BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 02/158
8 de noviembre de 2002
 

Declaración del Secretario General, Kofi Annan, respecto de la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad sobre Iraq
 


Señor Presidente:

La resolución que el Consejo de Seguridad ha aprobado hoy ha reforzado la causa de la paz y ha dado un ímpetu renovado a la búsqueda de la seguridad en un mundo cada vez más peligroso.

La resolución establece en términos claros la obligación del Iraq de cooperar con las Naciones Unidas para conseguir el desarme final y completo respecto de sus armas de destrucción en masa.

La resolución no deja duda alguna en cuanto a la naturaleza de estas obligaciones y el modo en que deben cumplirse. Ahora el Iraq tiene una nueva oportunidad de cumplir todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Yo insto a los dirigentes iraquíes -por el bien de su pueblo y de la seguridad y el orden mundiales- a que aprovechen esta oportunidad y comiencen así a poner fin al aislamiento y los sufrimientos del pueblo iraquí. No obstante, si el Iraq mantiene su actitud desafiante, el Consejo de Seguridad deberá asumir sus responsabilidades.

Esta resolución se basa en el derecho, en el esfuerzo colectivo y en la legitimidad única de las Naciones Unidas. Constituye un ejemplo de diplomacia multilateral al servicio de la causa de la paz y la seguridad.

La resolución da forma a un compromiso renovado para impedir el desarrollo y la propagación de armas de destrucción en masa, y al deseo universal de que esta meta se alcance por medios pacíficos.

Yo felicito a los dirigentes y a los miembros del Consejo que tanto han trabajado para negociar esta resolución. Sé que no ha sido fácil llegar a un acuerdo. Han hecho falta a la vez paciencia y perseverancia. Pero el esfuerzo ha valido la pena. Cuando el Consejo se une envía una señal muy potente. Yo espero que el Iraq prestará atención a esta señal.

Deseo también expresar mi reconocimiento a los países, en particular los miembros de la Liga de los Estados Árabes, que persuadieron al Iraq a deponer su precedente actitud.
Es importante que los gobiernos que tienen influencia con el Iraq sigan unidos en el empeño de conseguir que este país cumpla sus obligaciones internacionales.
Nos aguarda un camino difícil y peligroso. Pero la Comisión de las Naciones Unidas de Vigilancia, Verificación e Inspección, y el Organismo Internacional de Energía Atómica, habilitados por esta resolución, disponen de los medios necesarios para llevar a cabo su vital tarea.

Para realizarla con éxito necesitarán la cooperación plena e incondicional del Iraq y la determinación constante de la comunidad internacional de perseguir su objetivo común de un modo unitario y eficaz.

Estamos en un momento de prueba para el Iraq, para las Naciones Unidas y para el mundo entero. El objetivo consiste en lograr el desarme pacífico del Iraq en cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad, y conseguir un futuro mejor y más seguro para su población.

La manera en que se resuelva esta crisis afectará en gran medida a la situación de la paz y la seguridad en la región y en todo el mundo en los años venideros.

Yo felicito al Consejo por haber actuado hoy con ánimo resuelto y decidido.

Muchas gracias.

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial