BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 01/128
29 de noviembre de 2001
 

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL POR EL DIA DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO
 
La observancia de este año del “Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino”, tiene lugar en un momento crítico para Oriente Medio y el mundo. El incremento de la violencia y la significativa pérdida de vidas humanas, particularmente entre palestinos, pero también entre israelitas, ha incrementado la desconfianza mutua y el rencor entre las dos comunidades y ha detenido los esfuerzos para construir puentes de reconciliación y fraternidad.

Desde la Cumbre Sharm el-Sheikh de octubre de 2000, distintos actores internacionales y regionales han hecho repetidos esfuerzos para lograr que las partes regresen a la mesa de negociación. Al inicio de este año, el Comité de Verificación de Sharm el-Sheikh, encabezado por el ex Senador George Mitchell, presentó recomendaciones balanceadas y sensibles, las cuales, si se implementan, podrían ser la base para negociaciones importantes. El establecimiento de un cese al fuego es ahora desesperadamente necesario. Esta iniciativa podría también reforzar medidas sobre la seguridad ya lograda bajo el auspicio del Director de la CIA, George Tenet. Creo que una plena implementación de las recomendaciones ofrecidas por el Sr. Mitchell es la mejor vía para una solución pacífica, basada en las resoluciones 242 y 338 y el principio de tierra por paz.

Los horribles ataques terroristas del 11 de septiembre, han tenido un profundo impacto en el mundo entero. En el caso del Oriente Medio hay un renovado sentimiento de urgencia para encontrar una solución pacífica a la cuestión Palestina. Yo personalmente estaba muy esperanzado al escuchar, en una reunión del pasado septiembre, al Presidente Arafat y al Ministro del Exterior Peres exponer de nuevo sus compromisos de cooperación en materia de seguridad y apertura al diálogo. No obstante lo sucedido desde entonces, como el asesinato del Ministro del Gabinete israelí Ze´evy y la incursión del ejército israelí en áreas bajo control de Palestina, ha empeorado aún más la situación. Las promesas de colaboración por parte de la comunidad internacional —en particular de los Estados Unidos, la Federación Rusa, la Unión Europea, las Naciones Unidas y los Estados miembros incluyendo Egipto y Jordania— permanecen vivas.

Ahora también es esencial para las partes preservar los logros del proceso de paz y hacer que todos vuelvan al camino de paz y reconciliación. Ambas partes deben comprender que la violencia y el uso excesivo de fuerza son los enemigos del progreso. Comparto la esperanza expresada por el Presidente Bush y el Secretario de Estado Colin Powell de que la ocupación israelí termine muy pronto, y que estos dos Estados —Israel y Palestina— vivan juntos, en paz, con mutuo respeto y seguridad. Para ello, la expansión de asentamientos, los asesinatos, todos los actos de terrorismo, bloqueos económicos e incursiones en áreas autónomas, deben cesar inmediatamente.

La crisis de los 14 meses anteriores han tenido un efecto catastrófico en la economía palestina. Los continuos cierres de la frontera han dejado un deterioro dramático en las condiciones de vida y un incremento considerable de desempleo y en los índices de pobreza, todo lo cual ha creado un sentimiento general de desesperanza, frustración y de rencor entre palestinos. La comunidad internacional de donantes ha suministrado mucho de lo que se necesita para apoyar al presupuesto de la autoridad palestina y sus instituciones, así como el proporcionar ayuda de emergencia al pueblo palestino. En breve, será necesario un nuevo suministro.

El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas continúa teniendo un papel primordial ante las urgentes necesidades apremiantes de la comunidad de refugiados. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otras muchas agencias de Naciones Unidas están participando activamente en este campo. La asistencia de los donantes continúa siendo vital, especialmente ahora, época de crisis y de severas penurias económicas.

Además, el Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Terje Rød-Larsen, ha estado colaborando muy estrechamente con las partes y con representantes de la comunidad internacional en la región para apoyar el proceso de paz y para coordinar la asistencia internacional en las áreas de ayuda de emergencia y desarrollo.

Por mi parte, continuaré trabajando con todas las partes implicadas hasta lograr un amplio, justo y final compromiso a la cuestión de Palestina, basada en las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad y el principio de “Tierra por paz”. Al inicio del nuevo milenio, al pueblo Palestino se le debería permitir ejercer sus derechos inalienables, incluyendo el derecho a la autodeterminación, y a tener su propio Estado.

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial