Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 

 

Actualidad

El 9 de Octubre, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed El-Baradei, expresó gran preocupación y pesar por la información que apunta a que la República Democrática Popular de Corea ha realizado una prueba nuclear. Este ensayo “amenaza al régimen de no-proliferación nuclear y crea serios desafíos de seguridad no sólo en la región del este asiático, sino para toda la comunidad internacional”, dijo El-Baradei.

La ruptura de la moratoria mundial de ensayos de explosivos nucleares, tras diez años de cumplimiento, y el hecho de que un nuevo país tenga capacidad nuclear “son un claro revés para el compromiso internacional hacia el desarme nuclear”, consideró. Por otra parte el titular del OIEA, reiteró la “necesidad urgente, más que nunca, de establecer una prohibición universal y legalmente vinculante de pruebas nucleares”, mediante la entrada en vigor anticipada del Tratado para la Prohibición de Pruebas Nucleares.

Ese mismo día, en declaraciones a la prensa al salir de las consultas cerradas sobre el tema, el presidente en turno del órgano resolutivo de la ONU, el embajador de Japón, Kenzo Oshima, informó que los 15 miembros del Consejo condenaron de manera firme y unánime el ensayo norcoreano y adelantó que durante la sesión de expertos podría redactarse el borrador de una propuesta de resolución que plantee la respuesta del órgano de seguridad a la acción de Pyongyang.

Agregó que el proyecto de resolución podría ser promovido por Estados Unidos y que se enviaría de inmediato a las capitales de los embajadores para tomar una decisión a la brevedad posible. A la pregunta de si el mandato de la resolución contemplaría el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, que otorga al Consejo el poder de autorizar el uso de la fuerza en caso necesario, Oshima respondió que existen diversos enfoques, pero aceptó que algunos miembros del Consejo pugnan por esta cláusula.

Antecedentes

El 5 de julio del 2006 la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) disparó siete misiles balísticos de prueba, entre ellos un misil balístico intercontinental desde la zona de Taepo Dong 2, en aguas que rodean a sus vecinos, en particular el Japón.

Ante esta situación y actuando bajo la “responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales” el Consejo de Seguridad aprobó de manera unánime la resolución 1695 (2006), mediante la cual urgió a los Estados Miembros que se abstengan de transferir a Corea del Norte materiales, tecnología o recursos financieros que pudieran servir para el desarrollo de los proyectiles o armas de destrucción masiva en ese país asiático.

La resolución afirma que el lanzamiento de los misiles pone en riesgo la paz, la estabilidad y la seguridad de la región, particularmente después de la declaración realizada por Corea del Norte quien afirmó que no sólo cuenta con la capacidad de desarrollar armas nucleares, sino que ya las posee. El Consejo subrayó que es necesario que Corea del Norte evite realizar cualquier tipo de acción que incremente la tensión. También exhortó al país a trabajar en la no proliferación de armas mediante esfuerzos políticos y diplomáticos. En relación con lo anterior se invitó al país a regresar urgentemente y sin condiciones previas a las negociaciones de las llamadas Seis Partes, para poner en práctica el Comunicado Conjunto de septiembre de 2005, “en particular sobre el abandono de todas las armas y programas nucleares”.

El Consejo también pidió a los seis países –las dos Coreas, China, Japón, Rusia y Estados Unidos- que intensifiquen sus esfuerzos para la implementación completa del Comunicado Conjunto, con vistas a conseguir una desnuclearización verificable de la península de Corea de manera pacífica. De igual manera deploró la decisión del gobierno de la RPD de Corea de retirarse del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Al adoptar la resolución, el Consejo de 15 miembros destacó el potencial destructivo de los misiles balísticos, que tienen capacidad para transportar armas nucleares, químicas y biológicas.

La resolución es la primera adoptada en cuanto a Corea del Norte desde 1993, lo cual reflejó la gravedad de la situación y el compromiso del Consejo a actuar rápidamente.

 

 


 

 

Más Información:

Resolución 1695 del Consejo de Seguridad

Acta de sesión del Consejo de Seguridad S/PV.5490 (15 de julio de 2006)

Tratado sobre la no proliferación de Armas Nucleares

Armas Nucleares

Conferencia de Revisión de las Partes del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares 2005

 

Resolución del Consejo de Seguridad S/RES/1695

 

 

 

 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
13/02/07