BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 09/017
30 marzo 2009
 

ONUSIDA afirma que el preservativo masculino de látex es la tecnologia individual disponible actualmente más eficaz para reducir la transmisión sexual del VIH
 

 

  • El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, se pronuncia a favor de que los preservativos se encuentren fácilmente disponibles universalmente, con carácter gratuito o a un precio razonable, y de un modo tal que ayude a salvar los obstáculos sociales y personales a su uso.

ONUSIDA, iniciativa conjunta de diez organizaciones del sistema de la ONU para dar una respuesta que ayude a evitar infecciones por el VIH, declara que la utilización del preservativo es un elemento crucial para un enfoque integral, eficaz y sostenible de la prevención del VIH, y que conviene acelerar su promoción. Se estima que en 2007 alrededor de 2,7 millones de personas se infectaron por el VIH. Cerca del 45% de ellas eran jóvenes de 15 a 24 años de edad.

El desarrollo de nuevas tecnologías de prevención, como las vacunas contra el VIH y los microbicidas, continúa avanzando, pero los preservativos seguirán siendo por muchos años el principal medio de prevención.

Según ONUSIDA, las pruebas concluyentes de numerosas investigaciones efectuadas entre parejas heterosexuales en las que uno de los miembros vive con el VIH, ponen de manifiesto que la utilización correcta y sistemática del preservativo reduce de forma significativa el riesgo de transmisión del VIH tanto del varón a la mujer como de la mujer al varón.

Para garantizar su seguridad y eficacia, los preservativos deben fabricarse con arreglo a las normas internacionales más estrictas. Deben adquirirse conforme a los procedimientos de garantía de la calidad establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de Población de las Naciones Unidas UNFPA y el ONUSIDA, y hay que almacenarlos lejos de cualquier fuente directa de calor. Los programas de prevención deben velar por la disponibilidad de preservativos de alta calidad para las personas que los necesitan y cuando los necesitan, y asegurar que las personas tengan los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para utilizarlos correctamente.

Cuando la persona puede acceder al preservativo de forma gratuita o a un precio muy subvencionado, es más probable que lo utilice. Una promoción eficaz del preservativo no sólo debe orientarse a la población general sino también a las personas que están muy expuestas al riesgo de infección por el VIH, como son las mujeres, las/los jóvenes, las/los trabajadores sexuales, las/los consumidores de drogas inyectables y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

La educación sobre prevención del VIH y la promoción de los preservativos deben superar los obstáculos de los complejos factores de género y culturales.

 Los preservativos han contribuido a reducir las tasas de infección por el VIH allí donde el SIDA ya se ha extendido con fuerza, conteniendo la propagación más generalizada del VIH en lugares donde la epidemia aún está concentrada en grupos de población concretos.

La promoción de la utilización correcta y sistemática del preservativo dentro de los programas de tratamiento antirretrovírico, y en el contexto de los servicios de salud reproductiva y de planificación familiar, es fundamental para reducir aún más las posibilidades de transmisión del VIH. Asimismo, para satisfacer las necesidades de prevención de todas las personas, sean VIH-positivas o negativas, es necesaria la ampliación rápida de los servicios de asesoramiento y pruebas del VIH.

Para mayor información favor de contactar a Nayeli Torres, jefa de la Oficina de Comunicación para el PNUD en México al(5255) 52639873, o escribir a nayeli.torres@undp.org.mx

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial