Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 

NUEVA ETAPA DE LA REFORMA DE LAS NACIONES UNIDAS

Resumen del Informe del Secretario General: "Fortalecimiento de las Naciones Unidas: un programa para profundizar el cambio"

Hace dos años, en la Asamblea del Milenio, los Estados Miembros resolvieron hacer de las Naciones Unidas un instrumento más eficaz en el logro de las prioridades establecidas en la Declaración del Milenio. La necesidad de una institución multilateral sólida nunca se ha sentido con más intensidad que hoy, en la era de la globalización.

Mucho es lo que ya se ha conseguido. Las reformas iniciadas en 1997 tenían por objeto adaptar las estructuras internas y la mentalidad de las Naciones Unidas a las nuevas expectativas y los nuevos desafíos. Desde entonces, se han producido algunos importantes logros, entre ellos, la propia Declaración del Milenio, que incluye un conjunto claro de prioridades y objetivos de desarrollo precisos y con plazos establecidos para su cumplimiento. Ahora constituyen un marco normativo común para todo el sistema de las Naciones Unidas.

Las Naciones Unidas han estado a la vanguardia de la lucha por erradicar la pobreza y combatir la pandemia del VIH/SIDA. Gracias a la aplicación de las recomendaciones del informe del Grupo sobre las Operaciones de Paz de las Naciones Unidas está mejorando la capacidad de la Organización de desplegar y gestionar las operaciones de mantenimiento y consolidación de la paz y se ha respondido satisfactoriamente a los nuevos e inesperados desafíos que se plantearon en Sierra Leona, Kosovo y Timor Oriental. Las Naciones Unidas están dando pruebas de mayor coherencia y sus diferentes elementos trabajan mejor en conjunto. Se han forjado alianzas fructíferas con una amplia variedad de agentes no estatales. En resumen, la Organización evoluciona en forma acorde con los tiempos. Es más eficiente, abierta y creativa.

Pero se necesitan más cambios. En el presente informe se sugieren varias mejoras encaminadas a velar por que la Organización se centre en las prioridades establecidas por los Estados Miembros y la Secretaría preste mejores servicios. No obstante, los órganos intergubernamentales también deben cambiar. La Asamblea General y el Consejo Económico y Social necesitan adaptarse a fin de realizar su potencial, en tanto que el estancado proceso de reforma del Consejo de Seguridad necesita un nuevo impulso. El programa de trabajo de la Organización en general debe centrarse mejor, con menos reuniones, pero más productivas, y menos documentos, pero más útiles.

Sección II, Hacer lo que importa
Las Naciones Unidas deben ajustar sus actividades a las prioridades definidas en la Declaración del Milenio y en las conferencias mundiales del último decenio. Las actividades que ya no resulten pertinentes deben dejarse de lado, mientras que, respecto de los nuevos problemas, que han adquirido nueva urgencia, tales como la globalización y su efecto en el desarrollo, la consecución de los objetivos de desarrollo del milenio, la prevención de los conflictos y la lucha contra el terrorismo, las Naciones Unidas deben profundizar sus conocimientos, precisar sus objetivos y actuar con mayor eficacia. Muchas otras esferas también merecen mayor atención. El Secretario General presentará un presupuesto por programas minuciosamente revisado para el bienio 2004-2005, a fin de reflejar las nuevas prioridades de la Organización.

En respuesta a peticiones concretas de la Asamblea General, en la sección II también se examinan dos esferas en mayor detalle:
La promoción y protección de los derechos humanos es un requisito fundamental para realizar la visión de un mundo justo y pacífico contenida en la Carta. Se han conseguido progresos en la integración de los derechos humanos en todo el sistema de las Naciones Unidas. No obstante, se necesitan nuevas medidas para mejorar la labor de la Organización en esa esfera: se fortalecerá la capacidad de las Naciones Unidas de ayudar a los diferentes países a establecer instituciones de derechos humanos sólidas; se examinarán los procedimientos de los órganos establecidos en virtud de tratados a fin de simplificar las obligaciones en materia de presentación de informes; se revisará el sistema de procedimientos especiales (relatores, grupos de trabajo, etc.) a fin de hacerlo más eficaz mediante una mayor coherencia y se le dará más apoyo; y se fortalecerá la gestión de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. En el informe también se subraya la importancia de la Comisión de Derechos Humanos y la necesidad de que la Comisión se atenga firmemente a su tarea de promover mejores normas de derechos humanos en todo el mundo.

El Departamento de Información Pública ha sufrido la fragmentación de sus actividades como consecuencia de demasiados mandatos y misiones. Se reestructurará para estar en mejores condiciones de elaborar estrategias de comunicaciones coherentes y aprovechar las nuevas tecnologías de los medios de información y las comunicaciones. Durante los próximos tres años se realizará una evaluación general de la repercusión y eficacia en función de los costos de todas las actividades del Departamento. Se racionalizará la red existente de centros de información de las Naciones Unidas agrupándolos en centros regionales, comenzando por Europa occidental. El Secretario General también introducirá mejoras en la gestión de las bibliotecas de las Naciones Unidas y el programa de publicaciones de la Secretaría.


Sección III, Prestar mejores servicios a los Estados Miembros. Las actividades cotidianas de la Organización necesitan apoyo en forma de material de antecedentes y documentos, instalaciones y servicios de interpretación para reuniones, informes y actas de las deliberaciones. En la sección III se describen las medidas encaminadas a reducir el número de informes que se presenta cada año y facilitar un enfoque mejor centrado y más amplio de las cuestiones que se examinan. También se enumeran las principales mejoras en la planificación y la prestación de servicios a reuniones, incluida una mayor utilización de la tecnología de la información.

Sección IV, Aunar esfuerzos para trabajar mejor.
Esta sección explora los medios de mejorar la coordinación entre los componentes de la Organización y entre ellos y la sociedad civil.

Desde 1997 se han adoptado importantes medidas para velar por una coordinación eficaz entre las diversas entidades de las Naciones Unidas que trabajan en un determinado país. Ahora, con un plan de ejecución que se ha de terminar para 2003, los organismos, fondos y programas de las Naciones Unidas que trabajan en cada país podrán aunar sus recursos y emprender una programación conjunta; se establecerán bases de datos y redes de conocimiento compartidas; se dotará a los coordinadores residentes de los países más grandes y medianos de su propio personal; y en los países que salen de un conflicto, se integrarán la planificación, presupuestación y movilización de recursos para todas las actividades operacionales de las Naciones Unidas.

Si han de estar mejor coordinadas y ser más eficaces, las funciones y responsabilidades específicas de las diversas entidades de las Naciones Unidas deben, en primer lugar, definirse claramente. Para septiembre de 2003 se terminará de preparar un documento en el que se describirá quién hace qué en la esfera de la cooperación técnica. Se fortalecerá la capacidad de gestión y planificación estratégica del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales y se coordinará mejor el apoyo que preste la Secretaría a la Asamblea General y al Consejo Económico y Social en su examen de cuestiones relacionadas con África.
La interacción entre las Naciones Unidas y la sociedad civil ha aumentado significativamente en el último decenio. Miles de organizaciones no gubernamentales han sido reconocidas oficialmente como entidades consultivas. Su contribución ha enriquecido los debates e influido en los resultados de muchas deliberaciones intergubernamentales. No obstante, también han surgido problemas. Es hora de hacer una evaluación y encontrar mejores formas de organizar esa relación. El Secretario General establecerá un grupo de alto nivel encargado de formular recomendaciones al respecto.

La relación entre las Naciones Unidas y el sector privado también ha evolucionado significativamente en los últimos años, con la iniciativa del Pacto Mundial y el establecimiento de numerosas relaciones de colaboración con empresas y fundaciones en particular, la Fundación pro Naciones Unidas. Se creará una Oficina para la colaboración, que se encargará de agrupar estas actividades bajo un común denominador.

Sección V, Asignar recursos a las prioridades.
El actual sistema de planificación y presupuestación de las Naciones Unidas es complejo y trabajoso. Entraña la labor de tres comités diferentes, una voluminosa documentación y cientos de reuniones. Los cambios que se proponen en la sección V incluyen un plan de mediano plazo que abarque solamente dos años (y no cuatro como en la actualidad), que se combinaría con el esbozo del presupuesto presentado un año antes de la presentación del propio presupuesto. El documento del presupuesto sería menos detallado y más estratégico y daría al Secretario General flexibilidad para distribuir los recursos según las necesidades. En el informe también se recomienda que el examen intergubernamental de los planes y presupuestos se realice de ahora en adelante exclusivamente en la Quinta Comisión de la Asamblea General, en vez de compartirse, como en la actualidad, entre ese órgano y el Comité del Programa y de la Coordinación (lo que produce mucha duplicación innecesaria). Se adoptarán medidas para simplificar los presupuestos de las operaciones de mantenimiento de la paz y para mejorar la gestión del gran número de fondos fiduciarios por conducto de los cuales los Estados Miembros hacen contribuciones voluntarias para complementar el presupuesto ordinario.

Sección VI, La Organización y su personal: por una más alta calidad.
Por último, en el informe se presentan propuestas encaminadas a velar por que las Naciones Unidas puedan contar con una fuerza de trabajo idónea, versátil y bien administrada. Estas nuevas iniciativas tienen por objeto: alentar y recompensar la movilidad del personal entre diferentes lugares de destino, funciones e incluso organizaciones; ampliar las oportunidades abiertas al personal del cuadro de servicios generales, que de ahora en adelante se denominará oficialmente, como sus colegas del cuadro orgánico, funcionarios públicos internacionales; ayudar al personal a equilibrar su vida profesional y privada; rejuvenecer la Organización; conferir mayores facultades a los administradores; fortalecer la capacidad de las Naciones Unidas de tratar el problema del VIH/SIDA en el lugar de trabajo; resolver mejor las controversias internas entre la administración y el personal; y permitir que las Naciones Unidas ofrezcan remuneraciones y prestaciones más competitivas.

* * *

Las medidas que se describen en el presente informe constituyen una forma muy diferente de trabajar. No pueden aplicarse automáticamente ni de un día para otro. Se deberá encomendar a determinadas dependencias y personas la administración del cambio, en particular en los departamentos donde se introducirán más modificaciones. Se deberán asignar recursos para volver a capacitar al personal cuyo trabajo se vea afectado y para invertir en tecnología de la información, que es un elemento central para el logro de muchas de las medidas propuestas. El Secretario General tratará de obtener el firme respaldo de los Estados Miembros para todo el conjunto de medidas.



 

 

“Fortalecimiento de las Naciones Unidas: un programa para profundizar el cambio”, Informe del Secretario General de las Naciones Unidas (texto completo)

Resumen Ejecutivo

Panorama de la Reforma: 1997 - 2002

Cronología de la Reforma

Cuadro de los Comités Ejecutivos crados a raíz de la reforma de 1997

Comunicado de prensa

 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
30/08/04