Preparado para Internet por el Departamento de Información Pública

NACIONES
UNIDAS


ASAMBLEA GENERAL

Distr.
GENERAL

A/51/950
14 de julio de 1997

ESPAÑOL
ORIGINAL: INGLÉS



Quincuagésimo primer período de sesiones
Tema 168 del programa
Reforma de las Naciones Unidas: medidas y propuestas

RENOVACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS: UN PROGRAMA DE REFORMA

Informe del Secretario General

El informe se compone de dos partes. En la primera parte figura una introducción, y se presenta un panorama temático de los principales elementos de la reforma. Se hace hincapié en la nueva estructura de dirección y gestión que está implantando el Secretario General y se resumen las medidas sectoriales clave que ha comenzado a adoptar y que propone a los Estados Miembros.

En la segunda parte se incluye un análisis más detallado de todo el conjunto de medidas de reforma, así como explicaciones más completas y medidas y recomendaciones concretas.

CARTA DE ENVÍO

14 de julio de 1997

Estimado Señor Presidente:

Como sabrá usted, cuando asumí el cargo de Secretario General di comienzo a una minuciosa revisión de las actividades de las Naciones Unidas y de la forma en que están organizadas y se llevan a cabo. El objetivo consistía en determinar de qué forma podían las Naciones Unidas cumplir en forma más efectiva y eficiente las tareas que le esperan al entrar en un nuevo siglo y un nuevo milenio. Me complace hoy presentarle, y por su conducto a la Asamblea, lo que a mi juicio constituyen las reformas más extensas y de más vasto alcance en los cincuenta y dos años de historia de esta Organización y que encontrará en el informe adjunto, titulado "Renovación las Naciones Unidas: Un programa de reforma".

Mi concepto de la reforma ha sido claro y uniforme en todo momento. Es preciso reconfigurar profundamente la Organización a fin de que cumpla mejor las tareas que la comunidad internacional le encomiende. La introducción de estos cambios entrañará además un considerable aumento de la eficiencia administrativa y, de esa forma, arrojará economías en muchos casos, aunque no necesariamente todos. Esas economías netas, a su vez, deben tener como destino la más alta prioridad de la Organización, mitigar la pobreza y mejorar las posibilidades de los países en desarrollo. Las medidas y las propuestas que se reseñan en el informe adjunto obedecen a esos principios.

El informe incluye tres tipos de medidas. Las primeras son las que puedo llevar a cabo por iniciativa propia, y así lo haré, y se refieren básicamente a la organización y administración de la Secretaría, los programas y los fondos. En este caso se trata nada menos que de transformar la estructura de dirección y administración de la Organización, a fin de que pueda actuar con mayor unidad de propósito y mayor coherencia y hacer frente con mayor agilidad a los muchos problemas con que se encuentre. Estas medidas obedecen al propósito de renovar la confianza de los Estados Miembros en la pertinencia y eficacia de la Organización y en reactivar el espíritu y el empeño de su personal.

Para que este programa de reforma culmine con éxito se necesita además una estrecha colaboración y cooperación con los Estados Miembros, de los cuales las Naciones Unidas derivan sus mandatos y obtienen sus recursos. Por lo tanto, el informe incluye también medidas complementarias que son de la competencia de los Estados Miembros. Se proponen medios de realzar la dirección estratégica que únicamente la Asamblea General puede impartir a la labor de

Al Presidente de la Asamblea General
de las Naciones Unidas

la Organización, al tiempo de dar al Secretario General los instrumentos necesarios para cumplir en la forma más eficaz los objetivos encomendados. Espero que la Asamblea General en su quincuagésimo segundo período de sesiones examine detenida y prontamente estas propuestas.

En tercer lugar, se formulan varias propuestas de carácter más fundamental a fin de que las examine la Asamblea General para considerar la posibilidad de adoptar medidas a más largo plazo.

Deseo expresar mi reconocimiento y gratitud por las importantes contribuciones que han hecho el Coordinador Ejecutivo de la Reforma, Sr. Maurice Strong, y su reducido pero muy motivado equipo. En sólo seis meses y con recursos muy reducidos, abarcaron muchos aspectos y demostraron que es posible que las Naciones Unidas se reformen a sí mismas desde el interior. Igualmente, quiero dar las gracias a los muchos otros altos funcionarios de las Naciones Unidas que tan generosamente aportaron su escaso tiempo, especialmente los miembros del Comité Directivo de la Reforma. Por último, agradezco las útiles sugerencias que recibí en el curso del proceso de gobiernos, así como de instituciones y de particulares ajenos a la Secretaría, todos los cuales quieren que quepa a las Naciones Unidas una función esencial en el próximo siglo.

Aprovecho la oportunidad, Señor Presidente, para expresarle las seguridades de mi consideración más distinguida.

(Firmado) Kofi A. ANNAN


Indice del Informe del Secretario General