BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 10/184
22 de julio de 2010
 

Los Proyectos de Desarrollo son escenciales para restablecer las corrientes de IED hacia Asia Occidental
 


Ginebra.– La restricción de los mercados de crédito ha afectado a las fusiones y adquisiciones transfronterizas y los proyectos de desarrollo de Asia occidental que entrañaban una inversión extranjera importante. Esta es la razón principal de que las entradas de IED en la región hayan disminuido en 2009 un 24%, a 68.000 millones de dólares, después de seis años consecutivos de aumento, según se indica en el World Investment Report 20101 (Informe sobre las inversiones en el mundo de 2010) de la UNCTAD. En el caso de Turquía, la disminución del comercio internacional ha afectado a la IED orientada a la exportación.


El informe de referencia de la organización en materia de inversiones, subtitulado Invertir en una economía de bajo carbono, dice que las entradas de IED disminuyeron en los principales países receptores de toda la región, excepto en Qatar (aumento de un 112% en 2009, en comparación con el año anterior) y en el Líbano (11%) (gráfico 1), donde se orientaron principalmente hacia el gas natural licuado y los bienes inmobiliarios, respectivamente. Los países más afectados fueron los Emiratos Árabes Unidos y Turquía, con caídas del 71% y el 58%, respectivamente; las fusiones y adquisiciones transfronterizas de Turquía se desplomaron desde 13.200 millones de dólares a 2.800 millones, mientras que la crisis financiera de Dubai explica el hundimiento de la IED en los Emiratos Árabes Unidos. La Arabia Saudita se mantuvo como mayor receptor de IED de la región, con un total de entradas de 36.000 millones de dólares, seguida de Qatar y Turquía.


Las salidas de IED de Asia occidental disminuyó un 39% en 2009, hasta los 23.000 millones de dólares, debido principalmente a la disminución de las inversiones directas de los Emiratos Árabes Unidos en el extranjero, que pasaron de 16.000 a 3.000 millones de dólares. La crisis financiera de Dubai privó al país de su puesto de primer inversor regional en el extranjero y lo colocó en el tercer puesto. Con 9.000 millones de dólares, Kuwait fue el máximo inversor regional en el extranjero, seguido de la Arabia Saudita, donde aumentó considerablemente la salida de IED, de 1.500 millones a 6.500 millones de dólares (gráfico 1).


Las medidas de política de inversión adoptadas en la región de Asia occidental en 2009 generalmente han mejorado las condiciones para la inversión extranjera. Algunos países abrieron nuevos sectores de la economía a la IED (por ejemplo, Qatar) o aumentaron los límites de la propiedad extranjera (República Árabe Siria). Varios países redujeron la tasa impositiva para estimular la economía en general o en determinados sectores o regiones (Turquía, Omán).


Se espera que el empeño continuado de los gobiernos de Asia occidental de realizar planes de infraestructuras ambiciosos y la reanimación de los mercados de crédito internacionales observados en la segunda mitad de 2009 sostengan el restablecimiento de las entradas de IED en 2010. Por otra parte, las perspectivas de salidas de IED son contradictorias a corto plazo: el fondo soberano de Qatar (QIA) busca oportunidades para invertir en Europa, Asia y los Estados Unidos, mientras que las entidades estatales de otros países inversores han vuelto a centrar su atención en sus economías nacionales.

 

*Fuente: Comunicado de prensa de la UNCTAD

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial