Centro de Información de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana

 

 

 

 

Mensaje del Secretario General en el Día Internacional contra el Consumo de Drogas

y contra el Narcotráfico, 26 de junio 2008

 

Diez años atrás, para dar una respuesta a la gravedad del  problema mundial de las drogas, los Estados Miembros de las Naciones Unidas convocaron una sesión especial  de la Asamblea General, donde se cometieron a un plan de acción vigoroso para reducir la oferta y la demanda de drogas.

Hoy día, las drogas siguen destruyendo vidas, acarrean crímenes y ponen en peligro el desarrollo sustentable. No obstante tenemos mejores conocimientos en cuanto a como enfrentarse al consumo de drogas y al narcotráfico. Los legisladores pueden servirse de un conjunto de pruebas cada día más importante en lo que concierne la drogodependencia y las tendencias del consumo de drogas. La cooperación internacional y la asistencia técnica mejoran los medios para hacer aplicar las leyes. La asistencia creciente para el desarrollo permite reducir la pobreza así como la venta ilícita de cosechas al proponer alternativas sustentables a campesinos. Un mejor enfoque sobre la prevención y el tratamiento permite poner la salud en el centro de las estrategias de control de drogas y ayuda a reducir la propagación del SIDA. Existe un consenso creciente entre comunidades y estados, en el hecho de que el control de drogas sea una responsabilidad compartida en la cual cada quien desempeña un papel.

Todavía quedan muchos esfuerzos para reducir nuestra vulnerabilidad a las drogas.  Los estados que tienen un sistema judicial débil y que tienen medidas limitadas para hacer aplicar la ley, necesitan asistencia para reducir el tráfico ilícito de drogas que acarrea crímenes, corrupción, y inestabilidad. El tráfico ilícito de drogas también amenaza la implementación de las Metas del Milenio para el Desarrollo.

Como celebramos el 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, quiero recordar a todos los Estados Miembros su responsabilidad de respectar como debiese los derechos de los prisioneros drogodependientes o que están detenidos por crímenes relacionados con las drogas, especialmente su derecho a la vida y a un juzgamiento equitativo. Llamo también a los estados a que se aseguren que las personas luchando contra la drogodependencia tengan un acceso igual a la salud y a los servicios sociales. Nadie debería ser estigmatizado o discriminado a causa de su drogodependencia.

La combinación de los esfuerzos realizados esos últimos diez años mejoró destacadamente nuestra comprensión  del problema de las drogas al nivel mundial y reforzó nuestra capacidad y determinación para reducir el daño hecho por las drogas a los individuos, sus parientes, las comunidades y los estados. En el Día Internacional Contra el Consumo de Drogas, cabe en nuestra responsabilidad de prevenir y de reducir el daño provocado por las drogas, y construir un mundo más sano y más seguro.