Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 


Entre Rejas, más allá de la justicia:
Historia inédita de los niños en conflicto con la ley

En medio de importantes avances en las acciones mundiales a fin de asegurar ámbitos de protección para los miembros jóvenes de la sociedad, en muchas partes del mundo hay un número alarmante de niños detenidos sin causa suficiente, a menudo por infracciones que no se consideran delictivas cuando son cometidas por adultos.

Crónica

“Los Estados Partes velarán por que … ningún niño sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente”. Eso establece la Convención sobre los Derechos del Niño, uno de los siete tratados básicos que constituyen el marco internacional de derechos humanos. Pero según el UNICEF, hay en todo el mundo una alarmante cantidad de niños privados de su libertad, detenidos sin causa suficiente. De manera similar, si bien la Convención estipula claramente que el encarcelamiento de un niño sólo debe utilizarse “como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda”, muchos niños han sido detenidos simplemente por ser molestos o ser percibidos como amenazantes. Además, en su mayoría no han sido enjuiciados, pero se los detiene durante meses, en algunos casos durante años, y con frecuencia sin acceso a asistencia jurídica. En algunos países, la gran mayoría de los niños en conflicto con la ley pertenecen a comunidades desfavorecidas y se los considera delincuentes simplemente por tratar de sobrevivir. Los niños suelen estar detenidos en condiciones deplorables e inhumanas. El maltrato físico es frecuente y los niños padecen graves traumas a raíz de torturas e interrogatorios. Con frecuencia, son niños víctimas de la trata y la explotación sexual, a los que se sigue haciendo víctimas.

Si bien la aprobación unánime en 1989 de la Convención sobre los Derechos del Niño por la Asamblea General de las Naciones Unidas imprimió un gran impulso a las medidas mundiales para proteger los derechos del niño y llevó a un primer plano en los medios de difusión muchos problemas subyacentes, los expertos de las Naciones Unidas advierten que aún no se ha prestado suficiente atención a esas situaciones, que tienen graves repercusiones sobre el bienestar infantil. Para enfrentar este problema, el UNICEF está colaborando con varios países a fin de armonizar los sistemas de justicia de menores y las normas internacionales, además de salvaguardar los derechos de los niños que entran en contacto con la ley.

Contexto

  • La expresión “niños en conflicto con la ley” denota a cualquier persona menor de 18 años que entra en contacto con el sistema de justicia, a raíz de que se lo acusa de cometer una infracción o se sospecha que la ha cometido. Los niños en conflicto con la ley, en su mayoría, han cometido delitos de poca monta o de escasa importancia como vagabundeo, absentismo escolar, mendicidad o consumo de alcohol. Algunas de éstos se conocen como “delitos en razón de su condición” y no se consideran delictivos cuando los comete un adulto.
  • Según estimaciones del UNICEF, hay en todo el mundo más de 1 millón de niños encarcelados como resultado de haber entrado en conflicto con la ley.
  • De los niños que terminan en el sistema de justicia penal, la mayoría pertenece a comunidades y familias en situación particularmente desventajosa y, a menudo, de minorías discriminadas.
  • Encarcelar a los niños, en lugar de buscar alternativas, los estigmatiza como delincuentes, los priva de oportunidades de empleo y becas y los pone en contacto con quienes han cometido delitos más graves. También acrecienta la probabilidad de que infrinjan nuevamente la ley.
  • ¿Hay alternativas a la detención? Sí, las hay, dice el UNICEF, el cual recomienda varias respuestas, entre ellas: no encarcelar a los niños que simplemente tratan de sobrevivir; apartar del sistema de justicia penal a los niños que han cometido delitos de poca importancia; recurrir a la detención sólo como último recurso; cuando se encarcela a los niños, mantenerlos separados de los adultos. Los gobiernos deben vigilar muy estrechamente la situación y, como mínimo, mantener registros del número de niños encarcelados y de cuánto tiempo permanecen en la cárcel.


PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN:

Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF):

Karen Dukess, Tel: +1 212 303 7910, Email: kdukess@unicef.org

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Costa de Marfíl: al borde de un estallido de violencia

De las guerras por el agua a los puentes de cooperación

Entre rejas: los niños en conflicto con la ley

Terremeto en el Asia meridional

La situación de muchos refugiados se está prolongando...

Somalia: la ausencia de seguridad agrava los efectos de la sequía

La tragedia oculta de Nepal

República Democrática del Congo:  la situación humanitaria sigue exigiendo atención

Perdidos en la migración

Liberia: los retos del desarrollo

 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
5/07/06