BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 02/012
6 de marzo de 2002
 

LA IGUALDAD DE GENERO ES PRIMORDIAL PARA ALCANZAR LAS METAS DE LA CUMBRE DEL MILENIO, NOELLEN HEYZER EN EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER
 

 

Mensaje de la Sra. Noellen Heyzer, Directora Ejecutiva del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM).

Ya ha pasado más de un año desde aquella histórica Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, en septiembre del año 2000, cuando casi 150 líderes del mundo aprobaron varios objetivos de desarrollo claramente definidos. Acordaron reducir a la mitad los índices de pobreza extrema, disminuir la tasa de mortalidad materna en tres cuartas partes y lograr que las niñas tuvieran acceso igualitario a todos los niveles de educación, todo esto para el año 2015. También para el mismo año, comprometieron al mundo para poner un alto a la diseminación del VIH/SIDA y empezar a darle marcha atrás.

La igualdad de género es primordial para el logro de cada una de estas metas. Con el fin de poder reducir la pobreza extrema y la mortalidad materna, primero debemos hacer frente al problema de la feminización de la pobreza y de que se asignen recursos para asegurar la supervivencia de las mujeres, sus opciones y oportunidades. Para poder lograr la paridad entre niñas y niños en las escuelas, debemos impedir que las niñas sean retiradas de las escuelas para dedicarlas al cuidado de miembros de la familia que estén enfermos y moribundos a causa del VIH y el SIDA. Para poder lograr que la violencia deje de ser una realidad en la vida diaria de las mujeres en todo el mundo, debemos trabajar para alcanzar una relación de poder más igualitaria entre mujeres y hombres. Para poder lograr un descenso en las gráficas de infecciones del VIH, debemos tomar medidas para encarar el hecho de que la mujer es más vulnerable biológica, económica y culturalmente frente a este virus, al igual que trabajar para que la mujer goce del poder y derecho de rehusarse a tener sexo no deseado o sin protección, y a ser escuchada.

Dos eventos próximos a realizarse son de importancia crítica para el adelanto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y asegurar que la igualdad de género sea considerada como un prerrequisito para alcanzar el desarrollo sustentable y la erradicación de la pobreza. La LXVI Sesión de la Comisión de las Naciones Unidas para la Situación de la Mujer, la cual tendrá lugar este mes en Nueva York, ha identificado la erradicación de la pobreza y el empoderamiento de la mujer durante todas las etapas de su vida, como el tema central de las deliberaciones de este año.

El otro evento crítico, es la "Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo" (FpD) que se llevará a cabo en Monterrey, México, a fines de marzo. Ésta es una oportunidad única para asegurar que los recursos vengan detrás de la retórica, ya que por primera vez en la historia, las Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio, se reunirán con el fin de buscar nuevas formas para aplicar recursos financieros dirigidos a solventar las necesidades básicas de la humanidad, tales como salud, educación y servicios sociales.

UNIFEM ha estado trabajando estrechamente con grupos de mujeres para asegurar que sus voces sean escuchadas en este importante foro internacional. Si en verdad nuestro compromiso por alcanzar los objetivos de Desarrollo del Milenio es serio, la Conferencia FpD debe tratar el problema de la feminización de la pobreza y promover una asignación de recursos equitativa, efectiva y apropiada para mejorar las condiciones de vida de las mujeres.

La mejor forma de medir el compromiso que lleve al logro de la igualdad de género, es seguir el curso que lleva el dinero. UNIFEM ha estado trabajando con sus socios sobre un análisis de presupuesto de género que sea receptivo y que pueda servir de ayuda a los gobiernos en la toma de decisiones acerca de dónde se necesita reasignación de fondos dirigidos al desarrollo humano y la igualdad de género. El mismo análisis de presupuestos de género también puede ser aplicado a la distribución de ayuda oficial para el desarrollo y deberíamos empezar por el proceso de reconstrucción de Afganistán.

Durante los últimos meses hemos sido testigos de las protestas generalizadas por la exclusión de las mujeres afganas. Ahora es el momento en que debemos asegurarnos de que la ayuda internacional sea utilizada para ayudar a que estas mujeres recuperen sus derechos. La reconstrucción del país será una tarea larga y difícil. La mayoría de las mujeres en Afganistán no tiene acceso a agua limpia, electricidad o condiciones de salubridad. Sólo el 3% de ellas saben leer y de cada 100,000 mujeres, 1,600 mueren al dar a luz.

Las mujeres afganas son piezas clave para la recreación de sus comunidades y de su país, pero su contribución debe ser primero reconocida, valorada y apoyada. Después de una consulta exhaustiva con mujeres afganas viviendo dentro y fuera del país, hemos identificado cuatro áreas fundamentales que requieren de acción inmediata.
La primera es la seguridad de la mujer. La verdad es que ellas no se sienten seguras y el silencio envuelve a la violencia doméstica que las rodea. La promoción de la justicia de género es la segunda prioridad. En la práctica, esto significa que las violaciones a los derechos de las mujeres serán monitoreadas, reportadas y remediadas. En tercer lugar está la gobernabilidad. Aún cuando un Ministerio de la Mujer, bien cimentado y con poder, es vital para asegurar que los compromisos hacia las mujeres sean cumplidos, sus perspectivas y liderazgo también deberán ser incluidos en otros ministerios, así como fuera del gobierno. La cuarta prioridad es la seguridad económica de las mujeres. Ellas deben contar con empleos y ser remuneradas con salarios decentes.

En este "Día Internacional de la Mujer " queremos expresar nuestra solidaridad con las mujeres de Afganistán, al mismo tiempo que reiterar la necesidad de que las mujeres constituyan un factor central dentro del proceso de reconstrucción del país. Queremos también pedir insistentemente un mayor compromiso y recursos financieros para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio y que la ayuda oficial para el desarrollo, realmente resuelva las necesidades de las mujeres, especialmente de aquellas que son más vulnerables y que pertenecen a grupos marginados. Estos retos no son la sola responsabilidad de una institución o el gobierno en particular, sino que es una tarea que requiere de la acción común de todos los esfuerzos humanos y fuentes de creatividad, puesto que es una responsabilidad que mujeres y hombres comparten por igual.

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial