BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 01/075
9 de julio de 2001
 

LA ONU DEBATE COMO ATACAR EL TRAFICO ILICITO DE ARMAS PEQUEÑAS Y LIGERAS
 
• Inicia hoy Conferencia Internacional en Nueva York
• México entre los participantes

Las armas pequeñas y ligeras son las preferidas en los conflictos actuales, han matado a cuatro millones de personas y el 90 por ciento de sus víctimas son civiles. Para poner límite a su comercio ilícito se celebra a partir de hoy la primera conferencia internacional sobre el tema.

Las armas pequeñas son las destinadas a uso personal, como los revólveres, pistolas automáticas, fusiles y ametralladoras livianas.

Las armas ligeras, en cambio, son las que utilizan grupos de personas, como las ametralladoras pesadas, algunos tipos de lanzagranadas, cañones antiaéreos y antitanques portátiles. La Conferencia, que se inauguró hoy, continuará hasta el 20 de Julio y tratará todos los aspectos relativos a estos armamentos, incluido el tráfico ilegal de municiones y explosivos.

El debate general de la Conferencia inició hoy con la participación de representantes de los diversos Estados Miembros de la ONU. En representación de México, participó, el embajador y experto en desarme, Miguel Marín Bosch, quien confió en que la Conferencia adopte un Programa de Acción que establezca medidas concretas y efectivas para combatir el tráfico ilícito de estas armas: «En nuestras deliberaciones no podemos eludir ni la responsabilidad de los Estados receptores de este tipo de armamento, ni la responsabilidad de los países productores de armas pequeñas y ligeras, teniendo siempre presente el enorme sufrimiento que estas armas causan a nuestras sociedades y la necesidad de abandonar la violencia como medio para solucionar divergencias», aseguró el Embajador mexicano.

Marín Bosch subrayó que para México es muy importante que se instituya un mecanismo de seguimiento para identificar oportunamente los avances y dificultades que surjan en la implementación del Plan de Acción que se adopte.

Si bien las armas pequeñas y ligeras no son las principales causantes de los conflictos, su amplia disponibilidad y su comercio ilícito cotribuyen significativamente a agravarlos y a generar mayor violencia e inestabilidad», indicó Gustavo Bell Lemus. Asimismo, subrayó que esas armas son usadas para alimentar las llamadas «guerras de baja intensidad», y su tecnología es sencilla en comparación con las armas pesadas sobre las cuales la comunidad ha centrado sus esfuerzos de control.

Unos de los principales problemas vinculados a las armas pequeñas y ligeras es la facilidad con que se consiguen en muchas regiones del mundo. Son las «armas preferidas» en los conflictos actuales, predominantemente internos, ya que son relativamente baratas, mortíferas, portátiles, fáciles de ocultar, resistentes y tan fáciles de manejar que las han utilizado en los combates niños de tan sólo 10 años. Se estima que en el mundo circulan más de 500 millones de armas de este tipo, es decir, una por cada 12 personas. Desde 1990, las armas pequeñas y ligeras han ocasionado la muerte de más de 4 millones de personas, alrededor de 90% de ellas civiles, y de esa cifra el 80% mujeres y niños.

Se comercia ilícitamente con las armas pequeñas, a cambio de divisas fuertes y bienes como diamantes y otras piedras preciosas, drogas y otros artículos de contrabando. Hay bandas armadas, delincuentes, mercenarios y grupos terroristas que trafican ilícitamente con esas armas y las emplean.

La acumulación de estas armas no causa por sí misma los conflictos. No obstante, su disponibilidad contribuye a agravar los, pues aumenta el número de muertos y la duración de la violencia y genera un círculo vicioso de inseguridad que, a su vez, se traduce en una demanda y una utilización aún mayores de esas armas.

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial