BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 10/183
22 de julio de 2010
 

Según el Informe de la UNCTAD, el Asia Meridional, Oriental y Sudoriental se recupera con mayor rapidez del retroceso de las Inversiones en el Mundo
 


Ginebra.– Según el World Investment Report 20101 (Informe sobre las inversiones en el mundo de 2010) de la UNCTAD, la inversión extranjera directa (IED) dirigida al Asia meridional, oriental y sudoriental se ha visto menos afectada por la crisis financiera y económica mundial y es la primera en repuntar. La recuperación de la IED en la región ha sido más fuerte que en otras partes del mundo: empezó ya a mediados de 2009 y cobró impulso a comienzos del presente año. El informe prevé que las entradas de inversiones en toda la región repuntarán en 2010 y seguirán creciendo en 2011. También pronostica un aumento de las salidas de IED de la región.


Los datos trimestrales muestran que las entradas de IED ya han empezado a crecer y se espera que estos flujos se aceleren (cuadro l). El Asia meridional, oriental y sudoriental sigue siendo un destino prioritario de las inversiones en la región: su recuperación se ha visto impulsada por las inversiones en China y la India, las dos mayores economías emergentes. Según observa el informe, la recuperación de la IED en las cuatro nuevas economías industrializadas de la región —Hong Kong (China), la Provincia china de Taiwán, la República de Corea y Singapur— es más lenta y más débil.

En comparación con las entradas de IED en otras partes del mundo, las correspondientes al Asia meridional, oriental y sudoriental se vieron menos afectadas por la crisis: en 2009 descendieron solo un 17%, a 233.000 millones de dólares. El desempeño relativamente sólido de la región ha contribuido a reconfigurar el panorama mundial de la IED: a esta parte de Asia le corresponde ahora la quinta parte de las entradas mundiales de IED. Sus tres principales receptores —China, Hong Kong (China) y la India (gráfico 1)— ocupan respectivamente el segundo, el cuarto y el noveno lugar en la lista de mayores receptores de IED del mundo.


El descenso de las fusiones y adquisiciones transfronterizas fue en gran medida responsable de la reducción general de las entradas de IED a la región en 2009. El valor de las ventas en concepto de fusiones y adquisiciones sumó en total 35.000 millones de dólares en 2009, un 34% menos que en 2008. En las cuatro nuevas economías industrializadas, el valor de las fusiones y adquisiciones transfronterizas descendió abruptamente un 44%. También acusaron una disminución, aunque menos pronunciada, las inversiones en nuevas instalaciones —es decir, las operaciones completamente nuevas de las empresas trasnacionales (ETN) en el extranjero— debido a la cancelación o el aplazamiento de algunos proyectos. Además se registraron algunas desinversiones, que aceleraron el retroceso.


En 2009, las salidas de IED de la región descendieron solo un 8%, a 153.000 millones de dólares. Aunque las salidas totales de IED disminuyeron, los flujos de IED no financiera procedentes de China siguieron en expansión, impulsados por la persistente búsqueda de recursos naturales y oportunidades de fusiones y adquisiciones resultantes de la reestructuración de la industria mundial. Los principales fondos soberanos de inversión, sobre todo la China Investment Corporation (CIC), prosiguen su activa campaña de compras, aunque al parecer han redirigido su atención de los servicios financieros al sector manufacturero y los recursos minerales.


Debido al retroceso de la inversión procedente de los países desarrollados, cobra importancia la IED intrarregional (que actualmente representa nada menos que la mitad del acervo de la IED que se dirige a la región). El crecimiento de la inversión intrarregional ha contribuido al "reciclaje" de las ventajas comparativas, la transferencia de tecnología y el aumento de la competitividad en el Asia meridional, oriental y sudoriental, y ha servido para la mejora secuencial de las industrias de varios países que se encuentran en diversas fases del desarrollo. En los últimos años, la integración regional ha acelerado este proceso, abarcando más actividades productivas y creando oportunidades de desarrollo para una mayor diversidad de países, entre los que cabe mencionar países menos adelantados como Camboya, Myanmar y la República Democrática Popular Lao.


En 2009, la gran mayoría de las políticas de inversión en la región se orientaron a la promoción de la inversión extranjera, aunque se introdujeron nuevas restricciones como la prohibición de participar en ciertas actividades o la adopción de procedimientos de examen más estrictos. En países como China y la India, los esfuerzos por atraer inversión extranjera han sido con frecuencia selectivos, centrándose en actividades nuevas o de alto valor añadido. Varios países (como Sri Lanka y Tailandia) flexibilizaron las condiciones para la inversión en el exterior mediante la simplificación de la reglamentación cambiaria.

*Fuente: Comunicado de prensa de la UNCTAD

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial