enfermedad desarrollarse “con una especie de calma patológica” deben ser responsabilizados. El Enviado Especial agregó que “tal vez llegue el día en que tengamos tribunales en tiempos de paz para hacer frente a este tipo especial de crímenes en contra de la humanidad.”


* Publicado por la revista “UN Africa Recovery”. Se reproduce con permiso.

 
 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
20/04/06