BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 010/101
31 de marzo de 2010
 

Intervención de la vicepresidenta primera,
ministra de la Presidencia y portavoz del Gobierno
en la Conferencia de Donantes para un nuevo futuro en Haití

 

 

Secretario General, Presidente, Secretaria de Estado, Ministros, señoras y señores,
Quiero comenzar agradeciendo -en nombre del Gobierno de España y desde la presidencia rotatoria de la Unión Europea - el esfuerzo que Naciones Unidas y los Estados Unidos de América han realizado en la organización de esta Conferencia. Como copatrocinadores también quiero agradecer a todos su presencia.

Creo que no hay mejor lugar que esta sede para demostrar una vez más que si los pueblos que compartimos este pequeño planeta somos plurales, humanidad es una palabra que sólo podemos conjugar en singular.

Señoras y señores,
Durante siglos, y especialmente en el ámbito internacional, el realismo político, el pragmatismo, fue considerado un sinónimo del más descarnado egoísmo. Apenas llevamos diez años del nuevo siglo pero es mucho lo que ya hemos dejado atrás.

Ser realista en nuestro tiempo es comprender que -ante el cambio climático, el riesgo de pandemias, la crisis energética, las amenazas a nuestra seguridad o crisis humanitarias como la que ha sufrido, la que sufre el pueblo de Haití– todos compartimos un mismo destino.

Creo que esa es la mejor lección que podemos extraer de esta crisis. Que sólo desde la unión de las naciones y la alianza de las civilizaciones podremos ganar un futuro que necesariamente escribiremos en plural.

Esta conferencia se inscribe en ese proceso que comenzamos a trazar en la Cumbre de Santo Domingo, pocos días después del seísmo, que continuamos recorriendo en la reunión de Montreal y que, tal y como nos comprometimos a hacer en la declaración de Santo Domingo, debe llevarnos el próximo mes de junio a una nueva cumbre en la capital dominicana para evaluar los resultados obtenidos y proponer nuevas líneas de actuación.

Hoy estamos aquí representados Gobiernos, pueblos, organismos internacionales, instituciones financieras, asociaciones ciudadanas, económicas y culturales.

Representantes de todos los sectores sociales y de los cuatro puntos cardinales de nuestro planeta decididos a reconstruir la esperanza de un futuro mejor para Haití y de un mundo mejor para todos.

Como país amigo y miembro de la comunidad iberoamericana, España está presente en Haití desde hace años. Somos el tercer donante global y el primero de la Unión Europea.

Desde el mismo 12 de enero, España ha querido apoyar y acompañar al pueblo haitiano. Hemos estado con ellos tanto las instituciones como la sociedad, tanto las empresas y organizaciones económicas como los ciudadanos.

También hemos trabajado intensamente desde la Presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea para avanzar una posición común y alcanzar el compromiso de ayuda que la Alta Representante acaba de presentarles. Queremos estar, estamos, con el Gobierno y el pueblo de Haití, pero nosotros sólo podemos ser compañeros de viaje en la tarea de la reconstrucción, la dirección le corresponde decidirla al Gobierno y al pueblo de Haití, y ese debe ser un principio irrenunciable de nuestra actuación. Y trabajar por el protagonismo de los propios haitianos, trabajar para garantizarles un futuro más justo, más seguro, más estable, pasa por mejorar los cimientos económicos y de infraestructura, sin duda, pero también, y muy especialmente, los institucionales.

La destrucción que ha causado el seísmo ha sido ingente, y más allá de la atención humanitaria y las tareas de emergencia que hemos venido -y tendremos que- seguir realizando, sabemos que la reconstrucción de las infraestructuras básicas del país es una labor prioritaria y que requiere un enorme esfuerzo.
Pero la experiencia de los últimos años nos muestra que no podemos quedarnos ahí, que podemos hacerlo mejor, que debemos hacerlo mejor.
Y hacerlo mejor es ocuparnos con el mismo ahínco, con la misma dedicación, a acompañar a Haití en la labor de construir unas instituciones firmes y plenamente democráticas. En conseguir una organización política que garantice un estado estable, participativo, transparente, volcado en los ciudadanos.

Un Estado capaz de asegurar a los haitianos los servicios básicos y una administración eficiente y honesta de sus intereses.
Porque sólo esos cimientos apoyados en las prácticas de buen Gobierno son los que pueden y deben sostener el futuro de Haití. Son los que pueden y deben sustentar un país más sostenible económicamente, más avanzado socialmente, mejor integrado en esos principios de gobernanza democrática que ya están marcando la agenda global.

Lamentablemente, no podemos garantizar que un seísmo de esta magnitud o un desastre natural no pueda volver a producirse, lo que si podemos hacer, lo que debemos hacer es asegurarnos de que sus consecuencias no sean tan devastadoras como las que hemos vivido y por que así sea va a hacer una apuesta decidida el Gobierno de España.

Creo que eso es lo que merece el pueblo de Haití y que eso es también lo que nos demanda nuestra ciudadanía, una ciudadanía que se ha volcado como nunca antes en ese objetivo de garantizar un futuro mejor para Haití que hoy nos trae aquí. Ese es el reto que tenemos por delante pero también es una oportunidad sin precedentes para garantizar un futuro mejor para todos los haitianos.
Esa es desde luego la determinación desgobierno de España, y creo que debe ser un principio esencial en nuestra estrategia de actuación.

Por ello apoyamos la creación del Comité Interino para la reconstrucción de Haití. Un comité internacional que, garantice la coordinación, la transparencia y la efectividad de la ayuda y al que deberá suceder en 2011 una Autoridad de Desarrollo exclusivamente Haitiana.
Un Comité que trabaje de un modo efectivo desde esos principios de protagonismo del Gobierno y el pueblo de Haití con el objetivo de cimentar la viabilidad social y económica sobre instituciones políticas, administrativas e institucionales efectivas, sólidas y viables.

Por todo ello, tal y como nos comprometimos a hacer en la conferencia de Santo Domingo, España hará una aportación de 346 millones de euros al fondo multidonante para la reconstrucción de Haití. Algo más de 121 (121,5) millones se entregaran al Fondo este mismo año. 75 millones el año próximo y el siguiente y 74’5 en 2013. Es una ayuda que se dirigirá prioritariamente, y siguiendo las indicaciones del propio Gobierno de Haití, a ocho sectores muy concretos: agua y saneamiento, educación y habitabilidad básica, sostenibilidad medioambiental, seguridad alimentaria, agricultura y producción primaria.

Señoras y señores,
En la antigüedad solía decirse que si los dioses hicieron el tiempo a nosotros y sólo a nosotros nos corresponde hacer las horas.
Dediquemos estas horas que tenemos por delante a unir voluntades, a traducir esas voluntades en compromisos, a plasmar los compromisos en hechos.

Creo que el mejor homenaje que podemos ofrecer a las víctimas del seísmo es recordar que el día que perdieron sus vidas el mundo entero se unió para construir un nuevo futuro en Haití, un futuro más seguro, más justo y más humano para todos.
Pueden contar para ello con el Gobierno de España.

Muchas gracias

*Misión de España en la ONU

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial