BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 02/169
29 de noviembre de 2002
 

DECLARACION DEL SECRETARIO GENERAL
EN EL DIA INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD
CON EL PUEBLO PALESTINO - 29 DE NOVIEMBRE
 

Este año el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino es un día de lamento y pesar. Las pérdidas humanas y materiales sufridas por el pueblo Palestino en los últimos dos años han sido catastróficas. Durante los dos últimos años, la deplorable situación en el Territorio Palestino Ocupado ha sumido a toda la región en un continuo estado de crisis, sin que haya una solución a la vista. Cientos de vidas se han perdido, principalmente palestinas, pero también israelitas. Desgraciadamente, muchas de las víctimas han sido niños.

A menudo, las autoridades israelíes han usado la fuerza de manera excesiva y desproporcionada y han habido casos de ajusticiamientos extrajudiciales, detenciones arbitrarias, deportaciones y castigos colectivos, como las demoliciones de viviendas palestinas. Tales acciones sólo intensifican la rabia, la desesperación y el deseo de venganza. Al mismo tiempo, los crueles y devastadores ataques terroristas contra civiles israelíes, incluidos los bombazos suicidas, han reclamado muchas vidas inocentes y han herido a muchos más. Tales acciones sólo obstruyen la causa Palestina. En ambos bandos, el resultado de estas acciones ha sido la casi total destrucción de la creencia de que existe un interlocutor válido para lograr una paz justa.

Desde marzo pasado, las mayores ciudades de la Ribera Occidental han sido reocupadas en el curso de operaciones militares israelíes. La destrucción en gran escala ha paralizado la actividad económica en el Territorio Palestino Ocupado, produciendo una crisis humanitaria que el resto del mundo apenas está empezando a apreciar. Los estrictos cierres y toques de queda han asfixiado aún más la economía palestina y han reducido la vida de miles de hogares palestinos a una severa lucha por la diaria supervivencia. La capacidad de funcionamiento de la Autoridad Palestina se ha visto disminuida severamente. El Presidente Arafat ha sido confinado al último edificio que queda en pie en sus oficinas centrales de Ramallah. Incluso hay informes de planes para expulsar al Presidente Arafat de la Ribera Occidental, acción que la comunidad internacional no puede aceptar.

A pesar de haberse dado este ciclo aparentemente interminable de muerte y destrucción, también ha tenido lugar un proceso paralelo de avances diplomáticos y políticos. Hoy tiene lugar un consenso mundial sobre una solución que satisfaga las necesidades fundamentales de ambos bandos y logre obtener un mayor apoyo internacional. Se trata de la visión de establecer otros estados, lo cual está confirmado por la resolución 1397 del Consejo de Seguridad y aceptada por todas las partes. Lograr este objetivo requiere ‘‘la cesación completa de todos los actos de violencia, incluidos todos los actos de terrorismo, provocación, incitación y destrucción’’, lo cual exigió nuevamente el Consejo en su última resolución, la 1435.

A través de contactos en la zona y en las capitales mundiales, el Cuarteto de mediadores internacionales ha intentando ayudar a las partes a dejar la confrontación y reanudar el proceso político. En la reunión de Naciones Unidas en Nueva York, el 17 de septiembre, los directores del Cuarteto acordaron un ‘‘mapa de ruta’’ para lograr un acuerdo final, que incluye la creación del Estado Palestino dentro de tres años. Estamos en constante comunicación con las partes para elaborar de manera conjunta los pormenores del ‘‘mapa de ruta’’ e instamos fuertemente a las partes a que emprendan rápidamente este camino. Nos han asesorado en este esfuerzo poderes regionales y otros poderes interesados, los cuales nos han alentado mediante iniciativas como la del Príncipe Abdullah de la Corona Saudí, que fue adoptada por la Cumbre de la Liga Árabe en Beirut el pasado marzo.

Me gustaría señalar aquí, una vez más, que el progreso sustentable sólo puede lograrse si se toman medidas simultáneas en los aspectos de seguridad, económicos, humanitarios y políticos del conflicto. No puede haber ninguna solución impuesta por la fuerza. Ningún progreso duradero puede lograrse sin un horizonte político claro: a saber, un acuerdo final claramente definido y aceptable para ambos bandos.

La reforma de las instituciones palestinas es esencial, principalmente para el beneficio de los palestinos. Sin embargo, para que estas medidas produzcan resultados tangibles deben complementarse con medidas israelíes que creen las condiciones favorables para la reanudación de la actividad económica palestina. Esto incluye la conclusión de un acuerdo de seguridad palestino-israelí que asegure el fin de todas las formas de violencia, el retiro de las áreas controladas por los palestinos, el cese inmediato de nuevos asentamientos, el levantamiento de restricciones contra el traslado de gente, alimentos y servicios esenciales, y el pago de los réditos del IVA y demás ingresos presupuestarios que se le deben a la Autoridad Palestina.

Entretanto, el pueblo palestino necesita urgentemente ayuda humanitaria y alivio de emergencia, como claramente indicó en su informe Catherine Bertini, quien visitó la región como mi Enviada Humanitaria Personal. La comunidad donante internacional debe seguir contribuyendo generosamente en este tiempo de gran necesidad hasta que la crisis haya terminado y la situación se haya estabilizado. El Gobierno Israelí debe cumplir sus compromisos, levantar las restricciones y proporcionar libre acceso a los convoyes humanitarios y a las misiones de alivio a la población civil en los Territorios Ocupados.

Las Naciones Unidas han procurado hacer su parte no sólo a través de los esfuerzos de la Oficina para la Coordinación de Asistencia Humanitaria, el Programa Mundial de Alimentos, el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, la UNICEF y otros organismos. Más importante aún, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente, OOPS, continúa jugando un papel central al cubrir las crecientes necesidades de la comunidad de refugiados.

Dentro del marco del Cuarteto, el Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Sr. Terje Rød-Larsen, continúa trabajando muy estrechamente con las partes y los representantes de la comunidad internacional para apoyar el proceso de paz y la coordinación de la ayuda internacional.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para renovar mi compromiso de trabajar con todas las partes hasta lograr un acuerdo amplio, justo y duradero de la cuestión Palestina sobre las bases de las resoluciones 242, 338 y 1397 del Consejo de Seguridad y del principio de ‘‘tierra por paz’’. Con los esfuerzos redoblados de todos nosotros, más pronto que tarde, vendrá el día en que el pueblo palestino pueda disfrutar finalmente de sus derechos inalienables, incluido el derecho a la autodeterminación y a la creación de un Estado Palestino.

Kofi Annan
Secretario General de Naciones Unidas

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial