Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

Videos

“La pobreza se agudiza en la zonas urbanas a causa de la mala gobernabilidad, aunque también son el gran factor de desarrollo de este siglo”, Arie Hoekman, Representante en México del Fondo de Población de Naciones Unidas
 

 

El no tener presentes las necesidades de todos los habitantes que pueblan las urbes y mega urbes contemporáneas, cada vez más comunes en éste y otros continentes, es el factor que determina todas las problemáticas que se suceden en este tipo de asentamientos. Esto es lo mismo que decir que el no tener en cuenta las necesidades de los pobres urbanos, que contemplar, únicamente, las carencias o deseos de las clases más pudientes trae consigo una involución en el desarrollo integral de las ciudades, un aumento de la violencia y la inseguridad y de la segregación social. Arie Hoekman, Representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en México, concluyó con esta afirmación la intervención que realizó ayer en la ciudad de México con motivo de la Presentación del Estado de la Población Mundial 2007; Liberar el Potencial del Crecimiento Urbano.

Atendiendo a la anterior reflexión del representante de UNFPA, parece lógica su siguiente aseveración, aunque para los mandatarios de ciertos países, no se revela tan clara: “un buen gobierno es el que redistribuye la riqueza para promover el desarrollo allá donde es más necesario”. Es urgente, por tanto, que las políticas públicas de los Estados de América Latina se orienten a toda la población, no sólo a una pequeña parte.
Si bien el informe apunta que el aumento de la población urbana será, en esta primera mitad del siglo XXI, el principal factor de desarrollo, la mala gestión del aumento y la falta de atención a las clases más desfavorecidas está trayendo consigo repercusiones nada positivas.

No estaría demás, pararse también a pensar en qué tipos de asentamientos o, más bien de megalópolis caóticas, vamos a dejar en calidad de herencia envenenada a nuestros hijos, nietos…En este sentido, emitió su punto Erick Antonio Navarro, Miembro del Grupo Asesor de Jóvenes de UNFPA en México: “es urgente tomar decisiones a largo plazo que tengan muy en cuenta la opinión y necesidades de los jóvenes, ya que, en 2030, el 60% de la población urbana tendrá menos de 18 años”. Hablando concretamente de México, las urbes de hoy no ofrecen el ambiente más propicio para el desarrollo de los jóvenes.

La falta de planeación, de ciertos servicios públicos, el aislamiento y la marginación que imponen muchas de estas ciudades llevan a muchos niños y adolescentes a abandonar la escuela antes de tiempo, que pasen a formar parte del enorme sector informal dada la gran tasa desempleo, y que se de un aumento de la drogadicción, el alcoholismo y los suicidios a causa de la falta de expectativas vitales.

Las elevadas tasas de violencia registradas en la República y en otros países de la región tienen unas causas (ya mencionadas) que, según Navarro, no deben tratarse como simples temas de seguridad pública. Es decir la violencia, en todas sus formas, no sale de la nada, tiene implicaciones muy complejas que tienen mucho que ver con el ambiente hostil en que, casi siempre, viven las personas que la ejercen.

Esperemos que cuando por fin se materialicen completamente los derechos a la ciudadanía, la vida urbana no sea sufrida sino bien vivida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
28/06/07