BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 090
9 octubre 2009
 

Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon,
con motivo del Día Internacional de la Salud Mental

 

 

Según la definición que figura en la constitución de la Organización Mundial de la Salud, la salud no es solamente la ausencia de afecciones o enfermedades, sino un estado de completo bienestar físico, mental y social. En los países en desarrollo, los trastornos mentales contribuyen más a la carga de enfermedad y discapacidad que cualquier otra categoría de enfermedades no transmisibles, pese a lo cual sólo una pequeña minoría de personas con trastornos mentales dispone de servicios de salud mental en esos países. La necesidad es grande y la atención es insuficiente.

El Día Mundial de la Salud Mental es una gran oportunidad para movilizar los recursos internacionales con el objetivo de proporcionar servicios adecuados de atención de la salud mental. Los gobiernos y las organizaciones de salud pública, la sociedad civil, los organismos multilaterales y los donantes deben trabajar codo con codo para conseguirlo. Existen tratamientos eficaces para una amplia variedad de trastornos mentales. Unámonos para ampliar los servicios de salud mental y lograr que los sistemas de atención primaria de la salud del mundo entero participen en la prestación de esos servicios.

El Programa de Acción para Superar las Brechas en Salud Mental (mhGAP) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene como objetivo reducir la distancia entre las necesidades y los servicios mediante el uso de paquetes de tratamiento para trastornos mentales que puedan administrarse a gran escala en países de bajos y medianos ingresos.

Dado que los recursos humanos y financieros disponibles son limitados, la prestación de esos servicios conlleva la participación de los centros comunitarios de atención primaria. La prestación de servicios eficaces de salud mental en esos centros podría ayudar a reducir la discriminación asociada a los trastornos mentales y evitar que se hospitalice innecesariamente a las personas con problemas de salud mental y se violen sus derechos humanos.

Tal estrategia tiene sentido desde un punto de vista económico. Los trastornos mentales merman la capacidad de aprendizaje de los niños y la capacidad de los adultos para desenvolverse en la familia, en el trabajo y en la sociedad en general. También es una estrategia a favor de los pobres. Las investigaciones revelan que hay una abrumadora concentración de trastornos mentales en los grupos de ingresos más bajos. La pobreza y las tensiones que conlleva, como el desempleo, la violencia, la exclusión social y la inseguridad constante, están estrechamente ligadas a la aparición de trastornos mentales.

La salud es un derecho humano importante. Este año, hagamos el propósito de reducir la carga de la salud pública y paliar el sufrimiento de las personas que padecen problemas de salud mental en todo el mundo.

 

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial