BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 06/043
29 de mayo de 2006
 

El aumento del número de países que aportan contigentes refleja la confianza de los Estados Miembros en las Operaciónes de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas

 

 

La observancia en la Sede del Día de los Cascos Azules en las Naciones Unidas tendrá lugar el 31 de mayo

La comunidad mundial celebrará el Día Internacional de los Cascos Azules de las Naciones Unidas a finales de mes en vista de que un número sin precedentes de países aportan contingentes a las operaciones cada vez más complejas de este organismo mundial, aunque a un costo considerable, debido que el saldo de bajas del pasado año superó al registrado en cualquier otro del pasado decenio.

El Dia de los Cascos Azules de las Naciones Unidas se estableció en 2002, cuando la Asamblea General aprobó la resolución 57/129 en la que se seleccionó el 29 de mayo como día para rendir tributo a todos los hombres y mujeres que han prestado servicio y continúan haciéndolo en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas por su alto grado de profesonalismo, dedicación y valor, y para honrar la memoria de los que han perdido sus vidas en la causa de la paz.

La fecha se conmemorará el 31 de mayo en la Sede de las Naciones Unidas, debido a que el 29 de mayo es un dia feriado oficial este año. Se celebrarán varias ceremonias oficiales. A las 11 horas en el Auditorio de la Biblioteca Dag Hammarskjöld, se impondrá la medalla Dag Hammarskjöld a título póstumo a militares, policías y civiles (reclutados a nivel internacional y nacional) que perdieron sus vidas prestando servicios en operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Los representantes de las respectivas misiones permanentes recibirán las medallas que se remitirán a los familiares.

En una ceremonia aparte en la terraza norte a las 14.00 horas, los oficiales del ejército y la policía que prestan servicios actualmente en el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz en la Sede de las Naciones Unidas recibirán medallas por sus servicios en el mantenimiento de la paz.

El año pasado fue notable por los más de 72 000 cascos azulas y 15 000 civiles que prestan servicios en todo el mundo en las operaciones de mantenimiento de la paz más multidimensionales y complejas realizadas jamás por la Organización. Durante el pasado año, las tareas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas facilitaron elecciones históricas en Haití, Burundi y el Afganistán. El activo compromiso de las Naciones Unidas en la atribulada Liberia ayudó a lograr resultados impresionantes, que culminaron en la toma del juramento de la primera mujer africana elegida Presidenta y el encarcelamiento de Charles Taylor quien enfrenta cargos por crímenes de guerra. Las Naciones Unidas concluyeron también operaciones de mantenimiento de la paz con todo éxito en Timor-Leste y Sierra Leona, mientras que una nutrida fuerza de las Naciones Unidas en la región oriental de la República Democrática del Congo ha comenzado a llevar cierta estabilidad a uno de los lugares más peligrosos del mundo. En el Sudán, se desplegaron cascos azules en el Sur del país para ayudar a aplicar el histórico Acuerdo de paz amplio y se está planificando una función preventiva en Darfur.

Pero estos éxitos han costado caro; en 2005 perecieron más cascos azules prestando servicios a las Naciones Unidas que en cualquier otro año del último decenio. Cayeron en cumplimiento de su deber en circunstancias difíciles y peligrosas 124 cascos azules a causa de la violencia, las enfermedades y los accidentes. Hasta 2006, otros 32 habían caído en cumplimiento del deber.

Actualmente, 108 de estos países aportan contingentes militares y policías a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Los que tradicionalmente han aportado contingentes, como Bangladesh, la India y el Pakistán, siguen desempeñando una inapreciable función en el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, ya que aportan colectivamente más del 40% de los cascos azules. Y cada vez más países se suman a este empeño. Este año, Camboya y Timor-Leste se incorporaron a la creciente lista de países que alguna vez han acogido misiones de mantenimiento de la paz y que ahora aportan contingentes y policías; otros son Bosnia y Herzegovina, Croacia, Guatemala, Namibia, Rwanda y Sierra Leona.

A medida que las operaciones de manenimiento de la paz aumentan su importancia y su talla aumenta también la necesidad de abordar todo problema con firmeza y eficacia. Con este fin, las Naciones Unidas han logrado progresos concretos haciendo cumplir la política del Secretario General de tolerancia cero contra toda forma de explotación y abuso sexuales por parte de los cascos azules. Otro interés fundamental es la necesidad de aumentar el número de mujeres de uniforme en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Hasta el presente, sólo 1% de los soldados y 4% de los policías son mujeres. Además, se ha reformado el procedimiento de compra en las Naciones Unidas para proteger a la Organización contra el despilfarro y asegurar el aprovechamiento máximo de todos los recursos.

Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, que se apoyan en casi 60 años de experiencia sobre el terreno, siguen siendo un instrumento indispensable para la comunidad internacional al tratar de dar solución a problemas difíciles de los conflictos entre Estados y, cada vez más, dentro de los Estados. La legitimidad y universalidad de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas son excepcionales, y dimanan de su condición de medida adoptada en nombre de una organización mundial integrada por 191 Estados Miembros.

 

 

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial