BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 010/144
17 de junio de 2010
 

El PNUD propone un programa de acción de ocho medidas para reducir la pobreza y lograr un desarrollo sostenible 

  • Según el informe, en función de las pruebas obtenidas en 50 países, es posible lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio

 

(Nueva York).- El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha presentado hoy una amplia evaluación de lo que debe hacerse para promover el desarrollo sostenible y reducir la pobreza mundial. El informe titulado What Will It Take To Achieve The Millennium Development Goals? An International Assessment, (¿Qué hace falta para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio? Una evaluación internacional) identifica un programa de acción concreto que formará parte de las conclusiones de la Cumbre de líderes mundiales sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que se celebrará en Nueva York, el próximo mes de septiembre. 

En la presentación, la Administradora del PNUD, Helen Clark, afirmó que “para la numerosa población que vive en la pobreza, los Objetivos de Desarrollo del Milenio no son objetivos abstractos ni meras aspiraciones, sino que ofrecen un medio para lograr una vida mejor y, sobre todo, un mundo más justo y pacífico.” Añadió que “nuestra esperanza es que estas pruebas de políticas probadas y verificadas, y este programa para acelerar el ritmo del éxito, sirvan para obtener un resultado positivo en la cumbre de líderes mundiales sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio de septiembre.” 

Los ODM son ocho objetivos acordados a nivel internacional cuyo fin es reducir la pobreza, el hambre, la mortalidad materna e infantil, las enfermedades, la vivienda inadecuada, la desigualdad entre los géneros y la degradación ambiental para el año 2015. 

Basándose en las pruebas de lo que ha funcionado en 50 países, el informe del PNUD proporciona un programa de acción de ocho medidas, en el marco de los ODM, para acelerar y apoyar los avances en materia de desarrollo durante los próximos cinco años. Las ocho medidas se centran en apoyar un desarrollo controlado por los países y participativo; un crecimiento inclusivo favorable a los pobres, con generación de puestos de trabajo y la participación del sector privado; las inversiones públicas en servicios sociales como la salud y la educación; ampliar las oportunidades de las mujeres y las niñas; el acceso a una energía con bajas emisiones de carbono; la movilización de los recursos nacionales; y el cumplimiento de los compromisos en materia de asistencia oficial para el desarrollo.  

Desde la supresión de las tasas de matriculación en la escuela primaria que ha producido un fuerte incremento de las matriculaciones en Etiopía, hasta las innovadoras opciones de servicios sanitarios en el Afganistán que han reducido la mortalidad infantil de los niños menores de 5 años de edad, el informe ofrece ejemplos concretos que han funcionado y pueden reproducirse, incluso en los países más pobres, para lograr un verdadero progreso en todos los Objetivos.

Las rápidas mejoras en educación y salud, manifestadas en el informe, se han producido en países donde se ha contado con un gasto público adecuado y unas nuevas y sólidas alianzas. 

Además, las pruebas halladas durante la evaluación sugieren que la reducción de la pobreza y el hambre se logra cuando el crecimiento económico genera puestos de trabajo e impulsa la producción agrícola. El programa nacional de subvenciones para fertilizantes de Ghana, por ejemplo, ha incrementado la producción de alimentos en un 40% y ha reducido el hambre en un 9% entre 2003 y 2005. 

Entre otros ejemplos cabe mencionar la iniciativa nacional a favor del empleo rural en la India que ha beneficiado en torno a 46 millones de hogares. El programa garantiza un mínimo de 100 días de trabajo a los trabajadores que carecen de tierras y los agricultores marginales, de los cuales casi la mitad son mujeres. Según se afirma en el informe, tales programas sólidos de protección social y empleo reducen la pobreza y las desigualdades. 

Se ha elogiado a Albania por aprobar un noveno ODM, para la reforma de la administración pública, la legislación y las políticas con el fin de promover la rendición de cuentas y mejorar los resultados en materia de desarrollo. El desarrollo dirigido por los países y un gobierno eficaz, afirma el informe, constituyen la base para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 

La Evaluación también denota los vínculos entre muchos de los Objetivos. Por ejemplo, mejorar las oportunidades de las mujeres y las niñas y ampliar el acceso a la energía, tienen un efecto multiplicador en el progreso de los ODM. El suministro de generadores en Burkina Faso, Ghana, Malí y el Senegal, ha ayudado a liberar una media de dos a cuatro horas al día para las mujeres, que han podido dedicar a la educación, la mejora de su salud y la generación de fuentes adicionales de ingresos. 

Esta Evaluación ha determinado que una ayuda bien dirigida y previsible sirve como catalizador esencial para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio y ha producido unos resultados significativos en Burkina Faso, Mozambique, Rwanda, Uganda y Viet Nam al facilitar más recursos para la prestación de servicios. No obstante, las pruebas también sugieren que los países necesitan aumentar la movilización de sus recursos nacionales y ajustar sus presupuestos para garantizar el máximo rendimiento de sus inversiones.  

El informe, que se compartirá con los Estados Miembros durante la preparación del documento final de la Cumbre sobre los ODM de septiembre, también destaca la incapacidad para llevar a buen término la Ronda de Doha para el Desarrollo de negociaciones comerciales de la Organización Mundial del Comercio como uno de los desfases más significativos en la formulación de una alianza mundial para el desarrollo. Además, el acceso de los países en desarrollo al mercado apenas ha mejorado y las subvenciones nacionales a la agricultura por parte de los países ricos siguen eclipsando la coherencia de las políticas necesarias para acelerar el progreso de los ODM.  

Para complementar este informe, el PNUD también está ensayando un conjunto de herramientas de aceleración de los ODM. Es un marco diseñado para ayudar a los gobiernos, a las Naciones Unidas a nivel nacional y a otros asociados para el desarrollo, a identificar dónde se encuentran las auténticas dificultades para el progreso y las políticas que, por tener un mayor efecto en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, deben aplicar para abordarlas. 

*Fuente: Comunicado de prensa de PNUD

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial