BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 010/54
02 de marzo de 2010
 

La Directora General de la UNESCO expresa su pesar por el terremoto de Chile y aboga por seguir fortaleciendo las medidas de prevención de riesgos

 

 

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, expresó hoy su aflicción por las muertes y destrucciones causadas por el potente terremoto que sacudió Chile el sábado 27 de febrero. La UNESCO está dispuesta, dijo, a aportar sus conocimientos y su apoyo a los esfuerzos de reconstrucción. La Directora General destacó también la necesidad de que los países situados en zonas de alto riesgo continúen fortaleciendo su capacidad de tomar medidas de prevención.

“El sismo que golpeó a Chile es otro angustioso ejemplo de nuestra vulnerabilidad ante los desastres naturales y de la necesidad de aumentar la vigilancia y la preparación para hacerles frente”, dijo Irina Bokova. “Ello es especialmente importante para las comunidades que viven en zonas costeras de alto riesgo, en las que las poblaciones disponen de poco tiempo para recibir alertas, como, tristemente, ocurrió en aquellos lugares de la costa chilena que estaban más cercanos al epicentro del temblor”.

“Al mismo tiempo, me gustaría reconocer la rapidez de las acciones emprendidas por las autoridades nacionales de los Estados ribereños del Pacífico. Su respuesta a las alertas regulares y detalladas emitidas por el Centro de Alerta contra los Tsunamis del Pacífico demuestra que una planificación cabal de reducción del riesgo de desastres puede ser eficaz y que debemos seguir intensificando nuestros esfuerzos en este ámbito”.

El sábado, el Sistema de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico, creado a mediados de los años 60 por la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO tras un terremoto que arrasó las costas chilenas, comenzó a emitir alertas de manera regular desde pocos minutos después del temblor.

El sistema actualizó sus boletines cada hora, detallando el avance del tsunami basándose en datos obtenidos en tiempo real en alta mar y transmitidos tanto al Centro de Alerta contra los tsunamis de Hawai como a la Agencia Meteorológica de Japón. Estos boletines informaron a las diferentes autoridades nacionales y a los medios informativos sobre el tamaño de las olas esperadas así como de las horas y lugares en que éstas iban a producirse, lo que permitió poner en marcha procedimientos de emergencia y evacuar a la población cuando fue necesario.

Desde el terrible tsunami del océano Índico que se produjo en 2004, la UNESCO ha trabajado para actualizar el sistema de alerta del Pacífico e implementarlo a nivel mundial. Actualmente, cubre el Oceáno Índico y está en vías de desarrollo en las regiones del Caribe, el Mediterráneo y el Atlántico Norte.

*Fuente: Comunicado de prensa de la UNESCO

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial