EL PROGRAMA


 

 


Información general:

En el curso del último decenio, México y los países centroamericanos han eliminado gradualmente el uso del DDT para el control de vectores. La malaria, sin embargo, todavía entraña un grave riesgo para la población de estos países. Por medio del Programa se pretende prevenir la reintroducci[on del DDT para el control de la malaria, mediante la promoción de nuevas técnicas integradas de control de vectores, y poner en práctica un progrma regional coordinado para mejorar las capacidades nacionales. Los principales componentes del proyecto son: la ejecución de proyectos de demostración para el control de vectores si usar DDT ni otros plaguicidas persistentes, que peudan ser económicos y repetibles en otras partes del mundo, así como ecológicamente racionales y sostenibles: el fortalecimiento de la capacidad institucional nacional y local de controlar la malaria sin el uso de DDT: y la eliminación de las reservas del DDT en los 8 países participantes.

La implementación del Proyecto está contribuyendo con el fortalecimiento de las capacidades nacionales y locales en los países y es plataforma para la promoción de la salud, con énfasis en la Atención Primaria en Salud y en la Atención Primaria Ambiental, con intervenciones focalizadas para el auto cuidado de la salud, conservación del medio mabiente y el trabajo organizado de la comunidad. En este Programa, los gobiernos municipales y autoridades tradicionales han desempeñado el rol principal de dinamizadores de los mecanismos de coordinación y articulación intersectorial para la implementación de las intervenciones en las comunidades.

Los resultados y logros de la aplicación de estas estrategias innovadoras, han generado lecciones sobre la incorporación de los gobiernos municipales, autoridades tradicionales y movilización ciudadana, vinculando también a otros sectores como la empresa privada en acciones de promoción de la salud para el control de la malaria y otras enfermedades transmisibles. La incorporación de nuevas lecciones aprendidas relacionadas a la participación del sector salud en alianza con otros sectores, favoreciendo la corresponsabilidad en la prevención y control de la malaria.

 

Logros:

Proyectos de demostración y difusión:

Los ocho países de Mesoamérica adoptaron en áreas demostrativas el "modelo de control integral de la malaria", con técnicas alternativas sin usar DDT ni otros insecticidas persistentes, demostrando que los métodos alternos son repetibles, efectivos en función de sus costos y sostenibles, previniendo así la reintroducción del DDT en la Región para el control de la malaria.

En localidades demostrativas se redujo en 63% el número de enfermos en 2.5 años con intervenciones de campo. Se redujeron de 2,439 personas enfermas por paludismo en el 2004 a 914 en 2007, superando la meta de reducir al 50% la morbilidad del paludismo para el a;o 2015 según los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Esto fue un ahorro para los sistemas de salud, comunidad y familias por los costos de atención y perdidas de días laborales de 1,525 eventos evitados. También los casos de P. falciparum bajaron de 29 personas enfermas a 4, una reducción de 86.2%. En estas localidades demostrativas no se reportaron muertes por paludismo durante el periodo.

COn estratificación epidemiológica se focalizaron intervenciones sobre factores de riesgo asociados a la ocurrencia del paludismo en comunidades, familias y personas con mayor persistencia. Esta metodología adoptada por los niveles locales contribuyó con el diseño de estrategias adecuadas a cada realidad para el control selectivo del vector, vigilancia epidemiológica y tratamiento oportuno de las personas con paludismo.

El eje estratégico fue la participación social y de los gobiernos locales, con enfoque intercultural. En el espacio comunitario, los grupos organizados se motivaron cada ez más en la medida que lograron mayor acceso a los conocimientos sobre el problema del paludismo y sobretodo cuando fueron capaces de ejecutar medidas racionales de control que no deterioran el ambiente, como limpieza de malezas acuáticas, drenajes, rellenos sanitarios, canalización de aguas servidas, control biológico con peces larvívoros, siembra de árboles repelentes como el NIM, utilización de larvicidas biológicos y otras medidas de control amigables con el ambiente.

En el espacio familiar se consolidaron los conceptos mexicanos de casa palúdica o nicho palúdico con mediads prácticas de "mejoramiento de viviendas e higiene familiar", para eliminar refugios y atrayentes de mosquitos. Así, se favoreció el desempeño de ideas como "casa limpia, patio limpio, lote limpio, calle limpia, barriada limpia", pintado de viviendas con hidróxido de calcio (encalamiento de paredes), manejo adecuado de aguas servidas y otras acciones domésticas escenciales para el auto-cuidado familiar, con potencial impacto en otras enfermedades prevalentes tales como la enfermedad de Chagas, leishmaniasis, extoparásitos, entre otras.

Con el protecto, conservando el carácter de voluntariado, se promovió un nuevo papel de Colaboradores Voluntarios (COLVOL), con capacidad de gestión para motivar y organizar a la comunidad en acciones integrales de vigilancia, prevención y control del paludismo. El número de COLVOL aumentó de 833 en 2004 a 1,360 en 2007, un incremento del 63%, resultando un capital humano local con conocimiento y capacidad de utilizar medidas que la comunidad puede realizar sin insumos y recursos externos, contribuyendo a la sostenibilidad de las acciones a largo plazo.

Número de Colaboradores Voluntarios (COLVOL) en las Áreas Demostrativas en Mesoamérica

Colaboradores Voluntarios
Países
2004
2005
2006
2007
Belice
20
20
20
20
Costa Rica
10
29
40
41
El Salvador
14
27
28
28
Guatemala
10
16
22
22
Honduras
12
14
18
18
Nicaragua
23
23
23
23
Panamá
1
11
20
20
México
748
887
1185
1197
TOTAL
838
1027
1356
1369

En este contexto se estableció un nuevo paradigma de participación en donde la población es sujeta de sus propias decisiones, y los funcionarios institucionales, públicos, privados y de la cooperación externa, son el principal soporto para los cambios deseados. Se fortaleció la equidad social, orientaron recursos para que las nuevas modalidades de control vectorial se desarrollaran con amplia participación de los pueblos autóctonos y se adaptaran a las características culturales para consolidar la credibilidad de los métodos sin depender de insecticidas peligrosos.

Fortalecimiento de la capacidad institucional de los países para controlar el paludismo sin DDT:

En alianza con el Laboratorio de Toxicología de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí de México, Centro colaborador de OPS/OMS, se conformó una red de laboratorios y capacidades técnicas para el monitoreo y evaluación de riesgos ambientales y salud humana por exposición a COPs en la región. Se desarrolló un programa de control y aumento de la capacidad inter-laboratorio de análisis de los compuestos de DDT de sitios seleccionados con antecedentes de uso de DDT, analizando muestras de suelo, sedimentos, peces y sangre en niños.

Se reforzaron los programas nacionales de paludismo mediante la capacitación técnica en entomología, complementados con guías y manuales generados con la experiencia del protecto. Se compartió información que facilitó la toma de decisiones a través de foros de consulta y talleres de adiestramiento para promotores voluntarios y comités organizados, fortaleciendo la red de vigilancia y las acciones sostenibles de control del vector del paludismo por la comunidad.


Eliminación de remanentes de DDT y otros COP:


En el marco regulatorio del Convenio de Basilea, se ha avanzado en la disposición final adecuada de 200 toneladas de COPs encotnradas mal almacenadas y con alto riesgo humano y ambiental, de los cuales 136.7 toneladas son de DDT y 64.5 de otros COPs (Toxafeno, Clordano, HCB, Aldrin, Dieldrina y Mirex), proceso que se inició desde el 2004. Los países tramitan las solicitudes de notificación y consentimiento de trnánsito para la disposición adecuada de estas sustancias, la cual debe concluirse en diciembre de 2008.


Cofinanciamiento:


Para el desarrollo del proyecto los gobiernos nacionales y municipales de los países, la Organización Panamericana de la Salud, la Comisión de Cooperación Ambiental para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el sector provado, a la fecha han hecho aprotes de cofinanciamiento por valor de US 7.6 millones de dólares como contraparte a la financiación hecha por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA/GEF).