BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 10/185
22 de julio de 2010
 

El auge de las empresas trasnacionales latinoamericanas refuerza la posición de la región en materia de inversiones en el extranjero
 

 

Ginebra.– Las salidas de inversión extranjera directa (IED) de América Latina y el Caribe, exceptuando los centros financieros transnacionales, ascendieron vertiginosamente de una media de 5.000 millones de dólares anuales en 1991-2000 a 24.000 millones de dólares anuales en 2003-2008, para descender a 12.000 millones de dólares en 2009, según el World Investment Report 2010 (Informe sobre las inversiones en el mundo 2010), que lleva el subtítulo Investing in a Low- carbon Economy (Invertir en una economía de bajo carbono), que hoy sale a la luz pública.


Desde hace unos años, cada vez más empresas latinoamericanas, principalmente brasileñas y mexicanas, se implantan fuera de la región, sobre todo en economías desarrolladas. Los principales inversores latinoamericanos en el extranjero de hoy (cuadro 1) suelen ser los grupos empresariales regionales más grandes y más antiguos que prosperaron y afianzaron su posición en la era de la sustitución de importaciones, y luego incrementaron significativamente su productividad durante la liberalización económica de los años noventa. Más recientemente, los incentivos públicos concedidos en el Brasil, entre ellos las líneas de crédito especiales, han ayudado a las empresas a ampliar sus actividades en el extranjero. Al mismo tiempo, las ETN latinoamericanas seguirán protegidas por su buena salud financiera, su escaso contacto con los sectores más castigados por la crisis y la relativa resiliencia de la economía de la región. Ahora bien, el acceso limitado a fuentes internas de financiación, unido a las actuales restricciones en los mercados financieros internacionales, podría frenar esa expansión.


En cuanto a las entradas de IED, en 2009, a consecuencia de la crisis económica y financiera mundial, las inversiones extranjeras directas en América Latina y el Caribe descendieron a 117.000 millones de dólares, una reducción del 36% con respecto a 2008. Aunque el Brasil resultó más afectado que la región en su conjunto, registrando una reducción del 42% de las entradas de inversión, siguió siendo el principal receptor de IED (gráfico 1). Según el informe, ese descenso de las entradas de IED en la región se debió en parte a la disminución de la reinversión de utilidades, equivalente a más de la mitad de dichas entradas. Esa caída es el resultado de un descenso de la renta de la IED en la región, que pasó de 94.000 millones de dólares en 2008 a 77.000 millones de dólares en 2009.

El desplome de las ventas en concepto de fusiones y adquisiciones transfronterizas también contribuyó a la reducción de la ED. Esas operaciones se cifraron en números negativos en 2009 debido al aumento de las ventas de filiales extranjeras a empresas nacionales, particularmente en el Brasil.


En algunos países se mantuvo la tendencia a la reversión de algunas de las iniciativas de liberalización introducidas a principios de los años noventa. Además de las industrias extractivas, otros sectores fueron objeto de nacionalizaciones, como el sector financiero (por ejemplo en el Estado Plurinacional de Bolivia y en la República Bolivariana de Venezuela). En otros casos, en cambio, se intensificó la tendencia de liberalización, en el sector de las telecomunicaciones, entre otros (por ejemplo en las Bahamas y en Costa Rica).


Las perspectivas de las entradas de IED en América Latina y el Caribe están mejorando en 2010, pues la región está superando con relativa rapidez la crisis financiera y económica mundial. Los datos correspondientes al primer trimestre de 2010 en determinadas economías de la región muestran que las entradas de IED fueron un 20% mayores que en el mismo período del año anterior (cuadro 2). Las perspectivas a mediano plazo también son promisorias, pues el Brasil y México siguen siendo destinatarios preferenciales de las inversiones, según las encuestas a inversores.


Se prevé que las salidas de IED repuntarán en 2010, pues es muy probable que las salidas procedentes del Brasil vuelvan a registrar resultados positivos, tras caer a -10.000 millones de dólares en 2009. Según el pronóstico de la UNCTAD, el constante desarrollo de las ETN de la región seguirá impulsando la IED en el extranjero en el mediano plazo.

 

*Fuente: Comunicado de prensa de la UNCTAD

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial