BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 10/180
22 de julio de 2010
 

«Liberalizar, pero regulando», Planteamiento actual de los gobiernos respecto a la Inversión

  • La UNCTAD afirma en uno de sus informes que el equilibrio es el objetivo que persiguen los países que no sólo quieren crecimiento sino además seguridad tras la crisis financiera mundial
 


Ginebra.– En su World Investment Report 20101 (Informe sobre las inversiones en el mundo de 2010), la UNCTAD afirma que las medidas de política en relación con la inversión extranjera directa (IED) persiguen asimilar las lecciones derivadas de la crisis financiera mundial y al mismo tiempo fomentar las entradas de IED para facilitar la salida de la crisis.


El Informe advierte que liberalizar los flujos de IED y al mismo tiempo sujetarlos a una regulación más exhaustiva constituye todo un desafío para gobiernos y responsables de las políticas internacionales. Esta dicotomía contrasta con la clara tendencia a la liberalización del decenio de 1990 y los primeros años del siglo XXI.


El Informe sobre las inversiones en el mundo de 2010, publicado hoy, lleva por subtítulo Investing in a Low-carbon Economy (Invertir en una economía de bajo carbono).

Las políticas nacionales siguen liberalizando y promoviendo la inversión extranjera, pero también persiguen una mayor regulación


En 2009, la mayoría de los países continuaron liberalizando, promoviendo y facilitando la inversión extranjera. Un poco menos del 70% de las medidas emprendidas el año pasado apoyaban la liberalización y la promoción de la inversión extranjera. Sin embargo, la proporción correspondiente a las políticas más restrictivas observada en 2009, del 30%, ha sido la más alta registrada desde que el Informe comenzó a tratar este tema en 1992 (gráfico 1). En el Informe sobre las inversiones en el mundo de 2010 se da cuenta de un total de 102 medidas públicas relativas a la inversión, adoptadas en 2009, de las cuales 71 estaban dirigidas a apoyar la liberalización y la promoción de la inversión extranjera, y 31 a regular de manera más estricta la IED. Estas últimas afectan sobre todo a las industrias extractivas.


Aparte de estas medidas, los programas de estímulo económico y los planes de rescate instrumentados como reacción a la crisis caracterizaron la evolución de las políticas de inversión en 2009. Ahora la pregunta que se plantea es cómo eliminar paulatinamente ese tipo de ayuda pública.


Sigue aumentando el número de acuerdos internacionales de inversión y se observa una creciente interacción con otras políticas


La red global de acuerdos internacionales de inversión (AII) —que engloba los tratados bilaterales de inversión (TBI), los tratados sobre doble imposición y otros AII— siguió creciendo en 2009 (gráfico 2). El creciente número de estos acuerdos es señal de que los países siguen utilizándolos como medio de captar y promover la inversión extranjera. A la par de esta multiplicación de los AII, el número de casos de solución de controversias entre inversionistas y Estados presentados en virtud de las disposiciones de estos acuerdos aumentó por lo menos en 32, elevando su número a un total de al menos 357 casos.


Los acuerdos internacionales de inversión además mantienen la tendencia hacia una mayor concreción y complejidad. Hay vínculos cada vez más estrechos entre la inversión y las cuestiones abordadas por otras políticas, como la reforma del sistema financiero, la protección del medio ambiente y el cambio climático. Al mismo tiempo, se observa una tendencia hacia la consolidación, pues es cada vez más frecuente que los AII regionales complementen los acuerdos bilaterales. La evolución en 2009 pone de relieve que los acuerdos internacionales de inversión están evolucionando con la adopción de un enfoque más integrado, inclusivo y elaborado, que se caracteriza por una mejor simetría de derechos y obligaciones entre los inversionistas y los países receptores. Sin embargo, sigue planteado el reto de lograr que estos acuerdos sean un instrumento eficaz de promoción del desarrollo.


Nuevas iniciativas para hacer frente a los desafíos mundiales


Además, las iniciativas de política internacional puestas en marcha para hacer frente a las crisis mundiales repercuten en la inversión internacional. Cabe citar como ejemplo los esfuerzos para establecer los principios internacionales de la inversión responsable en la agricultura, cuyos primeros valedores son la UNCTAD, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola y el Grupo del Banco Mundial. Los miembros del Grupo de los 20 se han comprometido a abstenerse de adoptar medidas proteccionistas en el comercio y la inversión y han pedido a las organizaciones intergubernamentales, entre ellas la UNCTAD, que sigan de cerca e informen públicamente sobre esta cuestión. Otro ejemplo son los esfuerzos en curso para reformar el sistema financiero y subsanar las deficiencias que propiciaron la actual crisis financiera mundial. En este plano es preciso prestar atención a la coherencia entre el incipiente sistema financiero internacional y el sistema internacional de inversiones, ya que ambos rigen los flujos de capital transfronterizos a corto y largo plazo.

Después de la crisis son numerosas las dificultades para formular políticas de inversión


Según el Informe sobre las inversiones en el mundo de 2010, ahora que los países se esfuerzan por superar las recientes crisis financiera, económica, energética, alimentaria y climática, es más importante —y también más difícil— que nunca concebir políticas de inversión que permitan aprovechar la inversión extranjera para favorecer el crecimiento económico y el desarrollo. Es preciso abordar con eficacia la interacción entre la inversión y las cuestiones más generales en los planos económico, social y ambiental —y elaborar enfoques coherentes y complementarios entre sí. Los responsables de las políticas tienen que encontrar la mejor combinación entre los instrumentos a su alcance. Es preciso que se conjugue eficazmente la promoción de las inversiones con la regulación. Además, las iniciativas nacionales e internacionales deben estar en sintonía con los intereses económicos y de desarrollo concretos de cada país. Según el Informe, la UNCTAD, gracias a su representatividad mundial y el carácter propio de su actividad que combina la investigación y el asesoramiento sobre políticas, puede brindar una importante ayuda a los gobiernos que quieren establecer un régimen de inversión eficaz.

 

*Fuente: Comunicado de prensa de la UNCTAD

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial