BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 01/141
12 de diciembre 2001
 

EL DESEMPLEO SE MANTIENE A PESAR DEL MENOR CRECIMIENTO ECONOMICO EN EL 2001
 


(OIT, Lima Perú, 12 de diciembre 2001) América Latina y el Caribe experimentarán un crecimiento económico cercano al 1% para el año que termina. Esta tasa es significativamente menor a la prevista originalmente, que se esperaba fuera del 4,5%.

Pese a esta brusca caída de las expectativas económicas, el nivel de empleo se ha mantenido. Para el 2001, se espera que la desocupación termine en 8,3%, manteniendo el mismo nivel que el año pasado.

En términos globales, la tasa de desempleo promedio se mantiene como resultado de la caída de la tasa de participación (varía de 56.8% a 56%) en una proporción mayor que la reducción de la tasa de ocupación (disminuye de 52% a 51.5%) entre el 2000 y el 2001, respectivamente.

Sin embargo, la desocupación aumentó en todos los países, excepto en Brasil y Ecuador, que explican porqué la tasa promedio de la región se mantuvo inalterada. Los datos muestran, por un lado, una reducción de la tasa de desempleo en Brasil (1.0 punto porcentual) y Ecuador (3.9 puntos porcentuales) entre ambos años y, por otro, un aumento de la tasa de desocupación en la mayoría de los países analizados: Argentina (1.0 punto de por ciento), Chile (0.1 punto de por ciento), Colombia (1.5 puntos de por ciento), México (0.2 punto de por ciento), Perú (2.1 puntos de por ciento) y Uruguay (2.0 puntos de por ciento). En estas condiciones, el hecho de que se mantenga el desempleo regional se debió básicamente a la reducción de la tasa de desocupación en Brasil.

La evolución de la tasa de desocupación por sexo fue diferente entre países. En Argentina, Colombia, Perú y Uruguay, las tasas de desempleo masculina y femenina aumentaron, siendo el incremento de la tasa de las mujeres muy superior a la de los hombres. En Chile y México también aumentaron dichas tasas, siendo mayor el incremento de la tasa de desocupación masculina. En Brasil y Venezuela, las tasas de desempleo por sexo cayeron. Brasil registra un descenso significativamente mayor en el desempleo de las mujeres que en el de los hombres.

Aun cuando la tasa de desempleo juvenil disminuye en la mayoría de los países en el período considerado, la misma continúa siendo elevada en el presente año: Argentina (43%), Brasil (12.7%), Chile (19.5%), Colombia (33.9%), México (4.6%), Perú (15.3%) y Uruguay (36.2%). El promedio de estas tasas de desocupación juvenil representa dos (2) veces la tasa de desempleo general de la región.


Disminuyen las expectativas de crecimiento económico

Las expectativas de crecimiento del PIB latinoamericano para el 2001 bajaron del 4.5% en el mes de octubre del 2000, al 0.9% en el mismo mes del 2001. Esto implicó que la tasa de crecimiento económico estimada para este año se redujera prácticamente a la quinta parte de lo esperado inicialmente.

Las expectativas de crecimiento disminuyen fundamentalmente por la desaceleración del crecimiento económico global, así como por el impacto de los recientes atentados terroristas en los Estados Unidos. El proceso de ajuste económico provocó que, entre el 2000 y el 2001, Estados Unidos, Japón y los países de la Unión Europea redujeran su crecimiento. Esto llevaría a que, según diversos organismos internacionales especializados, la tasa de crecimiento de la economía global alcance sólo a 1.5% para el 2001, lo que colocaría al mundo en el umbral de una recesión.

Se estima que la incertidumbre financiera generará una reducción de las inversiones en la región. El aumento del “riesgo país” en Argentina y de los socios comerciales del Mercosur, unido a la posibilidad de una devaluación generalizada en la subregión, han influido en la disminución de flujos hacia América Latina.

A la coyuntura externa se añaden factores propios de los países; Argentina, Brasil, Chile, Perú y Uruguay redujeron considerablemente sus expectativas de crecimiento.


Cambios en la estructura del empleo

Los cuatro procesos identificados en números anteriores del Panorama Laboral mantienen su vigencia en el corto plazo. La estructura del empleo se privatiza: 95 de cada 100 nuevos empleos son generados por el sector privado. También continúan los procesos de terciarización y de informalización. De cada 100 nuevos empleos, 66 se generan en el sector de servicios, disminuyendo la participación de los sectores productores de bienes a la creación de empleo. Igualmente, de cada 100 nuevos empleos, 88 son informales, lo que representa un importante incremento de la participación de este sector en la creación de nuevos puestos de trabajo (la tendencia de mediano plazo indica que el sector informal contribuye con 60 de cada 100 nuevas plazas a la creación de empleo).


Mejora el poder adquisitivo de los salarios

Mejoró el poder adquisitivo de los salarios en el presente año: en términos reales se registró un aumento de 1.7% en los salarios industriales y de 3.0% de los salarios mínimos en los tres primeros trimestres del 2000 respecto a los mismos meses del 2000. Estos incrementos salariales se deben, por una parte, a la evolución de la inflación, que se redujo de 7.5% en los primeros nueve meses del 2000 a 5.6% en el mismo período del 2001 y, por otra, al incremento de la productividad en el período referido.

En síntesis, pese al escenario internacional y regional de desaceleración económica, no se aprecia un deterioro generalizado del mercado laboral en América Latina entre el 2000 y el 2001. En cinco de los catorce países incorporados en el análisis (Barbados, Brasil, Chile, Ecuador y Trinidad y Tabago) se aprecia un avance caracterizado por el mantenimiento del nivel de desempleo y de la informalidad, un aumento en términos reales de los salarios industrial y mínimo, así como un incremento de la productividad en algunos de ellos. En otros cinco se mantuvo el nivel de progreso laboral del año pasado, producto de las compensaciones entre el deterioro de la situación del empleo y el mejoramiento de los salarios. Finalmente, la situación laboral de los cinco países restantes empeoró, como lo indican el aumento del desempleo y la informalidad, así como la caída del salario real de la industria.


Se prevé un aumento del desempleo para el año 2002

Para el año 2002 se prevé un crecimiento del producto regional de 1.5%; esto es, 0.6 puntos porcentuales más que el crecimiento estimado para el presente año. A pesar del aumento de este indicador, se estima que la tasa de desempleo para el año 2002 será de 8.8%, lo que equivale a un incremento de 0.5 puntos porcentuales de la tasa de desocupación estimada para el 2001.


Si dese obtener más información, comuníquese con:
Enrique Delgado (delgadoe@oit.org.pe):
215-0363, 928-3233
Ricardo Infante (infanter@oitchile.cl):
215-0379, 960-3225

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial