BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 06/156
21 de diciembre de 2006
 

Países de América Latina y El Caribe consolidan
la mejora de sus cuentas fiscales

 

La región está aprovechando el favorable entorno macroeconómico para incrementar sus ingresos fiscales y bajar su endeudamiento público.
    

En 2006 los países de la región han seguido consolidando su posición fiscal, en línea con el desempeño registrado en los últimos años. Esta positiva evolución en las cuentas fiscales y la deuda pública permitió mantener la senda de disminución de la vulnerabilidad de la región que se viene apreciando desde el 2002. Así lo señala la CEPAL en su informe Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2006, dado a conocer recientemente.

El desempeño fiscal de la región permitirá que los gobiernos centrales alcancen un superávit primario (es decir, restando el pago de los  intereses de la deuda pública) de 2,1% del PIB al cierre del año 2006, cifra que se compara positivamente con el superávit de 1,7% anotado en 2005. En tanto, si se toma en cuenta el déficit global (que incluye el pago de los intereses de la deuda), el déficit pasa de 1,1% a  0,3% del PIB.

En su informe, el organismo de Naciones Unidas destaca que el desempeño fiscal correspondiente al período 2003-2006 observa características novedosas cuando se lo compara con otros momentos de auge. La mejora fiscal en los años 2003-2004 se asentó en un aumento de los ingresos fiscales y en un gasto que en promedio creció menos que el producto de la región. Por otro lado, en los años 2005-2006 el crecimiento de los superávit primarios se debe al fuerte aumento de los recursos,  que más que compensa las alzas en los gastos públicos de los últimos dos años (ver gráfico 1).

Este aumento generalizado de los recursos públicos en los países de la región fue impulsado por segundo año consecutivo fundamentalmente por el incremento de los ingresos fiscales observado en algunos de los países especializados en productos no renovables (ver gráfico 2).

El alza de los recursos fiscales en estos países es producto no sólo de la mejora en los precios de los productos básicos, sino también de la incorporación de nuevos instrumentos tributarios. Bolivia, Chile y Venezuela crearon nuevos impuestos para recaudar mayores recursos provenientes de sus recursos no renovables (gas, cobre y petróleo). Estas reformas, sumadas a la evolución de los precios, han hecho que los sistemas tributarios se concentren en estos recursos.

Por otro lado, en 2005-2006 muchos países de la región incrementaron sus gastos. Este crecimiento bastante generalizado no alcanzó a compensar los aumentos de los ingresos, manteniéndose el resultado fiscal positivo, si bien la tasa de aumento de los gastos se ha acelerado en este último año.

Estos aumentos se explican fundamentalmente por alzas en los gastos corrientes (de funcionamiento del sector público), si bien en algunos casos como Argentina, México y Venezuela se ha observado una importante recomposición de los gastos de capital (inversión pública), comenzando de un bajo punto de partida en los dos primeros casos.

En definitiva, en el período 2003-2006 los gobiernos han logrado mejorar en forma significativa los indicadores fiscales y de deuda pública, a través de un importante incremento en sus ingresos y atenuando, a través de una mejor gestión del gasto, las características expansivas que ha tomado la política fiscal en otros períodos de mejora de ingresos.

No obstante, durante el período 2005-2006 la situación fiscal ha debido enfrentar presiones para subir el gasto frente al significativo incremento de los ingresos por tercer año consecutivo. En este escenario, se contraponen dos prioridades: una, referida a la gran necesidad de la región de aumentar el gasto social y de infraestructura para mejorar la inversión en capital físico y humano, y otra, la búsqueda de mayor espacio u holgura fiscal que haga sustentable en el tiempo estas políticas.

Dado el alto crecimiento del producto observado en estos años en algunos países, y el aumento de los recursos fiscales asociados al auge en el precio de productos primarios, la CEPAL indica que los gobiernos deben moverse en un delicado equilibrio que les permita atender legítimos requerimientos de incrementos del gasto sin echar por la borda el esfuerzo realizado en la búsqueda de un balance sostenible en sus cuentas públicas.

Esto debe ser especialmente enfatizado en aquellos casos en que los niveles de deuda pública son aún elevados (la mitad de los países de la región registran un nivel de deuda mayor al 40% del PIB).

** Ver gráficos adjuntos a este comunicado de prensa **

 

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial