BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 03/010
7 de marzo de 2003
 

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER, 2003
Mensaje de Noeleen Heyzer, Directora Ejecutiva, UNIFEM
 
Mensaje de Noeleen Heyzer, Directora Ejecutiva del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) en el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo del 2003):

El Día Internacional de la Mujer 2003 se celebra en un mundo en el cual la esperanza es necesaria y posible. Pero también se celebra en un momento de miedo e inseguridad. En el día en que se conmemoran los derechos y las luchas de las mujeres, no se pueden negar las señales del progreso.

Los compromisos que acordaron los líderes de los 189 Estados Miembros de las Naciones Unidas en la Declaración del Milenio (2000), proponían la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres como una meta con derecho propio, así como meta estratégica para el cumplimiento de los otros siete objetivos.
Hace un mes, el 7 de febrero, los estados firmantes de la nueva Corte Penal Internacional eligieron a siete mujeres como jueces, más de un tercio del total de jueces de la Corte. Los defensores de la equidad de género y un gran número de comunidades y países que han hecho realidad sus compromisos con las mujeres tienen muchas razones para sentirse orgullosos de esto y de muchos otros logros.
Sin embargo, vivimos en un mundo en donde los derechos humanos y la seguridad humana siguen siendo un sueño para muchas mujeres y hombres. Resaltar la importancia de la seguridad humana haría ver la pobreza, la destrucción medio ambiental, el analfabetismo y el VIH/SIDA como las verdaderas amenazas que enfrentan millones y conduciría a darle prioridad a la disponibilidad de recursos para la salud pública y la educación en lugar de gastar el dinero en aviones de combate y otras armas.
En el Día Internacional de la Mujer, como en cualquier otro día, cientos de mujeres perderán sus extremidades por la explosión de minas terrestres, miles de mujeres serán violadas amenazadas con armas de fuego en países destrozados por la guerra y conflictos armados, y cientos de miles se refugiaran en campamentos, al haber sido desplazadas por el bombardeo de sus pueblos y aldeas.
Un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud señaló que se puede esperar que aproximadamente una de tres mujeres en el mundo sean golpeadas, forzadas a tener relaciones sexuales, o abusadas de cualquier otra manera durante su vida. En el Día Internacional de la Mujer, como en cualquier otro día, el que cometa el ultraje será por lo general un miembro de su familia o alguien a quien conocen. Todo esto conduce a una conclusión aterradora: un factor central para convertirse en víctima de la violencia es ser mujer.
El creciente reconocimiento de amenazas específicas y violaciones omnipresentes hacia la seguridad y derechos de la mujer, ha producido una serie impresionante de compromisos en los últimos años. La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés) y su Protocolo Facultativo, la Declaración de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y un número creciente de compromisos regionales requieren que los Estados tomen acciones concretas para proteger y promover los derechos de la mujer.
En octubre del 2000, un mes después de la adopción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 1325, que hace un llamado para que se proteja a las mujeres en zonas de conflicto y para que participen en los procesos de establecimiento y mantenimiento de la paz. Al aprobar esta resolución, el Consejo de Seguridad reconoció que las mujeres están luchando por la paz haciendo frente a múltiples y nefastas formas de violencia.
Para que esta resolución tenga sentido, es de vital importancia dar mayor apoyo a las innovadoras y audaces iniciativas de las mujeres en países y comunidades alrededor del mundo. En el sudeste de Europa, las mujeres de la nueva Asamblea de Kosovo han formado alianzas que rebasan los partidos políticos para formar foros de mujeres, un esfuerzo no partidista en una comunidad traumatizada por el conflicto y las luchas étnicas. En países destrozados por la guerra como Sierra Leona, Somalia, Sri Lanka y Colombia, las mujeres han demandado su inclusión en las negociaciones de paz y han contribuido con sus esfuerzos para establecer la paz en sus comunidades.
Desde 1997, por medio de un Fondo Concursable para la Lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres establecido en el UNIFEM por la Asamblea General, hemos podido ofrecer más de 7 millones de dólares a grupos en 73 países que están utilizando estrategias creativas para hacerle frente y reducir el homicidio de mujeres, la violencia doméstica, el tráfico, la violación y un gran número de formas de violencia que enfrentan las mujeres en todas partes, durante la guerra o la paz.
El año pasado, en respuesta a la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad, el UNIFEM comisionó la Evaluación de las Expertas Independientes titulado “Mujeres, Guerra y Paz”. Las expertas visitaron a mujeres que han sobrevivido a la violencia en más de 14 países en conflicto o que han tenido conflictos. Hoy en día, mientras los líderes del mundo se debaten sobre si deben entrar a la guerra, sabemos que los cientos de mujeres heroicas que conocieron las expertas están comprometidas a realizar sus mejores esfuerzos para encontrar alternativas creativas a la violencia masiva y la devastación. Pero, aún hoy, las mujeres raramente se encuentran en las mesas donde se decide la guerra, o en las mesas donde se negocia la paz.
Las mujeres alrededor del mundo que con valentía están superando las diferencias y las divisiones necesitan que las instituciones para la paz y la seguridad compartan su visión de seguridad y derechos humanos. Las mujeres alrededor del mundo quieren saber que los Objetivos de Desarrollo del Milenio ofrecen un número de metas, ligadas a principios y compromisos que tienen como prioridad el lograr un mundo sin pobreza, sin violencia y sin desigualdad. En el Día Internacional de la Mujer 2003 renovemos nuestro compromiso para poner en marcha la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad y a llevar a cabo los Objetivos de Desarrollo del Milenio, para que podamos alcanzar la seguridad para todos.


El Fondo de Desarrollo las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) trabaja para promover la seguridad, los derechos y el empoderamiento y la igualdad de género de las mujeres mundialmente.

Para mayor información visite: www.unifem.org


Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial