BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 07/078
4 de julio de 2007
 

Discurso del Secretario General de las Naciones Unidas, BAN KI-MOON,

al segmento de Alto Nivel del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC)

con la ocasión del Informe 2007 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Ginebra, 2 de julio de 2007

 

 

Me siento honrado de asistir por primera vez como Secretario General a este Segmento de Alto Nivel del Consejo Económico y Social.

La de ustedes es una misión sagrada: liderar el trabajo mundial de la ONU para mejorar la condición humana y el desarrollo.

Creo que este año están mejor preparados que nunca para encarar este desafío. Este Consejo ha asumido iniciativas nuevas y audaces para darle nueva energía a sus funciones y rejuvenecer su misión. Como resultado, están en camino de convertirse en el centro global para concebir y supervisar políticas y prácticas de desarrollo.

Consideren sólo dos de las más destacadas innovaciones del Consejo: la Revisión Ministerial Anual y el Foro de Cooperación para el Desarrollo. Las primeras pueden ayudar al Concejo a brindar un mejor asesoramiento para el progreso nacional hacia los internacionalmente acordados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Al mismo tiempo, el segundo puede ayudar a los países a adaptar de mejor manera la cooperación internacional para el desarrollo para cumplir estos objetivos.

Estas dos nuevas funciones no podrían haber llegado en una coyuntura más oportuna. Estamos a mitad de camino de la carrera por cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Un esfuerzo grande y sostenido, ahora, puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de nuestra gran gesta. No hace falta mencionarlo, literalmente millones de vidas dependen de ello.

Es por esto que yo particularmente recibo con agrado el enfoque de la Revisión Ministerial Anual, que se concentrará en el primer y último de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, a saber, reducir a la mitad la pobreza extrema y el hambre y construir la sociedad global para el desarrollo. El avance en estos dos campos es esencial para mejorar la condición humana y apuntala nuestra agenda de desarrollo en la ONU.

Ustedes tienen en sus manos mi informe analítico sobre la Revisión Ministerial, así como el Informe de los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2007, que presentamos hoy aquí. Este informe es el resultado de un extenso esfuerzo inter agencial encabezado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (DESA). Demuestra que el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio ha sido lento en algunos de los países más pobres del mundo, particularmente en el África sub.-Sahariana. De todas maneras, su mensaje principal sigue siendo prometedor: los Objetivos de Desarrollo del Milenio siguen teniendo posibilidades de ser alcanzados en la mayoría de los países, pero sólo si los líderes políticos asumen acciones urgentes y concertadas.

Países en África y otras partes están demostrando que es posible un progreso rápido y a gran escala de los ODM. Como demostrarán esta semana las presentaciones nacionales sobre experiencias de implementación, esto surge de un fuerte liderazgo político y buenas e importantes políticas de gobierno. Requiere de estrategias prácticas para incrementar las inversiones en áreas clave. Y necesita apoyo técnico y financiero por parte de la comunidad internacional.

La experiencia también ha demostrado que las estrategias exitosas de desarrollo a nivel nacional deben de estar alineadas con los ODM a través del esfuerzo interno, no impuesto desde el exterior. Dichas estrategias deberían estar acopladas a una política macroeconómica balanceada y de amplio rango que fomente el crecimiento y la generación de empleos. Los trabajos decentes, en especial para mujeres y jóvenes, proveen el vínculo más fuerte entre crecimiento económico y la reducción de la pobreza. La generación de estos empleos debe ser la política nacional prioritaria, junto con los esfuerzos relacionados a aumentar la capacidad productiva y mejorar el acceso a los mercados.

Todo esto no ocurrirá sino con una financiación adecuada, mucha de la cual debe surgir de una asociación global para el desarrollo fortalecida.

No puedo dejar de remarcar con firmeza la necesidad de que las naciones desarrolladas cumplan con sus promesas. Deben alcanzar la meta del 0,7 por ciento para la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD). Hoy, exhorto a los donantes a cumplir con los plazos para aumentar la ayuda y así alcanzar sus compromisos para el 2010 y el 2015.

Mientras lo hacen, también deben atender las disparidades en el régimen global de comercio que mantiene maniatadas a varias naciones en desarrollo. El mundo necesita en forma desesperada una conclusión exitosa de las negociaciones sobre el comercio en Doha. Las barreras comerciales existentes, subsidios agrícolas, y reglas restrictivas en cuanto a los derechos de propiedad intelectual refuerzan las inequidades globales y se burlan de nuestros reclamos de terminar con el hambre y la pobreza de nuestro mundo.

Ahora es el momento de convertir las promesas existentes en un progreso real. Debemos convertir a la “asociación global para el desarrollo” en más que un slogan y transformarla en una realidad para así enfocar los temas de desarrollo más importantes de nuestros días, desde el cambio climático al comercio y la ayuda humanitaria. Si actuamos ahora, todavía podemos cumplir con el plazo previsto para el 2015.

Esa es la tarea que encara el Consejo, así como todo el sistema internacional. Confío en que el Consejo Económico y Social de hoy, puede y cumplirá con lo prometido y proveerá el liderazgo y la guía que todos buscamos.

Por mi parte, no ahorraré esfuerzos para asegurar que todo el Sistema de las Naciones Unidas funcione de manera coherente, efectiva y eficiente para nuestros Estados Miembros y para todas las personas cuyas esperanzas y aspiraciones se posan en nosotros.

Les agradezco mucho, y espero trabajar con todos ustedes.

(Traducción no oficial del CINU Buenos Aires)

 

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial