BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 06/076
7 de julio de 2006
 

 

Termina Conferencia sobre Armas Pequeñas,
sin llegar a un acuerdo y sin un documento final


 

* Conferencia de las Naciones Unidas dirigida a la consolidación del esfuerzo mundial contra el comercio ilegal de armas pequeñas que termina sin llegar a un acuerdo y sin documento final

* El presidente Prasad Kariyawasam dice que la validez del plan y la efectividad no han disminuido

* Canadá pide una reunión informal para el 2007 y acelerar la implementación.

La primera conferencia de revisión acerca del Programa de Acción del 2001 para controlar el comercio ilegal de armas pequeñas terminó la tarde del día 7 de julio sin llegar a un acuerdo en un documento formal del resultado, sin dar así a la Asamblea General un mandato para dirigir las revisiones posteriores en los próximos cinco años o una guía para la implementación futura.

El Programa de Acción, adoptado por los Estados miembros de las Naciones Unidas en el 2001, había pedido que se convocara a una conferencia de revisión por parte de la Asamblea General que no pasara del año 2006, con el propósito de evaluar el progreso al implementar el programa de acción. También había convocado a reuniones bienales con los Estados para considerar la implementación puesta en práctica tanto nacional, regional y mundial, que seguiría su curso como ya estaba previsto.

Entre las varias etapas de implementación se cuentan el establecimiento de un marco mundial para frenar al tráfico ilegal de armas pequeñas, el plan de acción contiene regulaciones acordadas importantes y programas sobre varios asuntos, tales como la prevención y el combate a la fabricación ilegal y al tráfico de armas pequeñas y ligeras; asegurar los controles efectivos de la producción legal de estas armas; el almacenamiento y la transferencia; la recolección y la destrucción; el control de estas armas en situaciones posteriores a los conflictos y las estrategias nacionales, que han tenido un resultado importante en la Conferencia del 2001, los aspectos anteriores, a su vez, han surgido como un enfoque clave para el aumento de la ayuda mundial.

Al declarar que las víctimas verdaderas del resultado de la noche del 7 de julio son millones de personas que mueren en todo el mundo diariamente debido a la violencia con armas pequeñas, el vocero de Finlandia, en representación de la Unión Europea, dijo que “deplora la falta de progreso en las áreas prioritarias”, así como en asuntos como el papel de la sociedad civil, la posesión por parte de los civiles, los asuntos de género, el manejo del apilamiento, los sistemas de defensa aéreos portátiles (MANPADS, por sus siglas en inglés), y los aspectos de los derechos humanos del uso ilegal de las armas pequeñas. Dijo que, al seguir el informe de procedimiento de la Conferencia, ésta ha perdido una oportunidad para “hacer una diferencia real en la lucha común contra este problema”, dado la falta de voluntad de algunas delegaciones para trabajar en un progreso importante. También lamentó que el movimiento de la sociedad civil no haya sido adoptado por la voluntad de los Estados.

El representante canadiense, seguro de que la Asamblea General verá el mérito por el seguimiento formal de la Conferencia, dijo que, aunque hubiera preferido un mandato formal de la Conferencia, Canadá buscará convocar a una reunión informal de sesiones entre los Estados para discutir las medidas concretas y acelerar la implementación. La reunión se celebrará en Ginebra en la primavera u otoño del 2007, y tendrá una semana de duración. Dicha reunión se centrará en los controles de transferencia, el refinamiento específico de los principios mundiales y la movilización de los recursos. Se financiará con una cuota voluntaria por parte de los Estados para lograrlo, en todas las agencias de la Organización de las Naciones Unidas implicadas, tanto regionales como internacionales y en Organizaciones No Gubernamentales que serán invitadas para asistir como observadores y cuyas discusiones específicas serán bienvenidas como contribuciones específicas en una capacidad consultiva.

El vocero de Irán también lamentó que la Conferencia no hubiera alcanzado un acuerdo, en particular lo que se refiere al seguimiento; sin embargo, ello no debe considerarse como una falta de voluntad a la carta en el plan del 2001. De querer, los Estados pueden decidir tener reuniones bienales y la Asamblea General puede decidir otra revisión dentro de cinco años, si así se desea. “Veamos en el 2008”, agregó.

El representante de Kenia dijo que su delegación espera el progreso, en particular porque su región continúa sufriendo el impacto del comercio ilegal de las armas pequeñas, pero el hecho de que las delegaciones hayan decidido ceder desde sus puestos llevó al fracaso de la Conferencia. Kenia seguirá trabajando al respecto, dentro de su región y más allá de sus fronteras, pues es un asunto prioritario y continuará persiguiendo su objetivo en la Asamblea.

El representante de Estados Unidos aclaró que la falta de un acuerdo de ninguna manera afectará el compromiso de su país para la implementación del Programa o el ofrecimiento de ayuda, tampoco dicho deber se verá afectado al respecto, en particular los controles al transporte, el marcado y rastreo, los controles de exportación, por mencionar algunos. Los Estados Unidos continuarán brindando ayuda a Estados que busquen implementar el Programa, se ha aumentado esta ayuda cada año, desde el 2001 y se tiene proyectado esparcir los esfuerzos a África y Europa Oriental, entre otras regiones. Estados Unidos continuará brindando ayuda a los países para hacer frente a las consecuencias mortaless del comercio ilícito de armas pequeñas.

El representante de Sierra Leona dijo que el voto por los asuntos aquí debatidos, debería considerarse como medida extrema, “no dependeremos del concepto de consenso, ya que a mi parecer, éste se ha usado como un arma para destruir el trabajo que hemos hecho, el trabajo que han hecho y todo lo que hemos invertido”. Busca la sesión del Primer Comité (Desarme y Seguridad Internacional), y “si tenemos que votar, votaremos, nos aseguraremos de salvar gente, a los niños, quienes están sufriendo por el uso de estas armas ilícitas”.

El Presidente de la Conferencia, Prasad Kariyawasam de Sri Lanka, dijo que un documento de acuerdo final ha estado al alcance, pero al final, ha sido imposible concluirlo; sin embargo, en un análisis final, el Programa de Acción ha sido un marco de trabajo para que los Estados, las organizaciones mundiales, regionales y la sociedad civil en su conjunto trabajen para la implementación efectiva y completa; la validez y efectividad no han disminuido, es un documento viviente. En el plan de acción, la comunidad internacional comparte una pauta acerca de lo que se necesita hacer y de cómo lograr los objetivos, el hecho de no tener un documento final no altera la resolución sobre el problema del comercio ilícito de armas pequeñas, además, esta Conferencia, atrajo atención mundial sin precedentes y todos se han enriquecido por las contribuciones hechas en el avance.

Con una apertura breve durante una reunión formal, las delegaciones adoptaron el bosquejo de la resolución recomendado por el Comité de Credenciales, mismo que contiene las credenciales de los representantes de los Estados de la Conferencia, (documento A/CONF.192/2006/RC/8).

Las observaciones del cierre de la conferencia también tuvieron incursiones importantes los representantes de Indonesia (en representación del movimiento de los países no alineados); de India, de Argentina (a nombre del MERCOSUR); de Barbados (representando al CARICOM); de Arabia Saudita (en representación del Grupo Árabe); de Colombia, de México, de Cuba, de Japón, de Guatemala, de Malí, de Nigeria, de Australia, de Pakistán, de Francia, de Liberia, de Israel y de Egipto.

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial