BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 02/152
5 de noviembre del 2002
 

KOFI ANNAN ALERTA SOBRE LOS EFECTOS DEVASTADORES DE LOS CONLFLICTOS ARMADOS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE
 
Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, con motivo del Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Ambiente en Tiempos de Guerra y de Conflictos Armados, 6 de noviembre del 2002.

"Hoy, por primera vez, se realiza la ceremonia del Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Ambiente en Tiempos de Guerra y de Conflictos Armados, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas

La Guerra no sólo causa sufrimiento humano, también puede ser devastadora para el Medio Ambiente. Los fuertes impactos ambientales de un conflicto son perceptibles mucho tiempo después de la implementación de la paz.

Las Naciones Unidas con frecuencia son invitadas a evaluar cómo un conflicto afecta al ambiente. Esas misiones han identificado un amplio rango de consecuencias ambientales producto de las guerras, incluyendo la contaminación provocada por los derrames de sustancias químicas y aceites debido a los bombardeos, el saqueo no regulado de los recursos naturales por parte de las fuerzas armadas, el riesgo que representan las minas terrestres, las municiones no detonadas y otros restos de guerra sobre los cultivos, medios de subsistencia y sobre la viada misma, y el impacto negativo sobre el agua, la biodiversidad y los ecosistemas de los movimientos de población masivos.

Las armas nucleares, químicas y biológicas están reglamentadas por convenciones internacionales, sin embargo, las nuevas tecnologías, como municiones de uranio, representan nuevas amenazas para el ambiente con impactos aún desconocidos. Los daños al ambiente causados en tiempos de guerra también presentan un impedimento para la restauración de la paz y la reconstrucción de la sociedad.

Tal como las guerras precedentes han puesto en evidencia la necesidad de reglamentar el impacto de las mismas sobre civiles y prisioneros de guerra, los conflictos actuales exigen una reglamentación ambiental.

Se deben realizar todos los esfuerzos necesarios para limitar la destrucción del medio ambiente causada por los conflictos. Aunque los daños causados al medio ambiente sean una consecuencia común de la guerra, jamás deberían ser un objetivo deliberado. La comunidad internacional debe condenar sin reserva toda destrucción deliberada del medio ambiente durante un conflicto.

Nos corresponde a nosotros proteger al ambiente en tiempos de paz. El respeto por el ambiente es esencial para nuestro futuro común y es deber de toda persona, organización o gobierno, ayudar a preservar las riquezas de la tierra para las generaciones futuras. Esta es la única guerra que debemos pelear".

www.nacionesunidas.org.mx

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial