BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 05/026
18 de abril de 2005
 

Inicia 11 Congreso en Bangkok, enfocado en la delincuencia organizada y terrorismo

 

 

El Ministro de Justicia tailandés, electo Presidente del Congreso subraya la necesidad de construir un nuevo consenso de seguridad por parte de la comunidad internacional

El Undécimo Congreso sobre Prevención del Delito y Justicia Penal es una oportunidad para que la comunidad internacional permanezca unida firmemente contra las amenazas de la delincuencia, asegurándose que las amenazas distantes no se vuelvan inminentes, y que las amenazas inminentes en realidad no se vuelvan destructivas, declaró el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan en un mensaje al acto inaugural del Congreso.

En el mensaje pronunciado por el Secretario General del Congreso, Antonio María Acosta, Director de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Annan mencionó que la delincuencia organizada es una de las principales amenazas a la seguridad y a la paz internacionales en el siglo XXI. También que el Congreso sobre Prevención del Delito debe servir como un recordatorio de lo mucho que aún debemos hacer para afrontar esa amenaza.

Informó que, con la adopción de varias convenciones y protocolos importantes en los últimos años, Naciones Unidas ha logrado un avance importante para construir un marco de leyes y normas internacionales para la lucha contra la delincuencia organizada y la corrupción. La estrategia mundial debe incluir la ratificación universal de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus protocolos, la Convención contra la Corrupción y los 12 instrumentos universales de lucha contra el terrorismo.

Durante la reunión de esta mañana, Suwat Liptapanlop, Ministro de Justicia de Tailandia, fue electo Presidente del Congreso. En su declaración, subrayó la gran "importancia" de que la comunidad internacional emprenda una acción conjunta en la construcción de un nuevo consenso de seguridad, en el que se requiere una combinación de acciones como un mejor marco regulador internacional, la conformidad adecuada de la comunidad internacional para con este marco, una mejor cooperación entre los estados, una fuerte coordinación entre todas las agencias nacionales e internacionales involucradas, y sobre todo, la voluntad política, el compromiso y la determinación para tomar las medidas apropiadas a nivel nacional y local.

Opinó que bajo el tema principal de "Sinergias y respuestas: alianzas estratégicas en materia de prevención del delito y justicia penal", el programa del Congreso ofrece una oportunidad para la deliberación con un deseo de desarrollar estrategias integrales contra la delincuencia.

En su propio discurso de apertura, Antonio Maria Costa declaró: "Vivimos en tiempos de cambio" Muchos de los cambios fueron para mejorar, sin embargo han surgido nuevas amenazas a las sociedades. El Undécimo Congreso, más que los anteriores, impone serias obligaciones a los participantes y debe hacer más que únicamente ofrecer la oportunidad de hablar. En ese sentido, propuso dos retos al Congreso. "Dense la oportunidad de invertir en las dos Convenciones (La Convención sobre Delincuencia Organizada Trasnacional y La Convención contra la Corrupción) en las que han trabajado tan duro para concluir, y busquen la inspiración para ser creativos con respecto a los nuevos instrumentos jurídicos", declaró.

Mencionó que el Panel de Alto Nivel, nombrado por el Secretario General de las Naciones Unidas, identificó la delincuencia organizada trasnacional como una de las seis principales amenazas a escala mundial. Los puntos del Panel le han dado al Congreso el mandato implícito de comenzar a pensar lo que se podría hacer con respecto a los riesgos que engloba la delincuencia organizada y el terrorismo.

La Convención contra la Delincuencia Organizada Trasnacional y dos de sus protocolos entraron en vigor, y el Protocolo de Armas de Fuego está a punto de entrar. La Convención contra la Corrupción pronto también entrará en vigor. "No obstante, los instrumentos jurídicos no son sólo documentos que discutimos, acordamos y después archivamos en una biblioteca", expresó. El reto para los próximos cinco años es su ejecución. Para tener éxito, se necesitan futuros compromisos políticos y financieros. El apoyo político es necesario y sin el apoyo financiero adecuado no se podrá mantener la paz del progreso lograda hasta ahora.

Solicitó al Congreso abordar la cuestión relacionada del vínculo entre la delincuencia y el terrorismo. "Luchando contra un demonio, también combatimos al otro. Además, puesto que estos comportamientos incivilizados son por naturaleza de conspiraciones, yo propongo que también conspiremos de la misma manera - a saber, actuemos juntos -contra ellos". Explicó.

Ya se ha realizado una gran cantidad de trabajo con miras a una "Declaración de Bangkok" fuerte, indicó, sin embargo, resolver las diferencias restantes va a requerir mucho trabajo. Sin embargo, las recomendaciones del Congreso no deben dejar ninguna duda sobre cómo proceder. "Ciertamente las amenazas están ahí: Si dan deliberadamente una versión inexacta de la respuesta que les estoy invitando dar, tendrán que vivir con las consecuencias".

Más información del 11 Congreso sobre Prevención del Delito y Justicia Penal en:
http://www.cinu.org.mx/11Congreso/UN/index.htm

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial