BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 06/037
18 de mayo de 2006
 

 

Oficina de la ONU para los Derechos Humanos solicita pronta investigación por acontecimientos violentos en San Salvador Atenco


 

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresa su preocupación por los hechos de violencia registrados los pasados días 3, 4 y 5 de mayo, en el municipio de San Salvador Atenco, en el Estado de México, durante los cuales se enfrentaron manifestantes con agentes de seguridad.

La Oficina recibió información sobre la muerte de un manifestante, posibles actos de tortura, malos tratos, lesiones, abusos y violaciones sexuales, así como varias decenas de personas golpeadas. La Oficina tuvo conocimiento además de la delicada situación en la que se encuentra un joven que habría recibido un impacto con un artefacto de gas lacrimógeno.

La Oficina condena todo tipo de manifestaciones violentas, por más legítimo que pueda ser el reclamo, y lamenta las lesiones que habrían sufrido agentes de la policía.

La Oficina reitera que el uso desproporcionado e indebido de la fuerza por parte de servidores públicos demerita el respeto y la efectiva realización de los derechos humanos e impacta de manera negativa la vigencia del estado democrático de derecho en México.

La Oficina recuerda que el Estado Mexicano se ha comprometido internacionalmente a respetar y garantizar los derechos humanos contemplados en diversos instrumentos internacionales de los cuales forma parte. (1)

De acuerdo con estos instrumentos, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, al jugar un papel fundamental en la protección del derecho a la vida, la integridad personal, la libertad y la seguridad de las personas, deben respetar y proteger la dignidad humana, así como mantener y defender los derechos humanos de todas las personas.

La labor de los servidores públicos está sujeta a limitaciones específicas sobre el uso de la fuerza. Además, ningún funcionario encargado de hacer cumplir la ley puede infligir, instigar o tolerar ningún acto de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, ni invocar la orden de un superior como justificación de estos actos.

Cabe anotar que como principio internacionalmente aceptado, el Estado no podrá invocar circunstancias excepcionales tales como la inestabilidad política interna o cualquier otra situación pública de emergencia para justificar el quebrantamiento de estas normas.

La Oficina confía en que las autoridades competentes del Estado Mexicano adoptarán las medidas necesarias que aseguren una investigación independiente e imparcial sobre los hechos de violencia ocurridos en San Salvador Atenco.

Más información: Rosa Gutiérrez, tel. 52812409 ext. 104, rosa.gutierrez@hchr.org.mx

(1) La Declaración Universal de Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes; la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura; la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer; la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer; las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos; los Principios básicos para el tratamiento de los reclusos; el Conjunto de principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión; el Código de conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley; los Principios básicos sobre el empleo de la fuerza y de armas de fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, entre otros.

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial