CINU

SECRETARIO GENERAL
Observaciones en el panel de alto nivel sobre recursos innovadores de financiamiento para el desarrollo*

Sao Paulo, 15 de junio de 2004

Presidente da Silva
Rubens,
José Antonio,
Distinguidos panelistas,
Damas y caballeros:

Si el mundo quiere lograr un desarrollo equitativo a largo plazo, necesitaremos cambios importantes en las políticas y un mayor esfuerzo por parte de todos nosotros para movilizar recursos financieros adicionales y nuevos.

Por supuesto, la comunidad internacional ha tratado de que la ayuda sea más efectiva a través de la armonización y la coordinación de las políticas de los donantes.

  • Hemos insistido en la importancia de separar la ayuda de los intereses geopolíticos o de negocios de los donadores.
  • Hemos tratado de asegurar que la ayuda sea canalizada tanto a donde más se necesita como a donde puede ser más efectiva.
  • Sobre todo, hemos exhortado a los donadores a incrementar el volumen de ayuda y particularmente a que adopten agendas claras para alcanzar el nivel acordado del 0.7 por ciento del producto interno bruto.

Pero dos años después de la Conferencia de Monterrey, las decisiones que se tomaron en ésta no están siendo puestas en práctica lo suficientemente rápido.

  • La falta de coherencia entre las políticas - por ejemplo, las que afectan la ayuda, el acceso al mercado, el alivio de la deuda, y la volatilidad de los flujos de capital - es por mucho un problema ahora al igual que lo era entonces.
  • El déficit democrático en la toma de decisiones relacionadas con las finanzas y economía internacional, sigue siendo un serio problema.
  • E incluso el comienzo en la recuperación en los niveles de Asistencia Oficial para el Desarrollo en años recientes, aunque es alentador, no ofrece un prospecto realista de la duplicación de ésta, la cual, como la mayoría de los cálculos sugieren se necesita si queremos lograr los objetivos de desarrollo del Milenio para el 2015.

Por lo tanto, debemos pensar con creatividad. Debemos considerar lo que pueden hacer tanto el sector privado como el público. Y debemos presentar ideas que no sólo sean posibles desde le punto de vista técnico, sino también que tengan una oportunidad de atraer un amplio apoyo político.

Algunas ideas, como la de varias formas de recaudación presupuestaria, han estado en la mesa durante mucho tiempo.

Otras son más recientes. Brasil, Chile y Francia han sugerido el establecimiento de un fondo especial para luchar contra el hambre y la pobreza, y este será el tema central de una reunión especial en la víspera de la sesión ordinaria de la Asamblea General en Nueva York en septiembre.

Una de las ideas más innovadoras que actualmente se están discutiendo es el Crédito Financiero Internacional propuesto por el Reino Unido, el cual proporcionaría la ayuda para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Es alentador ver que esta iniciativa está siendo respaldada por un número importante de países en desarrollo y países desarrollados, en especial porque el crédito podría agregarlo rápidamente una vez que se llegue a un acuerdo en principio. Pero, puesto que el crédito está enfocado a corto plazo, tendrá que estar acompañado de mecanismos que garanticen niveles adecuados de ayuda para satisfacer las necesidades de los Objetivos de Desarrollo más allá del 2015.

La Asamblea General ha hecho un llamado para un escrutinio riguroso de esta y otras propuestas, tanto públicas como privadas. Un estudio conjunto realizado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales y la Universidad de las Naciones Unidas se presentará ante la Asamblea en su próxima sesión.

Por supuesto hay una necesidad de entender claramente el impacto potencial de nuevos acuerdos mayores. Pero el análisis no debe llegar a ser un pretexto para una parálisis. Necesitamos acciones. Hay una necesidad urgente de un aumento crítico de nuevos recursos para lidiar con un gran espectro de dificultades humanas.

De hecho, incluso en caso de cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, aún habrá millones de personas viviendo en extrema pobreza y necesitaremos continuar trabajando para erradicar esto por completo. Necesitaremos movilizar recursos para la infraestructura, tales como caminos, puertos y telecomunicaciones Los "Bienes públicos mundiales", como la limpieza del medio ambiente y acciones contra las enfermedades, continuaran llamando a gritos nuestra atención. Les digo esto no para abrumarlos, sino para estar seguro de que todos entendemos la necesidad de actuar con mayor urgencia, y luego mantener ese esfuerzo a largo plazo.

Los nuevos recursos que necesitamos no deben ser vistos como una limosna, como una imposición de presupuestos ya forzados, o como una dádiva. Más bien son un apoyo que les permitirá a los países levantarse por sí mismos. Son finalmente, una inversión para el futuro para el bienestar y la seguridad del mundo en su conjunto.

Gracias por su compromiso para encontrar soluciones a estos problemas. Estoy ansioso por escuchar sus puntos de vista.


Webcast

* Traducción no oficial