Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 

La verdadera ONU

  • Artículo de opinión por Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas

Detractores llaman a las Naciones Unidas una “tienda de habladurías,” casa a 192 naciones y donde, ha sido memorablemente mencionado, “ningún tema es demasiado pequeño para ser debatido por siempre.”

Sin embargo la verdadera ONU, casi invisible para el público en general, es orientada a la acción. Esta verdadera ONU alimenta a 90 millones de personas en más de 70 países- una ligera línea azul entre personas hambrientas y el hambre extrema. Acaba con enfermedades debilitantes como la polio y la viruela y vacuna el 40% de la población infantil. Provee anualmente dos mil millones de dólares para la ayuda en desastres y mantiene el segundo ejército más grande del mundo- una fuerza global para el mantenimiento de la paz de 120,000 valientes hombres y mujeres que van a donde otros no pueden o quieren ir.

Durante mis viajes, muchas veces a los lugares más inhóspitos del mundo, siempre es mi intención conocer las caras detrás de los hechos y las cifras. En un festival de cine en Jackson Hole, Wyoming, les introduje a guionistas y directores de Hollywood que querían aprender más acerca de la ONU.

Uno de ellos fue una joven Canadiense de UNICEF, la agencia de la ONU dedicada a la protección, bienestar y los derechos de los niños en todo el mundo. Su nombre: Pernille Ironside. Su trabajo: ir sola, con un pequeño equipo, al área salvaje del este de la República Democrática del Congo (DRC). Allí ella se enfrenta a jefes militares, demandando a que regresen a sus “soldados infantiles,” niños y niñas, muchas veces,  desde la edad de 8  o 10 años que han sido reclutados o secuestrados para pelear en las guerras  de su país. A menudo como no, ella tiene éxito. Durante los últimos años, la misión de la ONU en la DRC ha asegurado el rescate de 32,000 niños de este tipo, de un estimado de 35,000. Pernille espera sacar de las filas al resto para el final de este año.

Otro de estos personajes fue Kathi Austen, experta en el tráfico de armas de la ONU quien, durante gran parte de la década pasada se ha dedicado a encontrar traficantes de armas ilegales que operan en el DRC y otras zonas de conflicto en África. Parcialmente como un resultado de sus esfuerzos, el supuesto líder de una de las redes de tráfico de armas más grandes del mundo, Viktor Bout, fue recientemente arrestado bajo cargos de terrorismo en Tailandia.

Ishmael Beah, un miembro de la UNICEF a favor de los  niños afectados por la guerra, contó acerca de su vida como “soldado infantil” durante la guerra civil en Sierra Leona. Gracias a un programa de rehabilitación de la ONU, no solo sobrevivió pero también prosperó, eventualmente encontrando su camino a los Estados Unidos donde entro al Oberlin College y escribió un best-seller acerca de sus experiencias.

Una joven de Sierra Leona, Mariatu Kamara, contó su historia también. A la edad de 12 años, rebeldes mataron a sus padres y, como le sucedió a miles de niños, le cortaron ambas manos. Con la ayuda de la ONU, ella también sobrevivió. Ahora vive con una familia adoptiva en Toronto y está yendo a la Universidad. Ella regresa periódicamente a su país para compartir su historia y llamar la atención al trabajo que la UNICEF hace alrededor del mundo.

En mi trabajo conozco muchas otras caras de esta verdadera ONU, raramente famosos pero no menos desinteresados y dedicados.  Es un hecho, nuestro trabajo más importante es, regularmente, el menos visible.

Al visitar África Occidental esta primavera, vi equipos de la ONU en Liberia esforzándose para ayudar a que el gobierno restablezca los servicios sociales más básicos después de años de conflicto: electricidad, agua, saneamiento, y escuelas. En Costa de Marfil, me encontré con consejeros de la ONU ayudando a una nación dividida por el conflicto a llevar a cabo elecciones y así dar la bienvenida a una era de democracia genuina y duradera.

En Burkina Faso, al sur del desierto del Sahara, la ONU ha estado entregando generadores diesel a pueblos rurales sin electricidad. Las maquinas con usadas para moler el grano, aliviando el hambre; pueden recargar teléfonos celulares, ayudando a los granjeros a estar en contacto con mercados regionales y decidir que plantar y cuando. Por lo general, estas pequeñas empresas son dirigidas por colectivos de mujeres, dándoles una nueva autoridad y status en sus comunidades. Por medio de estas pequeñas acciones cambiamos el mundo.

Algunas veces, me pregunto cómo es que yo, creciendo como el más pobre de la juventud Coreana en un pueblo destruido por la guerra, sin saber de dónde vendría la próxima comida de mi familia, pude ser tan privilegiado de trabajar algún día en esta noble empresa.

Hablando de la Tienda de Habladurías en la Bahía Tortugas, lugar de la jefatura de la ONU, hay que recordar que algunas veces, hablar también funciona.

Es hablar lo que puso al personal de mantenimiento de la paz de la ONU en 18 países de cuatro continentes. Es hablar lo que consigue el dinero y los mandatos para programas que dan de comer a muchos de los hambrientos del mundo. Es hablar lo que marca los primeros pasos para contrarrestar el cambio climático, la crisis alimentaria global y la cantidad diaria de crisis humanitarias.

El poder de convocación de la ONU, hoy en día, es el último “poder suave” en el planeta. La verdadera ONU convierte sus palabras en acciones.

 


 

 

 

 

 


 

 
 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
18/11/08