Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 


Somalia:
La ausencia de seguridad agrava los efectos de la sequía

Frente al telón de fondo del frágil proceso de paz y las alentadoras perspectivas de reconciliación, la inseguridad persistente en muchas partes del país suscita crecientes problemas para la asistencia humanitaria, en momentos en que Somalia hace frente a los efectos de la peor sequía experimentada en el último decenio.

Crónica

En momentos en que los organismos de asistencia de las Naciones Unidas dan la voz de alerta acerca del Cuerno de África, donde más de 8 millones de personas corren grave peligro a raíz de la devastadora sequía, sigue siendo motivo de particular preocupación la situación reinante en uno de los países afectados, Somalia, que requiere urgente atención. Pese a algunos progresos recientes hacia la restauración del Gobierno central, la persistente inseguridad dificulta mucho la lucha contra los efectos de la sequía, complica aún más la reconciliación política y deja a Somalia especialmente vulnerable a una nueva desestabilización. Los dos elementos – el proceso de paz política, por una parte, y por la otra, la precaria situación humanitaria – avanzan a un ritmo diferente, pero están relacionados estrechamente entre sí, dice Christian Balslev-Olesen, Coordinador interino de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas en Somalia. Somalia está frente a la más grave situación de emergencia de este decenio a raíz de la sequía, la cual “se agrega a una situación en que ya aparecen los indicadores más complicados para el desarrollo humano”, agrega Balslev-Olesen. En marzo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas expresó su creciente preocupación respecto de “una gran carencia de medios de vida y un aumento de la inseguridad civil y alimentaria”, y exhortó a todos los líderes somalíes a velar por que se franquee un acceso completo y sin trabas al socorro humanitario, además de garantizar la seguridad de los trabajadores de asistencia humanitaria.

Actualmente, hay unos 2,1 millones de somalíes que dependen por entero de la asistencia internacional. No cabe sorprenderse de que el grueso del reciente llamamiento de las Naciones Unidas para la asistencia humanitaria en el Cuerno de África – 327 millones de dólares, de un total de 426 millones – se destine a Somalia. No obstante, los trabajadores de asistencia humanitaria tropiezan con peculiares dificultades para llegar a todas las personas necesitadas, pues tratan de ofrecer asistencia en medio de constantes amenazas, actos de piratería, secuestros y bloqueos de carreteras. Si no se brinda asistencia, en las resecas zonas meridionales podrían ocurrir cada mes entre 10.000 y 12.000 defunciones humanas y la pérdida de hasta un 80% del total de cabezas de ganado del país. A medida que van disminuyendo las reservas alimentarias y se va dependiendo cada vez más de la asistencia externa, aumenta la competición por esos escasos recursos y, por ende, las luchas entre distintos clanes y dentro de un mismo clan, los secuestros, el saqueo de convoyes, la extorsión y la imposición de “tasas de protección”, según se advierte en un reciente informe de las Naciones Unidas.

Contexto

  • Varios años sucesivos de deficientes precipitaciones pluviales han afectado particularmente a las comunidades pastorales y agropastorales, que se ven forzadas a recorrer grandes distancias para encontrar terrenos de pastoreo para sus animales. Mientras tanto, la menor producción agrícola redundó en un pronunciado aumento del precio de los alimentos, particularmente de los cereales.
  • Los 2,1 millones de personas que dependen de la asistencia constituyen el 25% de la población e incluyen 400.000 desplazados internos, muchos de las cuales corren el riesgo de morir de malnutrición si no se subsana la crisis. En algunas zonas, las familias están gastando del 70% al 80% del escaso dinero que poseen sólo para comprar agua.
  • Hay más de 1.000 funcionarios de contratación nacional e internacional que están trabajando en el país, pertenecientes a todos los organismos de las Naciones Unidas. Sin embargo, en las grandes ciudades, Mogadishu y Kismayu, no hay personal internacional.
  • Hasta un 80% de las escuelas en zonas afectadas por la sequía están cerradas, en un país donde, en condiciones normales, sólo el 20% de los niños tiene acceso a la educación.
  • La seguridad sigue siendo el mayor problema que amenaza al proceso de paz somalí. Además, sigue afectando la deplorable situación humanitaria, empeorada por la sequía regional. El Gobierno Federal de Transición ha logrado considerables adelantos en cuanto a superar las diferencias entre las diferentes facciones somalíes, pero hay varios obstáculos que podrían desbaratar el frágil proceso de paz. Los recientes disturbios en Mogadishu han agravado las tensiones y lo propio ha ocurrido por la presencia de algunas milicias armadas en las cercanías de Baldoa, sede provisional del Gobierno. Los líderes somalíes y el Gobierno Federal de Transición están abordando la necesidad de acantonar a estos grupos y proporcionarles alimentos, agua y albergue, mediante la asistencia de los donantes.



PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN:


Oficina de las Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH):

Amanda di Lorenzo, Tel: +254 734 210 102, E-mail: Amanda.di.Lorenzo@undp.org or dilorenzoa@un.org
Oficina del Enviado Especial para la Asistencia Humanitaria en el Cuerno de África:
Olla Hassan, Tel. +1 917 367 4331, E-mail: hassano@un.org
Programa Mundial de Alimentos (PMA):
Peter Smerdon, Tel. +254 20 622179 or Mobile: +254 733 528 911, E-mail, peter.smerdon@wfp.org
Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia (UNPOS):
Ian Steele, Tel: +254 020 62 1500, E-mail: steelei@un.org

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Costa de Marfíl: al borde de un estallido de violencia

De las guerras por el agua a los puentes de cooperación

Entre rejas: los niños en conflicto con la ley

Terremeto en el Asia meridional

La situación de muchos refugiados se está prolongando...

Somalia: la ausencia de seguridad agrava los efectos de la sequía

La tragedia oculta de Nepal

República Democrática del Congo:  la situación humanitaria sigue exigiendo atención

Perdidos en la migración

Liberia: los retos del desarrollo

 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
5/07/06