BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 02/156
08, noviembre, 2002
 

CONFERENCIA DE PRENSA DEL GRUPO DE TRABAJO SOBRE LA DETENCIÓN ARBITRARIA DE LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS
  Intervención del Sr. Louis Joinet, Presidente-relator del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria y de la Sra. Soledad Villagra, miembro del Grupo (*)

Señoras y señores:

Buenos días a todos.

Ustedes se preguntarán: por qué el grupo de trabajo ha venido a méxico? : la respuesta es simple: porque el gobierno de méxico lo ha invitado.

Debemos entonces deducir que si el grupo viene es porque se dan casos de detención arbitraria en méxico? Sí: tal es el caso en todos los países del mundo. En todas partes se dan detenciones arbitrarias. Sólo la intensidad varía. Ésa es la razón por la cual países tan diferentes como australia, el perú, el reino unido de gran bretaña e irlanda del norte o vietnam han invitado al grupo de trabajo a visitar sus países en misión oficial.

Tratándose de méxico, basta examinar el último informe de la comision nacional de derechos humanos (r.vi 2/ 2001), según el cual de numerosas denuncias recibidas entre 1999 y 2001, 323 casos fueron calificados como detenciones arbitrarias.

Pero qué es en realidad una detención arbitraria? Nosotros no hemos dedicado nuestro tiempo a profundos debates académicos. Hemos elaborado más bien algunos criterios a partir de las constataciones que hemos efectuado durante nuestras visitas a diversos países. Ellas muestran que existen al menos tres categorías de situaciones que están en el origen o que favorecen las detenciones arbitrarias:

La primera categoría se refiere a las personas detenidas "de facto", es decir, sin la menor base o sustento legal. Es el caso , por ejemplo, de personas que son mantenidas en prisión aun cuando han ya cumplido la totalidad de la pena a la que fueron condenadas.


La segunda categoría se presenta cuando una persona es detenida por haber ejercido pacíficamente un derecho garantizado por la declaración universal de los derechos humanos y por los tratados internacionales que ésta ha generado. Se trata, entre otros, de los derechos a las libertades de opinión y de expresión; es decir, de sus libertades, así como del derecho a la libertad de manifestar pacíficamente, y de organizarse en sindicatos y asociaciones, tales como las organizaciones no gubernamentales.


La tercera categoría se refiere a la detención de personas cuyo proceso judicial ha sufrido una serie de violaciones al derecho al debido proceso o a un proceso equitable, violaciones que son de tal gravedad, que confieren a la detención un carácter arbitrario.

Es el caso, en méxico, de la detención que sufrió el general gallardo, con quien el grupo de trabajo celebró recientemente una entrevista; o el llamado caso de los campesinos ecologistas, que fueron liberados luego de que el grupo de trabajo declarara su detención arbitraria por este motivo. A fin de cumplir con su mandato y realizar sus investigaciones, el grupo de trabajo, durante su misión, ha visitado 16 lugares de detención (ver lista anexa). Los miembros del grupo nos hemos entrevistado, en privado y sin testigos, con mas de 400 detenidos, hombres, mujeres y niños/as, asi tambien con algunos de sus familiares. De igual manera, nos entrevistamos con personas retenidas en calidad de asegurados en centros para migrantes. Hemos tenido también numerosas reuniones de trabajo, tanto en el distrito federal como en las entidades federativas de guerrero, jalisco y oaxaca, con diversas autoridades de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial relacionadas con nuestro mandato; con las comisiones nacional y estatales de derechos humanos; y, por supuesto, con unas 60 organizaciones no gubernamentales, cuyo papel es determinante al informar al grupo de trabajo sobre casos de detenciones.

Luego de su visita al país, el grupo de trabajo deberá presentar un informe sobre la misma a la comisión de derechos humanos durante su quincuagésimo noveno período de sesiones, que tendrá lugar durante marzo y abril de 2003. Los miembros de la delegación prepararemos un proyecto de informe y lo someteremos al pleno del grupo de trabajo durante su próxima sesión, que empezará el 25 de este mes en ginebra, suiza.
Por esa razón, hoy sólo estamos en condiciones de presentarles algunas primeras impresiones y algunos temas de preocupación iniciales.

Yo las resumiría en una sola frase: el grupo ha constatado que al lado de progresos reales, persisten deficiencias importantes.

Primera señal positiva: al formular una invitación de carácter abierto y general a todos los mecanismos de carácter temático de la comisión de derechos humanos de las naciones unidas y al invitar al grupo de trabajo a visitar el país, el gobierno de méxico ha actuado según las reglas de la transparencia y de la cooperación.
Nos gustaría ver que el ejemplo de méxico sea seguido por otros países.

Segunda señal positiva: hemos observado el papel creciente que desempeñan la comisión nacional de derechos humanos y las comisiones estatales. Hemos podido apreciar que algunas de éstas comisiones estatales realizan, con valentía e independencia, investigaciones serias y profundas. Hemos visto, por ejemplo, a la comisión de derechos humanos del estado de guerrero someter a las autoridades competentes ocho casos documentados de presuntas desapariciones forzadas. Resta a las autoridades cumplir con sus responsabilidades.

Tercera señal positiva: el grupo de trabajo ha constatado con sumo interés la institucionalización de unidades de promoción y coordinación en materia de derechos humanos en diversos sectores del aparato estatal. Cabe destacar la creación de la subsecretaría de derechos humanos y democracia en la secretaría de relaciones exteriores, así como en la secretaría de seguridad pública, de defensa y en la procuraduría general de la república; todo ello coronado por la reciente creación de la comisión intersecretarial de política gubernamental en materia de derechos humanos.

Sin embargo, todavía es muy temprano para hacer un balance de los resultados de estas iniciativas. En principio, creemos que ellas deberán jugar un papel positivo de sensibilización en materia de derechos humanos, siempre y cuando no cedan a la tentación, que es bastante grande, de sustituirse o reemplazar a las organizaciones no gubernamentales o incluso a las comisiones de derechos humanos, lo que tendría por resultado la marginalización de estas últimas, ambas indispensables para una sociedad democratica.

Cuarta señal positiva: la voluntad de luchar frontalmente contra esa gangrena de la democracia que es la corrupción. Hemos podido constatar, en diversos lugares, que funcionarios civiles y militares, a veces de alto rango, son el objeto de investigaciones, en algunos casos penales. Durante su visita a los centros de detención, el grupo ha entrevistado a funcionarios públicos, incluyendo miembros del ejército, del ministerio público, y numerosos agentes de policía y guardias de prisiones, procesados o sentenciados por delitos de corrupción. En el reclusorio preventivo varonil oriente del distrito federal pudimos entrevistarnos con la casi totalidad de los funcionarios que tenían antes a su cargo el penal de puente grande, jalisco, quienes se encuentran procesados por su presunta complicidad en la fuga de un detenido. La reciente condena en primera instancia de dos generales del ejército a penas significativas por corrupción, corrobora lo dicho.

En todos los casos de lucha contra la corrupción es importante, para que no se pueda mermar la credibilidad de esta lucha, que en los procesos se respete ejemplarmente el debido proceso.

Quinta señal positiva: el proceso de estos mismos generales y otros por la planificación de desapariciones forzadas, que constituyen crímenes contra la humanidad y la existencia de un fiscal especial para investigar la llamada "guerra sucia". La pregunta es: se trata de la confirmación de una voluntad de rendir justicia en numerosos otros casos de desapariciones forzadas o involuntarias no resueltos? O se trata tan sólo de un buen propósito sin futuro? Sólo la historia lo dirá. Por nuestra parte, observaremos la evolución de este proceso con interés. Se trata a nuestro parecer de una verdadera prueba, de un "test" que, en el futuro, podría permitir al pueblo mexicano dar la vuelta a una página sombría de su historia, pero sólo después de haberla leído y de conocer la verdad.

Estas son las señales positivas, muy importantes en progresos reales. Pero a la vez, también hemos constatado la persistencia de las siguientes deficiencias que se encuentran en el centro de nuestras preocupaciones:

Primer tema de preocupación: las detenciones arbitrarias generadas por la corrupción. Citarémos dos ejemplos: i) casos de pago de una suma de dinero, denominada "rescate" por algunos familiares, para lograr la liberación de un detenido o incluso su evasión del centro de detención; ii) casos de detención seguidos del ofrecimiento de liberación y de archivar el asunto si se paga una determinada cantidad de dinero, sabiéndose de antemano que el asunto deberá ser normalmente archivado por el ministerio público por falta de cargos o de pruebas. Esta forma de "rescate" resulta particularmente chocante cuando proviene de defensores de oficio, que son remunerados, quienes saben que el asunto será archivado por falta de pruebas.

Segundo tema de preocupación: la impunidad notoria de la que pueden disfrutar los responsables de detenciones arbitrarias, puesto que muchos mecanismos de control interno no gozan de una independencia suficiente y por consiguiente de credibilidad.

Tercer tema de preocupación: la tolerancia de ciertas prácticas policiales que no tienen una base legal clara o precisa y que favorecen la ocurrencia de detenciones arbitrarias. El grupo de trabajo ha podido constatar la circulación de automóviles sin placas, lo que no permite identificar a sus conductores, particularmente en casos de investigación policial.

Otro ejemplo: ciertos casos de detenciones llevadas a cabo por paramilitares vestidos con uniformes militares. Pero la gran mayoría de detenciones arbitrarias parecen resultar del recurso frecuente a lo que se denomina "revisión y vigilancia rutinarias"; particularmente a los arrestos basados en "denuncias anónimas", o en "actitudes sospechosas" , en "la observación de un marcado nerviosismo" , y sin que se notifique al interesado cuáles son las razones de su detención, aunque al mismo tiempo se solicite su cooperación. La posible combinación de estas prácticas con la eventual "tolerancia cero", corre el riesgo de agravar los efectos nefastos de estas detenciones.

Cuarto tema de preocupación: el uso abusivo de la flagrancia para llevar a cabo investigaciones eludiendo ciertas garantías del procedimiento ordinario.

Quinto tema de preocupación: las graves deficiencias en la defensoría de oficio. Si bien ciertas deficiencias pueden ser atribuídas a una falta de competencia o de conciencia profesional, ellas provienen en gran parte de un desequilibrio constatable entre la defensoría de oficio y el ministerio público. Esta deficiencia es de hecho más preocupante por el hecho que el sistema por el cual méxico es todavía principalmente inquisitorial y no totalmente acusatorio, lo que implica que ambas partes en el procedimiento deben estar en situación de igualdad. El grupo de trabajo ha podido constatar que las causas de este desequilibrio entre defensoria de oficio y acusación por parte del ministerio público son múltiples: el número insuficiente de defensores de oficio y de sus colaboradores; la falta de autonomía; la deficiencia de los locales de trabajo; el desequilibrio en la administración de la prueba, dado que el ministerio público se beneficia del apoyo de laboratorios especializados; etc. Este desequilibrio trae como consecuencia que los defensores de oficio resulten desmotivados, y que no lleguen a adquirir esta "cultura de la contestación" que es inherente a la función de un abogado defensor.

Tales son, señoras y señores, al término de nuestra visita, nuestras primeras impresiones. Queríamos comunicárselas antes de proceder a responder a las preguntas que tengan a bien formularnos.

Les agradezco por vuestra atención.

Muchas gracias.

(*) Louis Joinet, magistrado en la corte de casacion de Francia, es el Presidente-relator del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitratia, y Soledad Villagra de Biedermann es miembro del Grupo para América Latina y el Caribe.


Para mayor información sobre el mandato del grupo de trabajo
Consulte la página: www.nacionesunidas.org.mx


Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial