BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/011
7 de marzo de 2003
 

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER, 2003
Mensaje de Thoraya Obaid, Directora Ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)
 
Mensaje de Thoraya Obaid, Directora Ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en ocasión del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo de 2003):

Hace más de dos años, los líderes del mundo acordaron aprovechar los primeros 15 años de este nuevo siglo para desencadenar un ataque masivo contra la pobreza, la salud deficiente y la desigualdad de género. Convinieron en colaborar con las Naciones Unidas a fin de reducir a la mitad la pobreza y el hambre, reducir la mortalidad de niños de corta edad y madres, contrarrestar la propagación del VIH/SIDA y asegurar la educación primaria universal.

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, debemos reconocer que para avanzar más hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio es preciso lograr un mayor adelanto en la situación de las mujeres y las niñas. Para poder liberarse de la pobreza, las mujeres y las niñas necesitan libertad e igualdad, mayores oportunidades y opciones reales. Necesitan vivir libres de discriminación y violencia por motivos de género. En síntesis, necesitan que se respeten sus derechos y que se satisfagan sus necesidades básicas.
En la actualidad, las mujeres y las niñas más pobres son quienes tienen menor acceso a los servicios de educación y salud, lo cual refuerza el ciclo de la pobreza y tiene graves consecuencias para su salud. En el mundo en desarrollo, una mujer corre un riesgo de morir durante el embarazo y el parto hasta seiscientas veces superior al que corre una mujer en otros países más ricos del mundo.

Cada minuto, una mujer pierde la vida durante el parto y muchas más padecen graves discapacidades. Sería posible contrarrestar esta crisis, que conlleva enormes costos económicos y sociales, sí todas y cada una de las mujeres tuvieran acceso a servicios de salud reproductiva. Esos servicios básicos abarcan la planificación voluntaria de la familia, la atención adecuada durante el embarazo y el parto y la prevención de las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/SIDA. Dado que la epidemia de SIDA está asolando poblaciones enteras, esos servicios son hoy más importantes que nunca antes, e igualmente importante es la colaboración y el apoyo de los hombres a fin de promover la salud de las familias y las comunidades y compartir la carga de la atención de los afectados.

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, exhorto a todos los países a unir sus esfuerzos en pro de las acciones mundiales para mejorar la salud de la mujer. El acceso universal a los servicios de salud reproductiva antes del año 2015 sigue siendo un objetivo internacional costeable, asequible y con buena eficacia en función de los costos. Es una inversión especialmente importante hoy, en que está ingresando en su etapa plena de procreación el mayor grupo registrado en la historia de adolescentes y mujeres jóvenes. Si asignáramos prioridad mundial a la supervivencia de ese grupo, podríamos contrarrestar la crisis actual del estado de salud de la mujer y acelerar el progreso hacia la reducción de la pobreza, el hambre y las enfermedades. Si todos colaboramos, podemos crear un mundo en que todas y cada una de las mujeres podrán vivir en condiciones de salud, paz y dignidad.

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial