BOLETIN ONU
Naciones Unidas - Centro de Información, México
No. 04/085
15 de octubre de 2004
 

La pérdida de la biodiversidad debe ser motivo de alarma, afirma Annan
 


Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, en ocasión del Día Mundial de la Alimentación, 16 de octubre de 2004,

Alrededor de 840 millones de personas en el mundo sufren una hambruna crónica. La magnitud de la crisis además de no tener precedentes, también es inaceptable en nuestro mundo de abundancia. En un mundo en el que existe la suficiente comida para alimentar a cada hombre, mujer y niño, necesitamos mejorar en lo político, económico, científico, logístico si deseamos alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren de hambre, para el año de 2015.

El tema del Día Mundial de la Alimentación de este año “La Biodiversidad al servicio de la Seguridad Alimentaria” subraya la importancia que tiene la biodiversidad en dicho esfuerzo. La biodiversidad provee las plantas, animales y los recursos genéticos para la producción de la comida y la productividad agrícola. Proporciona servicios esenciales a los ecosistemas como lo son la fertilización del suelo, el reciclamiento de los nutrientes, la regulación de plagas y enfermedades, el control de la erosión y la polinización de las cosechas y los árboles. El conocimiento sobre la biodiversidad – en especial por parte de los agricultores responsables de la salud y el bienestar de sus familias- puede asegurar la disponibilidad de alimentos durante los periodos de crisis como son los conflictos civiles, los desastres naturales o las enfermedades discapacitantes.

Las pérdidas, sin precedente, de la biodiversidad durante el siglo pasado deben ser motivo de una latente alarma. Se han extinguido muchas especies de peces de agua dulce, que pueden proveer una dieta crucial y diversa a los hogares más pobres, y muchas de las pesquerías más importantes del mundo se han diezmado. Las ofertas de comida también se han vuelto más vulnerables debido a nuestra dependencia en un número muy pequeño de especies: únicamente 30 cultivos dominan la producción de alimentos y el 90% de la oferta de alimentos animales proviene sólo de 14 especies de mamíferos y de aves- especies que dependen de la biodiversidad para su productividad y supervivencia. Ha habido una reducción sustancial en la diversidad genética de los cultivos en el campo y muchas razas de ganado se encuentran amenazadas con la extinción.

En el 2002, las partes de la Convención en la Diversidad Biológica se comprometieron a lograr una reducción significativa en la tendencia actual a perder la biodiversidad antes del año 2010, un objetivo que se respaldó subsecuentemente en la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible. Si no hacemos más para cumplir esta meta para conservar y utilizar de manera sostenible la preciosa biodiversidad mundial, no podremos cumplir nuestra responsabilidad de alimentar al mundo. Si fallamos en ese esfuerzo, tendremos pocas oportunidades de erradicar la pobreza extrema. En este Día Mundial de la Alimentación, exhorto tanto a los individuos como a las instituciones a que presten mayor atención a la biodiversidad como un tema clave en nuestros esfuerzos para luchar con los flagelos de la hambruna y la pobreza para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Presidente Mazaryk no.29, piso 2
Col. Chapultepec Morales
C.P. 11570
tel. 5263-9727


www.nacionesunidas.org.mx

* Sólo para uso informativo, no es documento oficial