BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 01/053
20 de junio de 2001
 

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS, KOFI ANNAN, SOBRE EL DIA MUNDIAL DEL REFUGIADO
 
Hoy se celebra el primer Día Mundial del Refugiado. Este Día, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, nos brinda una oportunidad para reconocer el extraordinario valor y contribuciones de los refugiados en el pasado y en el presente. Los refugiados que han perseverado a pesar de haber perdido todo, excepto la fe.

Los refugiados son los grandes sobrevivientes de nuestro tiempo. Muchos han superado inmensas dificultades durante años de exilio, retornando finalmente a sus devastados países para reconstruir comunidades destrozadas. Otros, nunca logran regresar a casa y deben forjar nuevas vidas en tierras extrañas. Todos ellos merecen nuestro aliento, apoyo y respeto.

Tristemente, en una época de prosperidad sin precedente para algunos, los refugiados se dan cuenta que no son bienvenidos en muchas partes. Naciones que en un tiempo abrieron sus brazos a los refugiados ahora cierran sus puertas, mientras que los países pobres, con menores recursos, asumen una carga sin precedentes. Esto no debe ser así. Los refugiados no sólo tienen la fuerza moral para pedir nuestra asistencia; la experiencia muestra que económica y culturalmente ellos generan mayor riqueza que la que consumen. Muchos refugiados son personas de gran creatividad, quienes cuentan con una gran reputación o que trabajan con intensidad para ganársela en el país que los acoge. Casi todos poseen habilidades valiosas, deseo de apoyarse entre sí y ayudar a sus familias mediante el trabajo arduo.

Este año marca el 50 aniversario de la Convención sobre la condición de los refugiados de 1951, la cual es la piedra angular de la protección del refugiado. El Día Mundial del Refugiado nos da la oportunidad de reafirmar los principios básicos de la Convención, incluyendo la prohibición de expulsar o regresar a cualquier refugiado a terriotorio donde su vida o libertad puedan ser amenazadas a causa de su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a cierto grupo social. La adhesión a este compromiso ha salvado innumerables vidas.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ginebra, por su parte, es responsable de más de 20 millones de refugiados alrededor del mundo. Cada refugiado tiene una historia dramática que contar y, si se les da la oportunidad, cada uno puede hacer una contribución positiva a la sociedad. Hoy es su día, pero también es nuestra oportunidad de ayudarlos a construir un mejor mañana.

Presidente Mazaryk no.29, piso 6
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


* Sólo para uso informativo, no es documento oficial