BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 10/007
15 de enero de 2010
 

Declaraciones de apertura del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon en la Conferencia de Prensa sobre Haití

 

 

Buenos días. Me gustaría resaltar tres puntos de manera breve:

El primero, el panorama general. Los informes sobre la devastación de Haití aún nos siguen llegando y cada uno es peor que el anterior.

Las cifras preliminares de los equipos de emergencia de las Naciones Unidas indican grandes estragos en la infraestructura de Puerto Príncipe y otras áreas afectadas y cerca de un 50 por ciento de los edificios en las zonas más afectadas están dañados o destruidos.

Una alta proporción de 3 millones de personas en la capital no cuentan con acceso a alimentos, agua, refugio ni electricidad.

Aún estamos en la fase de búsqueda y rescate y estamos tratando de salvar tantas vidas como sea posible.

Está en proceso un esfuerzo humanitario mayor. Pese a que es, de manera inevitable, más lento y más difícil de lo que desearíamos que fuera, estamos movilizando todos los recursos tan rápido como podemos.

Se estableció un centro de operaciones de las Naciones Unidas en el aeropuerto de Puerto Príncipe, cuyo personal está integrado por miembros del Equipo de las Naciones Unidas para la evaluación y coordinación en caso de desastre, el cual se encuentra ahora coordinando los esfuerzos de búsqueda y rescate de 27 equipos que provienen de varios países alrededor del mundo.

Los vuelos de ayuda llegaron durante la noche y continuarán llegando a lo largo del día.

La búsqueda y el rescate aún requieren de esfuerzos mayores. Todavía se necesita de manera urgente equipo para levantamiento pesado.

Ya inició la distribución de alimentos y abastecimiento de medicamentos a Puerto Príncipe, complementada cada vez más con la ayuda que ha comenzado a llegar desde el exterior.

La logística es muy complicada. El aeropuerto está abierto, como ustedes saben, pero su capacidad es limitada. También la falta de transporte y combustible está dificultando los esfuerzos. Varios caminos permanecen bloqueados.

Dicho ello, la respuesta de la comunidad internacional ha sido generosa y extensa y nos estamos preparando de manera rápida y efectiva pese a las desafiantes circunstancias.

Esta tarde las Naciones Unidas enviará una petición expedita de emergencia de alrededor de $550 millones de dólares. La mayor parte de este dinero se destinará para las necesidades urgentes: alimentos y agua, de los cuales quedan muy pocas provisiones.

Debido al número de personas en las calles, sin techo, debemos proporcionarles refugio, para ello requerimos muchas tiendas de campaña.

Necesitamos de manera urgente provisionas médicas pero aún más, personal médico para emergencias.

El Programa Mundial de Alimentos inició operaciones ayer y en este momento se encuentra alimentando a alrededor de 8,000 personas, varias veces al día. Es evidente que esto es sólo un granito de arena para enfrentar esta necesidad masiva, pero la agencia pasará de alimentar a aproximadamente 1 millón de personas en 15 días a 2 millones de personas en un mes.

En este momento estamos estableciendo 15 centros de distribución de alimentos en Puerto Príncipe. Las provisiones serán básicas: galletas nutritivas y alimentos listos para comer que no necesiten preparación.

El segundo, las cifras sobre las víctimas.

No podemos hacer otra cosa más que adivinar el total de muertos y heridos. Ustedes ya han visto varios cálculos. No le veo el caso a que continúe especulando.

Espero un informe completo de la misión en breve y se les comunicará sobre éste en en cuanto lo tengamos. Mi vocero estará con ustedes después.

Me reuniré con nuestro personal haitiano el día de hoy, además planeo reunirme con todo el personal de la sede dentro de muy poco, la siguiente semana.

El tercero, quien ahora funge como Representante Especial, Edmond Mulet, se reunió con el Presidente [René] Préval y con el Primer Ministro de Haití a su llegada ayer y ya tomó todo el control de la misión.

También envié al Subsecretario General Tony Banbury, de nuestra oficina de operaciones en campo, a Haití para ayudarle como adjunto principal a mi Representante Especial, el Sr. Mulet.

Yo mismo iré a Haití dentro de poco, tanto para mostrar mi solidaridad con las personas de ese país como a nuestro personal de las Naciones Unidas, así como para evaluar la situación de forma personal.

Por último, déjenme decirles de Nuevo a las personas de Haití:

Estamos con ustedes. Les suplico su paciencia y le rindo homenaje a su fortaleza y valor en estas terribles circunstancias.

Muchas gracias.

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial