Resumen de noticias

Esta semana
Anteriores

Comunicados

Este año
Anteriores

Artículos de opinión
Calendario
Conferencias de prensa y eventos relevantes en México
Galería de fotos
Temas de interés
Objetivos de Desarrollo del Milenio
2003: Año del Agua
Otros temas de actualidad

Sede de la ONU
Centro de noticias

Correo-e: jmdiez@un.org.mx

< Inicio

 
 

Sala de Prensa

 

 

 


Côte d'Ivoire:
Al borde de un estallido de la violencia,
en medio de un proceso de paz tambaleante

En momentos en que Côte d'Ivoire se prepara para las elecciones de octubre, que debían haberse celebrado en 2005, el país transita sobre el filo de la navaja, con temores de que una renovada erupción de violencia destruya los adelantos hacia la reconciliación política. Los llamados “medios que instigan el odio” suscitan temores en la gente, incitan a la violencia y constituyen una grave amenaza para la paz y la reconciliación.

Crónica

En abril, cuando el mundo recordaba el duodécimo aniversario del genocidio de Rwanda, algunos informes periodísticos de Côte d'Ivoire recordaron alarmantemente al modo en que los líderes rwandeses utilizaron los medios de difusión para incitar a devastadores actos de violencia. Después de una serie de golpes de Estado iniciada en 1999, en septiembre de 2002 un motín militar en Côte d'Ivoire se generalizó y se transformó en una gran revuelta, cuando los habitantes del norte se rebelaron contra el dominio del sur y los combates entre el Gobierno y las Forces nouvelles rebeldes causaron miles de muertos. Si bien se han interrumpido las hostilidades, el país sigue dividido entre el sur, en poder del Gobierno, y el norte, controlado por los rebeldes. En 2004, se estableció la Operación de las Naciones Unidas en Côte d' Ivoire (ONUCI) para vigilar la cesación del fuego y apoyar la aplicación de los acuerdos de paz, y ahora mantiene una paz endeble.

Desde hace mucho tiempo, hay en el país virulentos ataques contra opositores políticos en la prensa y la televisión nacionales, así como en las radios nacionales y locales. Los periodistas, que luchan por mantener su independencia, a menudo caen víctimas en un país donde son comunes la política partidista y los mensajes que fomentan el odio. Si bien los medios de difusión son aparentemente libres, en los últimos años los periodistas han sido objeto de acoso, amenazas, arresto e incluso asesinato. Los periodistas tienen muy poca autonomía editorial y con frecuencia la cobertura periodística está regida por las afiliaciones políticas.

Durante una visita realizada en febrero de 2006, el Coordinador de las Naciones Unidas para Situaciones de Emergencia Jan Egeland dijo que los civiles de ese país figuran entre los menos protegidos del mundo. Exhortó a adoptar medidas inmediatas: “cuando los medios de difusión que instigan el odio a la manera rwandesa instan a atacar a civiles indefensos, a asesinar a las minorías y a atacar a las organizaciones internacionales de asistencia humanitaria, es preciso enjuiciar a los autores”. Si no hay posibilidad de que se apliquen sanciones severas y rigurosas a quienes emiten mensajes incendiarios, los medios que instigan el odio seguirán siendo una grave amenaza para la paz y la reconciliación nacional.

Contexto

  • Côte d'Ivoire obtuvo su independencia en 1960 y disfrutó de varios decenios de unidad y crecimiento económico, por lo que adquirió una buena reputación como caso de éxito africano. En el decenio de 1990 se instauró la democracia, pero el descontento de algunos grupos suscitó una serie de golpes de Estado, que a su vez condujo al pleno estallido de la guerra civil en 2002. En 2003 se concertó un acuerdo de paz con la intermediación de Francia, pero esta paz endeble no fue consolidada.
  • En 2004, la ONUCI estableció su propia estación radiodifusora para contrarrestar los efectos de la propaganda incendiaria y los mensajes de odio. Inicialmente cubría Abidján, pero posteriormente la estación amplió su alcance hasta llegar a poblados en poder de los rebeldes en el norte. En diciembre de 2004, se aprobó una nueva Ley de prensa que prevé sanciones contra las malas prácticas periodísticas y medios de inculcar ética periodística.
  • En diciembre de 2005, Charles Konan Banny fue designado Primer Ministro interino. Su designación fue apoyada por mediadores africanos y por las Naciones Unidas, para impulsar el proceso de paz estancado en Côte d'Ivoire. El Primer Ministro enfrenta tareas difíciles, entre ellas desarmar a las fuerzas rebeldes y a las milicias que apoyan al Gobierno, empadronar a los votantes y organizar elecciones para el 31 de octubre.
  • En enero de 2006, las fuerzas y los bienes de las Naciones Unidas fueron atacados por miembros de un grupo político, los “Jóvenes patriotas”, y posteriormente se evacuó provisionalmente a los funcionarios internacionales. Lo que es más alarmante es que en algunas localidades hubo incitaciones al ataque proferidas por líderes milicianos y de la prefectura, quienes se apoderaron de las estaciones de radio locales y las usaron para difundir mensajes de odio y exhortación a la destrucción. El Consejo de Seguridad impuso sanciones a dos jóvenes líderes y un comandante rebelde. El Representante Especial del Secretario General, Pierre Schori, advirtió que “predicar la violencia equivale a esforzarse por que el proceso de paz fracase”.
  • El Secretario General Kofi Annan condenó que se recurra a los medios de difusión para emitir mensajes de odio y exigió que todos los partidos y todos los líderes desistan de esos intentos. El Consejo de Seguridad exhortó a aplicar sanciones a quienes inciten a la violencia y el odio, inclusive a quienes recurran a los medios de difusión.
  • El Secretario General indicó que los preparativos de las elecciones y el papel de los medios de difusión son los problemas actuales más importantes. Es preciso adoptar medidas concretas y dinámicas a fin de comenzar a poner en práctica el programa de desarme, desmovilización y reintegración, dispersar las milicias, reasumir la autoridad del Estado, empadronar a los votantes y preparar las elecciones.
  • Un informe dado a conocer por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios el 27 de abril indica que desde los comienzos de la crisis actual en 2002, cuando el fallido golpe de Estado contra el Presidente Laurent Gbagbo desembocó en la guerra civil, se estima que han quedado desplazadas unas 700.000 personas. De ellas, un 90% viven con otras familias en cinco grandes zonas urbanas, lo cual impone graves tensiones económicas a muchos de los anfitriones. El informe también indica que un 50% de esas personas desplazadas dice que su estado de salud ha empeorado, mientras un 30% de los niños desplazados no puede asistir a la escuela.




PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN:


Operación de las Naciones Unidas en Côte d'Ivoire (ONUCI):

Margherita Amodeo, Tel: +225 0620 33 05, E-mail: amodeo@un.org
Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH): :
Besida Tonwe, Jefe, Oficina Regional de la OCAH para el Apoyo al África Occidental
Tel: (+225) 22 40 5170, E-mail: tonwe@un.org or besida@ocha.ci
Pierre Marie N'Gore, Oficial de Información Pública, Tel: +225 22 40 5172

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Costa de Marfíl: al borde de un estallido de violencia

De las guerras por el agua a los puentes de cooperación

Entre rejas: los niños en conflicto con la ley

Terremeto en el Asia meridional

La situación de muchos refugiados se está prolongando...

Somalia: la ausencia de seguridad agrava los efectos de la sequía

La tragedia oculta de Nepal

República Democrática del Congo:  la situación humanitaria sigue exigiendo atención

Perdidos en la migración

Liberia: los retos del desarrollo

 
© Derechos reservados CINU, 2000  
Última actualización
5/07/06