Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 

Comercio sur-sur

  • Artículo de opinión por Supachai Panitchpakadi, Secretario General de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrlollo (UNCTAD).

Los hermanos gemelos Hassan y Hussein cosechan vainas de cacao en grano en Sinikosson, Côte d’Ivoire, para el multimillonario y lucrativo comercio de chocolate, sin embargo ellos siguen sumergidos en la pobreza. Su historia se repite entre otras múltiples historias de trabajadores, incluyendo a mujeres y niños en África y en otros lugares.
Pero una nueva esperanza comienza a aparecer con el reciente surgimiento de los países en desarrollo como principales motores regionales y mundiales de comercio, en especial del comercio entre estos países, el cual se ha triplicado a más de 2 billones de dólares en 2006, de $ 577 mil millones en 1995.

La creciente demanda de los países en desarrollo y el aumento de sus capacidades de competir en costo y calidad están abriendo extraordinarias oportunidades de comercio para impulsar el crecimiento global. Algunos ven estas oportunidades como una nueva promesa de buen manejo público internacional dentro de un esquema de ganar-ganar para todos los países.

Otros disciernen una nueva geografía comercial conformada los países en vías de desarrollo que abren caminos sin precedentes para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en particular para reducir la pobreza.

Un alentador modelo de desarrollo y globalización con un enfoque del Sur está surgiendo lidereado por un grupo de países llamado el Sur dinámico, el cual incluye a China, India y Brasil. Este grupo es seguido por otros países en desarrollo y las economías emergentes en todos los continentes.

Las cifras son elocuentes. Las exportaciones de los países en desarrollo a los países ricos aumentaron en un 161 por ciento en la década que finaliza en 2005, mientras que sus importaciones aumentaron en un 70 por ciento. Las exportaciones a las economías en transición tuvieron una expansión explosiva de 382 por ciento durante 2000-2006, mientras que las importaciones de los mismos sólo aumentaron en un 123 por ciento.

Las ganancias impulsadas por la dinámica de mercado se están produciendo tanto en el comercio con los países más ricos como entre los países en desarrollo, lo que conforma un patrón de beneficio triangular para todos los participantes, abarcando áreas de tecnología, conocimientos e inversión.

Por ejemplo, en términos generales las exportaciones de mercancías de los países en desarrollo llegaron a los 4,5 billones de dólares o el 37 por ciento del total mundial en 2006, frente al 29 por ciento en 1996. China ocupó el tercer lugar en el 2005 y otros siete países en desarrollo se encontraban entre los 20 principales exportadores del mundo, mientras que en 1985 ningún país en desarrollo figuraba.

Los aspectos más notables son que sus importaciones y exportaciones están escalando el mercado, son más diversificadas y tienen un mayor valor agregado. Se está adquiriendo mayor fortaleza, no sólo en áreas tradicionales, tales como los recursos naturales y la mano de obra, sino también en investigación y desarrollo, tecnología, capital y servicios.

Los servicios de exportaciones de los países en desarrollo se cuadruplicaron desde 1990 a $ 700 mil millones en 2006 y cuatro de ellos se encontraban entre los exportadores más grandes del mundo comparado con solamente uno en 1985. El comercio mundial marcó un incremento siete veces mayor, en $ 2,8 billones en 2006 de $ 400 mil millones en 1980.

Empresas de países en desarrollo son factores clave en la producción internacional compartida y de las redes de comercio internacional, incluyendo las asociaciones del sector público y privadas. Por primera vez, las exportaciones de la inversión extranjera directa (IED) de países en desarrollo y las economías en transición alcanzaron los 193 mil millones o el 16 por ciento del total mundial en 2006, casi el triple desde 1990. Un ejemplo reciente es la compra por el Grupo India Tata de la Británicas de automóviles Land Rover y Jaguar, así como acero Corus y té Tetley.

Un signo alentador es que el comercio regional entre los países en desarrollo está alcanzando la masa crítica con rápido crecimiento entre Asia y África, Asia y América Latina y América Latina y África. Sentando precedentes en el camino hacia los nuevos modelos de comercio e inversión que transmiten el desarrollo dentro y entre las regiones y dan impulso a los negocios y al empleo.

Estas son relaciones simbióticas que van mucho más allá de la simple compra y venta para obtener ingresos. Por ejemplo, la urgente necesidad de la energía y la seguridad alimentaria están estimulando a los países en desarrollo a apoyarse en la búsqueda de insumos para industrialización, infraestructura y crecimiento económico.

Esta es una buena noticia porque algunos expertos piensan que la liberalización total del comercio entre los países en desarrollo podría traer  consigo beneficios en materia de bienestar social de 130 mil millones, independiente de mercancías y servicios.

Las señales son claras. Debemos forjar nuevas instituciones Sur-Sur en el comercio, las finanzas, el dinero y la tecnología. También hay que adaptarse rápidamente a las instituciones existentes Norte-Sur para aprovechar las nuevas ecuaciones en el comercio emergente y atender a las nuevas necesidades empresariales a fin de aprovechar los talentos y recursos de los países en desarrollo.

La próxima reunión UNCTAD XII a celebrarse en Ghana ofrece la oportunidad de comenzar estos procesos. Entre otras cosas, se podría concluir una tercera ronda de negociaciones interregionales para liberalizar el comercio entre los países en desarrollo. Históricamente, las altas barreras comerciales se están desmantelando debido al aumento de la complementariedad dentro y entre las economías en desarrollo. Una mejorada infraestructura para la logística y la facilitación daría un buen impulso, por ejemplo a un transporte más rápido y en la agilización de los procedimientos aduaneros.

En este punto crucial en la economía mundial, sólo acciones como éstas pueden crear las oportunidades que Hassan y Hussein tanto necesitan para mejorar sus vidas.



 

 

 

 

 


 

 
 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
18/11/08